Jueves, 18.07.2019 - 07:11 h
Prevé un déficit público superior al 2% en 2019

El Banco de España cuestiona la mitad del alza de ingresos 'pintada' por el Gobierno

Hernández de Cos desvela hasta cuatro maniobras de Hacienda para inflar los ingresos y sospecha que hay 11.000 millones que nunca se recaudarán.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos / EFE
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, a su llegada a la Comisión de Presupuestos / EFE

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha desmontado sin paliativos la ambiciosa previsión de ingresos 'pintada' por el Ministerio de Hacienda en su proyecto de Presupuestos Generales del Estado y ha sugerido que si todo se comporta con normalidad habrá en torno a 11.000 millones de euros de ingresos que aún estando previstos por el Gobierno nunca se recaudarán.

Hernández de Cos ha sustentado su afirmación en cuatro argumentos. El primero de ellos, y el más relevante desde el punto de vista cuantitativo, es la exótica decisión del Ejecutivo de contabilizar como ingresos en su proyecto presupuestario una mensualidad adicional del Sistema de Información Inmediata (SII) del IVA - los famosos trece meses de ingresos con los que María Jesús Montero ha justificado el optimista cuadro de ingresos del Ejecutivo -.

El gobernador del Banco ha aclarado que aunque la maniobra puede meter en caja en 2019 esos 5.000 millones de euros de ingresos adicionales que plantea Hacienda en ningún caso Bruselas aceptará el enjuague contable a la hora de estimar el déficit del presupuesto español. Sólo con ese efecto, la previsión de incremento de los ingresos caería del 9,5% previsto por el Ejecutivo al 6,9%.

El segundo foco de incertidumbre sobre la previsión de ingresos del Ejecutivo tiene que ver con los presupuestos económicos utilizados por el Gobierno a la hora de encajar sus cifras presupuestarias, es decir, el modo en que las medidas tributarias y de política económica introducida por el Ejecutivo puede influir en las decisiones de consumo y ahorro de los ciudadanos. 

Los analistas del Banco de España han examinado al detalle el modo en que los españoles han reaccionado a las medidas de política económica y han concluido que no hay ningún indicio que permita pensar que la elasticidad prevista en el proyecto presupuestario se vaya a cumplir, ya que excede holgadamente tanto la media de los últimos años como cualquier estudio al respecto que se haya hecho hasta ahora. Si la cosa se comporta con normalidad la subida de los ingresos tributarios estaría en el 5,6%, lejos del 9,5% previsto en los Presupuestos para 2019.

Solo con estos dos factores la mitad de la subida de los ingresos tributarios 'pintada' en los Presupuestos se habría diluido: en torno a 11.000 millones de euros en total. Y aún el gobernador del Banco de España mencionó otros dos factores de incertidumbre que podrían tirar de los ingresos para abajo, y no irrelevantes precisamente.

Por una parte, la incertidumbre sobre los ingresos que pueden generar los dos nuevos impuestos que el Gobierno de Sánchez quiere poner en marcha este año: el impuesto sobre las transacciones financieras y el impuesto a determinados servicios digital, a los que el Ejecutivo asigna una capacidad recaudatoria de 2.000 millones de euros pero cuyo comportamiento real es un incógnita.

El último factor es la incertidumbre sobre la entrada en vigor de los Presupuestos, cuya tramitación se ha iniciado pero cuyo éxito no está garantizado, aunque cada vez son más las voces que consideran probable su aprobación. En cualquier caso, advirtió Hernández de Cos, su aprobación tardía no garantiza que se cumplan los objetivos recaudatorios establecidos en toda su magnitud, ya que éstos están calculados bajo el supuesto de entrada en vigor el 1 de enero.

Un déficit superior al 2% en 2019

El problema de los ingresos comprometerá, lógicamente, el objetivo de déficit. Nadie creía en que los Presupuestos presentados por María Jesús Montero tuvieran alguna opción de cerrarse con un déficit del 1,3%, pero según el Banco de España es que ni siquiera se cumplirá el 1,8% que el Gobierno se esforzó en sacar adelante en el Parlamento.

Hernández de Cos situó el déficit presupuestario a final de ejercicio a la luz de lo planteado en los Presupuestos por encima del 2% y advirtió que éste podría irse aún más si se concretan algunas de las amenazas sobre el crecimiento de la economía que acechan en este inicio de ejercicio.

El gobernador del Banco de España aseguró que el Presupuesto no servirá para reducir ni una sola décima el déficit estructural de las Administraciones Públicas españolas - el nuevo indicador que Bruselas supervisará a la hora de valorar el compromiso del Gobierno con la estabilidad presupuestaria - y lamentó que los avances que se han producido en este indicador desde el año 2013 no se deban en ningún caso a la acción de los gobiernos, sino al comportamiento del ciclo económico.

Exige medidas para compensar la subida de las pensiones con el IPC

No podía faltar el comentario sobre el futuro de las pensiones. No es ningún secreto que la deriva del gasto en pensiones es una de las principales preocupaciones que pone de manifiesto el Banco de España cada vez que le toca evaluar la situación de las cuentas públicas, más aún cuando el Gobierno parece haber iniciado el camino para que las pensiones se actualicen sistemáticamente con el IPC.

El supervisor, que tiene como parte de su mandato la detección de desequilibrios macroeconómicos y la valoración del impacto de éstos en las cuentas públicas, advirtió que este esquema incrementará la presión sobre el gasto en pensiones y que en el futuro serán necesarias medidas tanto por el lado del ingreso como del gasto para atemperar el impacto de esta medida, si finalmente se aplica.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios