La economía no se normalizará hasta finales de 2022

BBVA detecta un parón en la economía e insta a acelerar el ritmo de vacunación

El servicio de estudios de la entidad avisa de que la economía se estancó en la recta final del año y rebaja su previsión de crecimiento para 2021 del 6% al 5,5%. 'Filomena' congela el gasto de los madrileños.

BBVA pide acelerar el proceso de vacunación para salir de la crisis lo antes posible.
BBVA pide acelerar el proceso de vacunación para salir de la crisis lo antes posible.
EFE

La economía española se estancó en el último trimestre del año pasado al compás de las restricciones a la movilidad y a la actividad aprobadas por las comunidades autónomas para hacer frente a la segunda ola del Covid-19 y la previsión de BBVA Research es que ese estancamiento se prolongará también durante el primer trimestre del año como consecuencia de la tercera ola del embate del virus y lastrará la evolución de la economía española en 2021. Traducido a cifras, las previsiones del servicio de análisis del banco apuntan a que la evolución del PIB fue del 0,1% en la recta final de 2020, será del 0% en el primer trimestre de 2021 y acabará el ejercicio con un repunte del 5,5%, inferior al 6% que la entidad previó allá por el otoño y sensiblemente por debajo del 9,8% de las previsiones oficiales del Gobierno.

Los analistas de BBVA señalan varios factores para explicar esta situación, como la intensidad de la segunda ola del virus en buena parte de los principales países de Europa, singularmente en Alemania; o el Brexit, pero señala a las restricciones internas a la actividad y la movilidad también como uno de los factores más relevantes para explicar esas cifras. Desde esa perspectiva, entienden que lo mejor que pueden hacer las autoridades para tratar de paliar esta situación y acelerar la reactivación de la economía española es acelerar el proceso de vacunación de los ciudadanos y por consiguiente la consecución de la inmunidad de grupo. "Hay que fijarse en las buenas prácticas internacionales, como lo que ha sucedido en Israel, para vacunar a la población lo antes posible", ha recomendado Rafael Domenech, responsable de Análisis Económica de BBVA Research.

La parte positiva es que la economía cayó en 2020 algo menos de lo esperado inicialmente, por el fuerte tirón de la 'nueva normalidad' entre junio y agosto, y que todo apunta a que el impacto económico de la tercera ola en España será menos significativo que el de la segunda ola y, por supuesto, que el de la primera, que situó a España como el país más golpeado por el coronavirus. Del mismo modo que en la pasada primavera España fue el país que más acuso los confinamientos que siguieron a la irrupción de la pandemia, esta vez el impacto en España será mucho más suave que en el resto de países de Europa. Un consuelo solo relativo, porque el hundimiento de las economías de la eurozona afectará al sector exportador doméstico y tendrá incidencia sobre el crecimiento.

La evolución de la economía española a lo largo de este año dependerá de la capacidad de las autoridades, no sólo de las españolas sino también de las europeas, para poner la pandemia bajo control y ése es el principal foco de incertidumbre de las previsiones económicas, según reconocen los analistas de BBVA. Lo que prevén es que la economía española empezará a recuperarse en la segunda mitad de este año y acelerará su convergencia con los niveles de crecimiento anteriores a la pandemia ya en 2022, al contrario de lo que estima el Gobierno, que prevé una fuerte recuperación en 2021 y un crecimiento algo más moderado a partir de entonces. El augurio de BBVA Research es que la economía española no se normalizará hasta bien entrado el año 2022 o, en otras palabras, que le queda una dura travesía de varios meses por delante.

Las discrepancias con las previsiones oficiales se asientan en parte en el diferente enfoque respecto al efecto tractor que tendrán los fondos europeos en este año. Las previsiones del Gobierno se sustentan sobre la base de que la ejecución de los fondos europeos aportará solo este año 2,7 puntos al crecimiento del PIB. BBVA es menos optimista. Entiende que ese impacto se repartirá entre 2021 y 2022, y que será mucho menos intenso este año y más relevante el próximo. Aportaría un punto en 2021 y dos en 2022.

Preocupa el empleo y el turismo

El servicio de análisis del BBVA sostiene además que esa recuperación será desigual tanto por territorios como por sectores. Por ejemplo, los analistas de la entidad sostienen que la recuperación del turismo no se concretará hasta 2022, que será cuando prevén que volverá a haber una afluencia masiva de turismo extranjero. "Es posible que este año la campaña sea algo mejor que la de 2020, pero existen aún muchas incertidumbres sobre la evolución de la pandemia y, por tanto, sobre la confianza de los turistas por ejemplo para coger un avión", ha advertido Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research. Por otra parte, advierten que la recuperación no será especialmente dinámica en términos de empleo. Sus previsiones apuntan a que mientras la economía crecerá un 5,5% en 2021, el empleo solo lo hará un 2%; mientras que en 2022, la economía crecerá un 7% y el empleo un más modesto 4,5%. 

El impacto de 'Filomena'

El servicio de análisis de BBVA, que maneja datos diarios sobre la evolución de los pagos con tarjetas de la entidad - un indicador que se ha convertido en extraordinariamente relevante durante esta crisis para medir el impacto sobre el comportamiento de los consumidores de las medidas de confinamiento o las decisiones de cierre o restricción de actividad en la hostelería -, ha percibido una significativa caída del consumo sobre todo en Madrid como consecuencia del temporal 'Filomena'. A la luz de los datos de que disponen, que publicarán este viernes en detalle, el temporal de nieve ha provocado que el gasto presencial con tarjeta de crédito o débito haya caído el 24 % entre la semana del 4 al 10 de enero frente al mismo período del año 2020 y que continúe algo estancado aún esta semana.

Mostrar comentarios