Inactividad o abandono

El peligro de no utilizar la tarjeta de crédito con frecuencia: más comisiones

Por tener tenerla olvidada o no realizar demasiados movimientos, tener una cuenta bancaria parada puede ocasionar diferentes problemas e incluso posibles deudas que tendremos que abonar.

Persona pagando con su tarjeta de crédito mastercard online.
Persona pagando con su tarjeta de crédito mastercard online.
©[Anna Shvets] a través de Canva.com

La mayoría de bancos establecen ciertas cuotas anuales o comisiones por disponer de tarjetas de crédito. Aunque hay excepciones donde las eliminan, especialmente en su propósito por atraer a clientes más jóvenes.

Según los datos del Banco de España hay hasta 87 millones de tarjetas en circulación en el país. Este producto es casi imprescindible en la actualidad para gestionar nuestros pagos e ingresos, pero cada entidad establece los requisitos de acceso a ellas.

Aunque algunas ofrecen planes sin recargos, intereses u otros beneficios, lo cierto es que no usarlas podría suponer un problema. Por tanto hay que estar siempre atentos de los productos que tenemos contratados.

Inactividad de la cuenta

En un primer momento, cuando el banco detecta un periodo sin movimientos en la cuenta bancaria, lo más probable es que contacten contigo para saber que todo está bien.

Una cuenta inactiva no es sinónimo de que esté cerrada y podamos olvidarla, ya que las entidades suelen cobrar gastos de gestión y mantenimiento por las mismas. 

Lo mismo ocurre con las tarjetas de crédito o débito asociadas. Existen dos tipos de consecuencias, por un lado si hemos recibido una tarjeta por primera vez, pero no la hemos activado, no tendrá ninguna utilidad ni obligaciones de pago. Igualmente, cuando llegue el periodo de vencimiento, la tarjeta "morirá" sin que sea renovada como es habitual.

Pero si la hemos activado y no la estamos utilizando, es posible que según las condiciones de nuestro contrato tengamos que pagar esos gastos de mantenimiento.

Comisiones y deudas

Aunque por lo general los bancos optan por cerrar las cuentas inactivas que no tengan saldo, existen otros que continúan cobrando la deuda pendiente e incluso gastos asociados a los intereses del descubierto. 

Esto es considerado por el Banco de España una mala práctica, pero si las entidades alegan que han mandado cartas informativas al respecto al cliente podrían validar estas comisiones.

Esto continúa siendo posible debido a la normativa de mantenimiento, por tanto podría generarnos problemas en el futuro. Así que la mejor opción cuando no estamos usando una tarjeta con frecuencia, es eliminar o dar de baja la cuenta bancaria.

Mostrar comentarios