Domingo, 05.04.2020 - 10:45 h
Apostando por una respuesta coordinada

De Cos recupera el papel de España en el BCE tras ganarse la confianza de Lagarde

El gobernador del BdE marcó como objetivo a su llegada al cargo "reforzar nuestro peso y capacidad de influencia en la toma de decisiones".

Hernández de Cos BdE
Pablo Hernández de Cos, gobernador del BdE / EFE

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, ha conseguido ganarse la confianza de Christine Lagarde, la presidenta del Banco Central Europeo, y devolver a la institución española a una posición clave dentro de la europea. Un trabajo de casi dos años que se ha ido consolidando poco a poco con la llegada del español y otros directivos de esta entidad a reputados puestos a nivel comunitario. Ahora, en medio de la crisis del coronavirus, De Cos se ha posicionado de forma clara a favor de una respuesta fiscal coordinada que permita minimizar las consecuencias y mostrar la fortaleza de la unión monetaria.

El gobernador ya puso sobre la mesa los objetivos que perseguiría durante su mandato a su llegada al Banco de España y el aumento de peso de la institución nacional dentro del BCE era uno de los principales. "Debemos dirigir gran parte de nuestros esfuerzos a estrechar los lazos de inserción, colaboración y coordinación con nuestros socios europeos con un propósito fundamental: reforzar nuestro peso y capacidad de influencia en la toma de decisiones", decía hace casi dos años. 

Este objetivo cobra más peso si cabe en estos momentos de incertidumbre económica en los que desde España y varios países de la Unión Europea se está pidiendo una respuesta conjunta para evitar minimizar las consecuencias del coronavirus. La apuesta por las acciones coordinadas ya ha tenido las primeras respuestas. El paso lo dio el BCE con el lanzamiento de un bazuca de 750.000 millones de euros para la compra de activos durante este 2020. Este mismo martes también consiguieron luz verde los préstamos blandos a los diferentes países a través del MEDE, el Mecanismo de Estabilidad creado tras el rescate a España en 2012.

Estas dos iniciativas han sido puestas en marcha en los últimos días como consecuencia de la necesidad de liquidez que se tienen en los diferentes países que están sufriendo el coronavirus. A ello hay que sumar los 11.000 millones que la Comisión Europea ha puesto a disposición del Ejecutivo de Pedro Sánchez para la lucha contra la enfermedad. Hernández de Cos fue una de las grandes puntas de lanza para tratar de conseguir estas medidas, pero el BdE -y también la vicepresidencia de Asuntos Económicos, a través de Nadia Calviño- no se conforma con lo adoptado y pide más. 

Así lo señalaba hace apenas unos días el propio gobernador del Banco de España en un artículo del Financial Times en el que abogaba por la puesta en marcha de los coronabonos. "La respuesta fiscal no solo debe coordinarse sino ser común en la zona euro, es decir, la deuda debe mutualizarse al menos temporalmente", añadía. Cabe recordar que, a día de hoy, cada país emite sus propios bonos y los retribuye en función del riesgo de cada nación. 

De llevarse a cabo la creación de unos bonos a nivel europeo -bautizados durante esta pandemia como coronabonos-, se podría realizar una gran emisión garantizada por el ente supranacional. De esta forma, aquellos países que tienen una prima de riesgo más elevada -este indicador no es otro que la diferencia que existe entre el tipo de interés que tiene que abonar un país y el de los bonos alemanes, considerados la deuda más segura-se verían beneficiados, porque el coste de los coronabonos sería más bajo y podrían acceder a mayor volumen de deuda. 

El gobernador del Banco de España no es el único que está tomando un papel activo para tratar de conseguir que Europa lance este tipo de deuda. A él también se han sumado sus homólogos italiano y portugués, Inazio Visco y Carlos Costa, respectivamente. Y es que España, al igual que otros países de su entorno, afronta esta crisis sin un colchón adecuado, tal y como se recogía este mismo miércoles en el último informe trimestral del Banco de España, que por primera vez no ha sido capaz de proyectar cuál será la evolución del Producto Interior Bruto (PIB) a medio plazo. 

Sea como fuere, Hernández de Cos se ha ido ganando el favor de Lagarde y el resto de gobernadores europeos con el paso del tiempo. Tanto es así que hace justo un año fue nombrado presidente del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea -la organización mundial que reúne a las autoridades de supervisión bancaria, cuya función es fortalecer la solidez de los sistemas financieros- por el Grupo de Gobernadores y Jefes de Supervisión que presidía Mario Draghi.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING