BQB negocia con Cosmos para reemplazar a Pluna como "línea bandera uruguaya"

  • La aerolínea BQB, del argentino Juan Carlos López Mena, negocia con la empresa que el pasado lunes se hizo en una subasta con siete aviones de pasajeros de la quebrada aerolínea uruguaya Pluna, la española Cosmo, para usar las aeronaves con miras a asegurar la conectividad del país.

Montevideo, 3 oct.- La aerolínea BQB, del argentino Juan Carlos López Mena, negocia con la empresa que el pasado lunes se hizo en una subasta con siete aviones de pasajeros de la quebrada aerolínea uruguaya Pluna, la española Cosmo, para usar las aeronaves con miras a asegurar la conectividad del país.

BQB "comenzó a negociar" con Cosmo "para que los siete CRJ 900 Bombardier que esta firma española adquirió recientemente en la subasta realizada por el fideicomiso de Pluna queden en Uruguay", afirmó en un comunicado la firma de López Mena.

El argentino también es dueño de Buquebus, la compañía que monopoliza el transporte marítimo entre Montevideo y Buenos Aires.

"Queremos priorizar la necesidad de conectividad que tiene el Uruguay y en ese sentido estamos conversando con la empresa Cosmo", agrega el boletín.

El objetivo es "que estas aeronaves puedan quedar en el país y se puedan generar las condiciones para que Uruguay vuelva a tener una aerolínea de bandera", señaló en el comunicado el gerente general de BQB Líneas Aéreas, Juan Patricio López.

La firma de López Mena "prevé cubrir varias de las rutas que pertenecían a la desaparecida Pluna, sumando el personal necesario para atender esa operativa", detalló.

Una de las incógnitas abiertas tras la subasta del lunes, en la que Cosmo se llevó los aviones por 137 millones de dólares, es el futuro de los 900 trabajadores de Pluna, que están cobrando un subsidio del Fideicomiso creado al quebrar la aerolínea mientras se resuelve su porvenir.

Además, BQB indicó en el boletín que prevé unir Montevideo con las brasileñas San Pablo, Río de Janeiro, Curitiba, Belo Horizonte y Porto Alegre, con la boliviana Santa Cruz de la Sierra y con Santiago de Chile a partir del 15 de diciembre.

Para ello "la empresa está finalizando en la Dirección Nacional de Aviación Civil (Dinacia) el proceso de certificación que le permitirá volar con los modelos de Bombardier" adquiridos por Cosmo, agrega la empresa, que al parecer podría alquilarlos, aunque no aclara ese punto.

"Luego de culminar esta primera etapa de crecimiento, pensamos incorporar otras cuatro aeronaves con mayor autonomía de vuelo, que nos permitirán conectar Montevideo con el resto de las capitales suramericanas", una operación que implicará la contratación de 120 empleados más, adelantó la firma.

López Mena afirmó, antes de la realización de la subasta del lunes, que con ese mecanismo escogido por el Estado para liquidar los aviones existía el riesgo de que las naves fueran adquiridas por cualquiera, sin importar su reputación o experiencia en el sector.

"Un narco pone 130 millones de dólares y se lleva la aerolínea", manifestó.

El pasado 9 de julio Pluna se declaró en quiebra y una semana después el Parlamento uruguayo aprobó su liquidación debido a la crítica situación financiera de la empresa, que tenía una deuda de 300 millones de dólares.

Un mes antes de la quiebra, el Gobierno uruguayo había anunciado un acuerdo para una "salida ordenada" de la empresa del Grupo argentino Leadgate, que tenía el 75 % de las acciones, por 25 % del Estado.

Pluna operaba unos 250 vuelos semanales desde y hacia Argentina, Brasil, Chile y Paraguay, lo que suponía cerca del 80 por ciento del total de vuelos en Uruguay.

Mostrar comentarios