Jueves, 12.12.2019 - 12:13 h
El arrendamiento, una inversión atractiva

El BdE critica la falta de vivienda pública en alquiler ante el aumento de precios

En España, casi el 23% de los hogares residen en una casa que no es de su propiedad, siete puntos menos que la media de la UE. 

Precio del alquiler
El BdE critica la falta de vivienda pública en alquiler ante el aumento de precios. / EP

El Banco de España lo tiene claro: el problema del alquiler en España es la falta de, precisamente, pisos que alquilar. Más allá de conjeturas varias sobre el alquiler vacacional, la predominancia de grandes empresas en el mercado y otras voces que salen a culpar a terceros sobre la situación de los precios del arrendamiento en nuestro país, desde el regulador bancario señalan directamente a la falta de oferta como el motivo principal del aumento de precios que se ha registrado en los últimos meses. Así, pone el foco sobre la falta de vivienda pública en alquiler como factor determinante para la reducción de la oferta y la consecuente dificultad de acceso al mercado para ciertos colectivos. 

"Desde 2013, se ha producido una caída significativa del número de nuevas viviendas de protección oficial (VPO)", señala el organismo que dirige Pablo Hernández de Cos en el informe 'Evolución reciente del mercado del alquiler de vivienda en España'. Pero el BdE va más allá. "El reducido peso del alquiler en las VPO y la tendencia a su reducción en términos cuantitativos en los últimos años son compatibles con el menor peso del alquiler social en España", confirma. 

Más allá de la falta de vivienda pública en alquiler, el informe también recuerda la existencia del alquiler turístico. En cambio, señala que pese a la proliferación de pisos al estilo Airbnb, sobre todo en ciertas partes de las grandes ciudades, "no puede inferirse una relación causal (...) entre los precios del alquiler residencial y la oferta de alquiler vacacional para el conjunto de la economía". 

Pero detrás del incremento de precios que ha llegado hasta el "entorno del 50% desde su mínimo en el último trimestre de 2013 hasta el máximo observado en mayo de 2019", señala el informe, no solo está la escasa oferta, también se encuentra una cada vez más importante demanda de las viviendas en régimen de arrendamiento. 

La principal razón para que cada vez se demanden más viviendas en alquiler reside en, entre otras cosas, la inestabilidad del mercado laboral. Así, la combinación de bajos ingresos laborales y el riesgo de pérdida de empleo dificultaría en un "porcentaje significativo de hogares" (principalmente jóvenes) con niveles de renta y patrimonio reducidos el acceso a un préstamo para la adquisición de vivienda. Así, esta parte de la población no tendría más remedio que acudir al alquiler. 

Todo ello, unido a, especialmente en algunas zonas, la mayor concentración de flujos migratorios como consecuencia de mejores oportunidades de formación y laborales ha llevado a un auge de precios que comienza ahora a moderarse, pero que, según los últimos datos disponibles, no cambiará de tendencia al menos por ahora. 

Atractiva como inversión

El BdE tampoco se olvida del atractivo del mercado del alquiler nacional como inversión. Entre los años 2013 y 2017, este indicador no hacía más que incrementarse, pero desde hace apenas año y medio la rentabilidad bruta del alquiler se estaría reduciendo en Madrid y Barcelona, dos de los principales mercados de España. 

Como consecuencia de estos datos, las grandes empresas multinacionales dedicadas a la compra de vivienda para su posterior alquiler hicieron aparición en España y pasaron a ser uno de los clásicos argumentos que se utiliza a la hora de hablar del aumento de precios del alquiler en las grandes ciudades. En este sentido, el informe del BdE señala que "en el conjunto de España, las sociedades dedicadas al alquiler de vivienda  representaban alrededor de un 10% de las viviendas de alquiler en 2018 frente a la gran mayoría de particulares". 

Por todo ello, no considera que la llegada de estas compañías al mercado del alquiler haya supuesto un aumento de los precios al señalar que uno de los problemas es que "la oferta no habría crecido al mismo tiempo que la demanda, a pesar de la entrada de nuevos agentes profesionalizados en el mercado del alquiler, como las socimis, o del aumento de los activos inmobiliairos en manos de sociedades mercantiles dedicadas al alquiler de inmuebles". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING