Miércoles, 18.09.2019 - 08:26 h
El Real Decreto como recurso

Batalla laboral hasta el final: el Gobierno no da por perdidas siete grandes medidas

Subsidio de mayores de 52 años, permiso de paternidad, control de las horas y reversión en materia de convenios a antes de 2012, entre los objetivos.

Foto reunión diálogo social con Antonio Garamendi / EFE
Batalla laboral hasta el final: el Gobierno no da por perdidas siete grandes medidas. / Efe

Habrá batalla laboral hasta el último segundo. El Gobierno planea intervenir hasta en siete grandes aspectos laborales en los poco menos de dos meses que quedan hasta la celebración de las elecciones generales del 28 de abril. Parte de este sprint final se destinará a revertir las medidas de la reforma laboral del PP de 2012 que más duelen a sindicatos y al propio PSOE. El resto, a recuperar medidas sociales que se habían incorporado en los Presupuestos Generales del Estado de 2019 cuya tramitación se frenó en seco el pasado miércoles. En cualquier caso, tanto unas novedades como otras tendrán que aprobarse vía Real Decreto y con la mayor de las urgencias posibles.

Como adelantó La Información, sindicatos y Unidos Podemos no dan por perdida la legislatura en cuanto a materia laboral. Tampoco la CEOE se fía y lleva preparándose desde hace semanas ante la eventualidad de que el Gobierno acelerase de una manera u otra la reversión de algunas medidas polémicas de la mesa del diálogo social.  

Lo confirman a Efe fuentes gubernamentales después del rechazo a los Presupuestos Generales del Estado para 2019 -en los que se incluían algunas de estas medidas- y de la convocatoria anticipada de elecciones generales que hará decaer otras medidas que estaban en tramitación parlamentaria. Tras el no a las cuentas, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, consideraba esta semana "complicado" gobernar vía Decreto Ley, si bien no descartaba utilizarlos para aprobar algunas medidas en las que trabajaba el Gobierno.

"Daremos soporte a los Departamentos Ministeriales para que puedan desarrollar los flecos de las políticas que en este momento estaban culminando su tramitación o aquellas cuestiones que sean de urgente necesidad", dejaba claro la ministra, al tiempo que aludía a "un margen pequeño" de cambios en las cuentas prorrogadas. También la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, insistía esta semana en una entrevista en televisión en que "el Gobierno, el tiempo que tenga, va a seguir, aunque sea vía Decreto Ley, recuperando derechos que son buenos para millones de ciudadanos en España".

En este sentido, su departamento trabaja para rescatar algunos asuntos que iban en los Presupuestos para 2019 rechazados, como la ampliación del permiso de paternidad de 5 a 8 semanas, la recuperación del subsidio por desempleo para mayores de 52 años o la cotización para cuidadoras no profesionales de personas dependientes. Junto con estas medidas, el Gobierno planea revertir algunos puntos de la reforma laboral de 2012, cuya tramitación a través de una proposición de Ley estaba muy adelantada en el Congreso, que incluyen la subcontratación, y la recuperación de la ultraactividad de los convenios colectivos (prórroga automática indefinida).

Además, la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa "en algunos aspectos" y la implantación de un control horario de la jornada. El establecimiento de un registro horario en las empresas ha sido solicitado en numerosas ocasiones por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, ante la imposibilidad a la que se enfrenta para detectar contratos a tiempo parcial fraudulentos o horas extra que no se pagan o no se cotizan. Que salga adelante esta iniciativa es y ha sido el "plan A" del Gobierno, que nunca ha escondido tener un "plan B" con el beneplácito de los sindicatos para sacar adelante estos cambios laborales.

En esta línea, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, instaba esta semana al Gobierno a aprovechar "los viernes" que quedan de Consejos de Ministros antes de las elecciones para sacar adelante cambios laborales.  Para el líder de CCOO es fundamental revertir los efectos de las reformas y, en concreto, ha recordado el pacto alcanzado con el Ministerio de Trabajo para atajar la subcontratación, evitar la prevalencia del convenio de empresa sobre el sectorial, establecer un control de la jornada y permitir el subsidio a partir de 52 años.

Pero también derogar el factor de sostenibilidad de la reforma de las pensiones de 2013, que ligaba la pensión inicial a la esperanza de vida, e introducir un nuevo índice de revalorización vinculado al IPC, llevando este "acuerdo político" a la Ley General de la Seguridad Social.

En este sentido, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, aseguraba que está muy avanzada y "en puerta de salida" la derogación de la reforma de las pensiones, ya que la indexación por ley de las pensiones al IPC "está ultimada".

El Decreto Ley del pasado 28 de diciembre, con el que se revalorizaron las pensiones para 2019, incluía inicialmente la derogación del índice de revalorización de las pensiones (IRP) del PP, que ligaba su subida a la situación financiera del sistema y solo garantizaba un incremento mínimo del 0,25 % anual mientras la Seguridad Social estuviera en déficit. Finalmente se sacó de la norma la fórmula que obligaba a subir las pensiones a comienzos de cada año de acuerdo a la variación media prevista del IPC, teniendo en cuenta las inflaciones anuales de cada uno de los meses comprendidos entre diciembre del año anterior y noviembre del ejercicio en que se aplica la revalorización. Esta fórmula podría recuperarse también a través de un Decreto Ley antes de que lleguen las elecciones, según fuentes sindicales.

Ahora en Portada 

Comentarios