Bélgica busca a "varios sospechosos" mientras Bruselas sigue en alerta máxima

  • Bélgica decide este domingo si mantiene su máxima alerta terrorista en Bruselas, una ciudad casi muerta por temor a una réplica de los atentados de París y con sus calles tomadas por fuerzas de seguridad en búsqueda de "varios sospechosos".

El domingo, además de los metros paralizados, las plazas con sus mercados estaban vacías, y los museos y salas de espectáculo mantenían cerradas sus puertas.

"Un grupo de 140 personas llamó ayer para anular un banquete. A este paso, el mercado navideño (que se inicia el viernes) también será anulado" se queja un camarero del "Roy d'Espagne", una cervecería muy conocida de la Grand Place de Bruselas.

El ministro belga del Interior, Jan Jambon, tuvo que justificar la inédita decisión de cerrar todas las estaciones de metro de la ciudad, los comercios, los lugares culturales, así como anular conciertos y competiciones deportivas.

"Hay varios sospechosos, por eso hemos desplegado tantos medios", afirmó el sábado por la noche a la televisión belga

La decisión de paralizar desde el sábado la región de Bruselas fue adoptada debido a un "riesgo de atentado similar al de París", según el primer ministro belga, Charles Michel, con "calles comerciales, eventos, lugares públicos y transportes" como potenciales objetivos.

Una nueva evaluación de la situación se hará el domingo por la tarde, antes de que se celebre un Consejo Nacional de Seguridad, con el primer ministro belga.

Se trata de decidir si se vuelven a abrir las líneas de metro, cerradas desde el sábado por la mañana. También se decidirá si se deben abrir los colegios, los grandes almacenes y los espacios culturales.

El ministro belga de Justicia, Koen Geens, sugirió que el nivel de alerta se mantendrá mientras no haya avances significativos, aunque no está dicho que se conserven todas las medidas aprobadas el sábado por la mañana.

Entretanto, las fuerzas de seguridad buscan a varios sospechosos pero en particular a Salah Abdeslam, que tuvo como mínimo un rol logístico en los atentados de París, reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) .

Este sospechoso, calificado de "enemigo público número uno", sigue prófugo, nueve días después de la matanza en la capital francesa, que causó 130 muertos. Habría huido a Bélgica, según dos hombres que aseguran haberlo ayudado y que han sido imputados por la justicia belga.

Según la abogada de uno de ellos, durante el trayecto, Salah Abdeslam parecía "muy nervioso" y "quizá dispuesto a hacerse estallar".

Pero según su hermano, Mohammed Abdeslam, "Salah es muy inteligente, creo que en el último momento decidió dar marcha atrás".

"Quizá viera o escuchara algo que no se esperaba, y decidió no llegar hasta el final de lo que deseaba hacer", añade Mohamed Abdeslam en entrevista a la televisión belga.

Otro de los hermanos Abdeslam, Brahim, se hizo estallar en un restaurante parisino el 13 de noviembre.

El temor a más ataques se sigue extendiendo.

En la madrugada del domingo, un avión de la aerolínea turca Turkish Airlines que volaba con 256 personas a bordo entre Nueva York y Estambul fue desviado a Canadá debido a una amenaza de bomba.

El martes, otros dos vuelos de Air France fueron desviados tras su despegue de Estados Unidos debido a falsas amenazas anónimas de bomba.

En este contexto, el presidente estadounidense, Barack Obama, reafirmó el domingo que acudirá a la cumbre sobre clima de París que se abre el 30 de noviembre y llamó al resto de líderes mundiales a hacer lo mismo para mostrar a los terroristas que no tienen "miedo".

Esta conferencia sobre el clima congregará el 30 de noviembre cerca de París a 140 jefes de Estado y de gobierno de todo el mundo.

El presidente francés, François Hollande, está en campaña para convencer a las grandes potencias que participen en el combate de Francia para "destruir" al EI en Siria.

El portaviones francés Charles de Gaulle realizó este domingo unos últimos ejercicios en la zona del Mediterráneo Oriental, antes de unir sus aviones de combate a la lucha contra el grupo yihadista en Siria y en Irak.

Hollande se entrevistará el lunes con el primer ministro británico David Cameron, el martes en Washington con Obama, el miércoles en París con la canciller alemana Angela Merkel, y luego con el presidente ruso Vladimir Putin el jueves en Moscú.

También esta semana una Francia aún traumatizada rendirá homenaje a sus muertos. Los primeros entierros se llevarán a cabo el lunes, tras las largas autopsias. El viernes habrá una ceremonia de homenaje nacional.

may/pt/me-gm/eg

Mostrar comentarios