Nueva tormenta para el Gobierno Sánchez

La CNMV investiga a Borrell desde 2016 por información privilegiada en Abengoa

El regulador mantiene sospechas por las operaciones bursátiles realizadas por el hoy ministro de Exteriores cuando era consejero de la firma andaluza.

Borrell, ministro de Asuntos Exteriores, llega a su primer Consejo de Ministros
Borrell, ministro de Asuntos Exteriores, en La Moncloa / EP

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) expedientó al actual ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, por la presunta utilización de información privilegiada durante su etapa en Abengoa, compañía de la que fue consejero, vicepresidente de su consejo asesor internacional y de su fundación. El expediente fue abierto hace dos años, durante la etapa del Gobierno del PP, y transmitido al Ministerio de Economía que entonces dirigía Luis de Guindos. Fuentes del entorno directo del ministro catalán confirman a La Información la existencia de esta actuación del regulador bursátil que también le fue comunicada en su día al propio Borrell.

[La CNMV confirma la multa a Borrell por infracción muy grave con 30.000 euros]

Fuentes cercanas a la CNMV detallan que lo que el regulador está investigando desde hace dos años es si Borrell u otros consejeros de Abengoa pudieron disponer de información de primera mano a la hora de acometer operaciones de 'trading'. Quieren saber en definitiva si esa información privilegiada les llevó a vender los títulos que poseían de la eléctrica sevillana en los momentos previos a los sucesivos desplomes en bolsa que llevaron a la compañía fundada por la familia Benjumea al borde del abismo.

Las mismas fuentes del entorno de Borrell precisan que el montante de las operaciones que está examinando la CNMV no llegaría a los 10.000 euros, una cifra que califican de "ridícula" para haber manejado esa información privilegiada en una compañía como Abengoa. Según ha podido saber La Información, el actual ministro de Exteriores no ha recurrido la apertura de este expediente.

Con esta investigación, la CNMV vuelve a poner el foco de Abengoa, la compañía andaluza que estuvo a punto de ser la protagonista del mayor concurso de acreedores de la historia y que sufrió serios problemas tanto en los juzgados como con los bancos acreedores. El propio Borrell no se libró de estas vicisitudes y tuvo que comparecer hace ahora un año en calidad de testigo en el juicio contra la excúpula de Abengoa por las indemnizaciones millonarias.

Borrell y sus siete años en Abengoa

Borrell llegó al máximo órgano de representación de Abengoa en 2009, cuando la compañía sevillana le nombró consejero independiente; y permaneció en el órgano de dirección hasta noviembre de 2016, cuando la empresa ya había caído en el viacrucis del preconcurso de acreedores. Desde su desembarco el ahora ministro de Exteriores controló una pequeña parte de su accionariado. En 2009 comenzó con el 0,001%, el equivalente a 1.000 derechos de voto, según los informes que Abengoa remitió a la CNMV, la misma cifra que repitió un año después.

En 2011 y 2012, Borrell elevó su inversión a 300.000 y 312.000 derechos de voto, según detalla al supervisor, que tan solo equivalían al 0,003% del capital. Fueron años agridulces en bolsa. En ellos, Abengoa llegó a tocar los 4,6 euros por acción, en marzo de 2011; y un suelo de 2,1 euros en mayo del ejercicio siguiente (en el que hubo un 'split'). Por los informes públicos de la CNMV no es posible conocer en qué momentos concretos se produjeron los movimientos de compra de Borrell. Tampoco las ventas, porque en 2013 el político socialista rebajó su participación a sólo 41.695 títulos (equivalentes a derechos de voto), cifra que volvió a elevar por encima de los 71.000 en los dos años posteriores, los últimos de los que figuran datos en el regulador.

Nueva tormenta para el Gobierno Sánchez

Fuentes políticas ya manejan el escenario de que el actual ministro de Exteriores de Pedro Sánchez podría salir mal parado de esta investigación abierta en 2016 por la CNMV y que hoy se hace pública. Esto quiere decir que Borrell conocía a la perfección que el regulador le estaba investigando (se notifica al particular en el momento de la apertura de las pesquisas) cuando recibió la llamada de Pedro Sánchez el pasado mes de junio y aceptó ser miembro del Consejo de Ministros, y cuando dijo sí al secretario general del PSOE para ser miembro de su 'Gobierno en la sombra' desde Ferraz en la oposición.

Las mismas fuentes políticas insisten en que este anuncio podría convertirse en un nuevo escándalo para el Gobierno de Sánchez, tras los casos de las dimisiones de Màxim Huerta, Carmen Montón y las grabaciones a Dolores Delgado y la sociedad patrimonial de Pedro Duque. En el caso de Borrell la situación podría ser aún más comprometida. El catalán es uno de los pilares del Consejo de Ministros, ya que ocupa un ministerio de Estado, y, además, es considerado por el presidente como uno de sus principales apoyos en el Gobierno.

El ministro, por su parte, siempre ha querido huir de los problemas que le salpicaron de su paso por Abengoa. En privado ha rehusado hacer declaraciones cuando ha sido preguntado por su antiguo puesto en el consejo de administración y se defendía asegurando que nunca fue imputado por el juez.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios