Lunes, 24.02.2020 - 13:17 h

Bolivia no compensará a Abertis tras nacionalizar su filial aeroportuaria

Bolivia anunció hoy que no compensará a la empresa española Abertis-Aena tras la nacionalización en febrero pasado de su filial Sabsa, que gestionaba los tres principales aeropuertos del país, aunque a la vez quiere acelerar los trámites para indemnizar a Iberdrola por otras cuatro filiales expropiadas.

Lorena Cantó

La Paz, 13 sep.- Bolivia anunció hoy que no compensará a la empresa española Abertis-Aena tras la nacionalización en febrero pasado de su filial Sabsa, que gestionaba los tres principales aeropuertos del país, aunque a la vez quiere acelerar los trámites para indemnizar a Iberdrola por otras cuatro filiales expropiadas.

El presidente boliviano, Evo Morales, consideró sobre Abertis que "no hay nada que negociar (...), no hay nada que discutir, más bien nos debe pagar", durante la inauguración de nuevas pasarelas de embarque en el aeropuerto Jorge Wilstermann de Cochabamba (centro).

Por contra, dijo que se deben "acelerar" las negociaciones para compensar a la también española Iberdrola, a la que el Gobierno boliviano expropió cuatro filiales en diciembre de 2012, un asunto que, según reveló hoy el mandatario, trató con el Gobierno de Madrid la semana pasada en España.

El Gobierno boliviano expropió el pasado 18 de febrero la empresa Servicios de Aeropuertos Bolivianos S.A.(Sabsa), que desde 2004 era una filial de Abertis participada por AENA y a la que acusaba de incumplir con las inversiones comprometidas.

"Estoy convencido, en vez de devolver algo más bien nos debe devolver, nos debe pagar", sostuvo Morales.

Los aeropuertos gestionados por la empresa española eran los de El Alto (que sirve a La Paz), Santa Cruz (este) y Cochabamba, en el centro del país.

La nacionalización de Sabsa fue escenificada con la toma de esos aeródromos y de las dependencias de la empresa por parte de militares, acompañados de fiscales y funcionarios.

El Gobierno español mostró su malestar añadido por que las nacionalizaciones fueran llevadas a cabo con la intervención del Ejército, que a su juicio era innecesaria.

La razón de esa nacionalización, según el Gobierno boliviano, fue el incumplimiento por parte de Sabsa de las inversiones comprometidas para la mejora de las instalaciones aeroportuarias.

Como en anteriores procesos de nacionalización, Bolivia aseguró entonces que se abriría un proceso de tasación de la compañía por parte de una consultora independiente y que la compensación a Abertis-Aena se fijaría a partir de esa valoración.

Un día después de la nacionalización, el grupo Abertis anunció desde España que reclamaría a Bolivia 90 millones de dólares (casi 70 millones de euros al cambio actual) por la compañía.

La decisión del Gobierno boliviano provocó una dura réplica por parte del Ejecutivo que preside Mariano Rajoy ante un acto que Madrid calificó de "inamistoso".

"Toda expropiación debe hacerse previo pago del justiprecio, según una valoración justa e independiente del bien expropiado", recordó en un comunicado el Ministerio español de Asuntos Exteriores poco después de conocerse la nacionalización de Sabsa.

Más allá, el titular español de Exteriores, José Manuel García Margallo, advirtió de que esta nueva nacionalización tendría "consecuencias sobre las relaciones bilaterales"

Sabsa fue la sexta empresa de capitales españoles nacionalizada por el Gobierno boliviano en menos de un año y se sumó a las cuatro filiales de Iberdrola expropiadas en diciembre de 2012 y a la de Red Eléctrica de España (REE) expropiada en mayo de ese mismo año.

En sus declaraciones de este viernes, Morales achacó a "razones sociales" la nacionalización de las filiales de Iberdrola y se mostró partidario de acelerar las negociaciones para compensar a la eléctrica española.

"Si tenemos responsabilidades, hay que acelerar, resolver estos temas. No por eso Bolivia puede estar mal visto por los inversionistas", opinó.

Además, reveló que abordó este asunto la semana pasada en Madrid durante las reuniones con el rey Juan Carlos y con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Hasta este momento, ni Iberdrola ni Red Eléctrica de España han sido indemnizadas por la expropiación de su filiales bolivianas, a pesar de que el plazo establecido para realizar la tasación y establecer la compensación económica es de seis meses.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING