Hacienda deberá devolver lo cobrado de más

Biden retira la amenaza de imponer aranceles a España por la 'Tasa Google'

EEUU se compromete a no imponer sanciones comerciales a los países que han establecido un impuesto sobre los servicios digitales a cambio de que éstos adopten el estándar que apruebe la OCDE

Encuentro Joe Biden y Pedro Sánchez
Imagen del célebre encuentro en la reunión de la OTAN entre Joe Biden y Pedro Sánchez
L.I.

La obstinación del Gobierno de Pedro Sánchez en sacar adelante la controvertida 'Tasa Google' española pese a la amenaza de Estados Unidos de incrementar hasta en un 25% los aranceles comerciales que ya carga en la actualidad por introducir en el país productos como el calzado, artículos de cristal o marisco procedentes de España no pasará finalmente factura a los productores domésticos. La advertencia formulada en su día por la Administración Trump, y concretada en un expediente de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR), pasará a la historia después del acuerdo diplomático anunciado este jueves entre la Administración Biden y los cinco países europeos, incluida España, en virtud del cual éstos se comprometen a adoptar el estándar que alumbre la OCDE en las negociaciones multilaterales que mantiene desde hace meses a cambio de que la Casa Blanca archive los expedientes sobre posibles sanciones comerciales que mantenía abiertos a Austria, Francia, Italia, España y el Reino Unido, según ha informado el Ministerio de Hacienda. 

“Se trata de un acuerdo muy positivo que proporciona seguridad jurídica y certidumbre a nuestro tejido productivo al garantizar que no habrá barreras comerciales a la entrada de productos españoles en el mercado estadounidense. Ese riesgo de más aranceles para sectores fundamentales de nuestra economía como la industria textil o del calzado, entre otras, desaparece gracias al trabajo discreto pero eficaz del Gobierno y, también, pone de relieve la buena sintonía existente con la administración Biden”, ha señalado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en un comunicado, a pesar de que han sido los funcionarios del Ministerio de Industria, Turismo y Comecio de Reyes Maroto los que han llevado el peso de las negociaciones, como ya avanzó en su día La Información.

Aunque desde Hacienda se subraya que el acuerdo alcanzado no hace otra cosa que ratificar el compromiso que ya había formulado el Gobierno de que adaptaría la regulación del Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, más conocido como 'Tasa Google', al estándar que se acordara en la OCDE - y que figura como tal en la regulación del impuesto -, lo cierto es que introduce un nuevo elemento que no estaba en el cuadro hasta ahora y que se puede traducir en una pérdida de recaudación a medio plazo. Según la documentación proporcionada desde Hacienda, el acuerdo alcanzado con la Casa Blanca prevé que a partir de 2024 se evalúe si los pagos realizados por las multinacionales afectadas por los impuestos nacionales resultaron superiores a los que hubieran correspondido según el modelo de la OCDE y si fuera así Hacienda y el resto de administraciones tributarias nacionales afectadas se comprometen a reintegrar a las empresas las cantidades cobradas de más en forma de créditos fiscales.

la clave

  • Hacienda se presta a reintegrar a los gigantes digitales los impuestos que llegado 2024 les hubieran cobrado de más respecto al modelo de 'Tasa Google' que alumbre la OCDE

Entre tanto, España, Francia, Austria, Reino Unido e Italia mantendrán sus impuestos digitales con su actual formulación sin arriesgarse a sanción comercial alguna por parte de la Administración de Estados Unidos....al menos hasta el 31 de diciembre de 2023. Consciente de que los caminos de la fiscalidad internacional son insondables y que lo que hoy aparece como un acuerdo inminente puede dilatarse durante lustros, la Casa Blanca ha decidido regular un periodo transitorio hasta el inicio del año 2024 durante el cual 'congelará' la ejecución de esas sanciones comerciales. Lo que pueda ocurrir después de esa fecha no se especifica en la información remitida por el Ministerio de Hacienda...

Estados Unidos concluyó que la aprobación de la 'Tasa Google' en España y otros países europeos discriminaba a las empresas estadounidenses y era inconsistente con los principios de la fiscalidad internacional, además de restringir el comercio exterior de Estados Unidos. "La imposición de compañías involucradas en el comercio internacional de bienes y servicios es una cuestión de gran relevancia", deslizó el representante comercial de EEUU, Robert E. Lighthizer, para justificar la amenaza de acciones comerciales contra esos países. "La mejor solución sería que las naciones consensuaran de forma conjunta una solución"

Lo que la Administración Trump abordó por las bravas, la Administración Biden ha optado por abordarlo desde la diplomacia, aparcando la amenaza de sanciones comerciales en aras de un consenso internacional sobre fiscalidad, que no sólo incluye los impuestos digitales sino también la fijación de un tipo mínimo de tributación para las multinacionales de los principales países desarrollados.

La amenaza de sanciones comerciales a España alcanzaba a segmentos tan estratégicos del tejido producitvo doméstico como la producción de calzado, sombreros, gorros y otros productos textiles; la cristalería decorativa; o las exportaciones de mariscos como las gambas o el pulpo.

Mostrar comentarios