Brasil eleva la liquidez en el mercado para alentar su desacelerada economía

  • El Banco Central brasileño anunció hoy medidas para elevar la liquidez en el mercado, entre ellas una inyección de 30.000 millones de reales (unos 10.000 millones de euros), en momentos en que se prevé que la economía de Brasil, en desaceleración, no crecerá más del 1 % este año.

Río de Janeiro, 25 jul.- El Banco Central brasileño anunció hoy medidas para elevar la liquidez en el mercado, entre ellas una inyección de 30.000 millones de reales (unos 10.000 millones de euros), en momentos en que se prevé que la economía de Brasil, en desaceleración, no crecerá más del 1 % este año.

La principal de las medidas anunciadas este viernes modifica las reglas del encaje bancario para que los bancos puedan elevar en 30.000 millones de reales los recursos destinados al crédito para empresas y consumidores, explicó el emisor en un comunicado.

Otras modificaciones liberan 15.000 millones de reales (unos 5.017 millones de euros) de depósitos de los bancos que las entidades podrán destinar a préstamos a largo plazo, a créditos para pequeñas y medianas empresas o a líneas de financiación a la inversión.

Las medidas, destinadas a aumentar el crédito y a obligar a los bancos a competir entre sí con menores tasas de intereses, se anunciaron un día después de que el propio Banco Central admitiera que no puede reducir los tipos básicos para no perder el control sobre la inflación.

El emisor elevó en los últimos meses la tasa básica de intereses hasta el 11 % anual, el mayor nivel desde que Dilma Rousseff asumió su mandato como presidenta brasileña, para evitar que la inflación supere el 6,5 % este año, techo máximo considerado tolerable por el Gobierno.

El encarecimiento del crédito es señalado por los expertos como uno de los motivos de la desaceleración de la economía brasileña.

"La inflación permanentemente elevada provoca el aumento de los intereses y, consecuentemente, la retracción del crédito de los bancos privados. La menor liquidez conduce al progresivo debilitamiento tanto del consumo de las familias como de la inversión de las empresas", alertó el jueves la Confederación Nacional de la Industria (CNI) en un informe coyuntural.

Las medidas para incentivar el crédito igualmente fueron anunciadas en una semana en que tanto el Gobierno como las empresas y los analistas del mercado financiero redujeron sus proyecciones para el crecimiento de la economía de Brasil este año.

El Gobierno redujo su previsión de crecimiento desde el 2,5 % que se calculó hace dos meses hasta el 1,8 % en un informe divulgado el martes, pero su proyección aún es muy superior a la de los especialistas.

En el informe que divulgó el jueves la Confederación Nacional de la Industria (CNI) redujo su proyección desde el 1,8 % de hace tres meses hasta el 1 %, en tanto que los analistas del mercado financiero, consultados la semana pasada por el Banco Central, prevén un crecimiento en 2014 del 0,97 %.

En cualquiera de los casos, las proyecciones permiten prever para este año una desaceleración económica tras la ligera recuperación de 2013.

Tras haber registrado una expansión del 7,5 % en 2010, el crecimiento de la economía brasileña fue del 2,7 % en 2011, de sólo el 1 % en 2012 y del 2,3 % en 2013.

Para los bancos, las medidas anunciadas hoy pueden aumentar el volumen de crédito y reducir las tasas de interés.

"El aumento de la liquidez reduce el precio de las mercancías. Es posible esperar menores intereses porque habrá un mayor volumen de recursos disponibles para las empresas", aseguró el presidente del banco Bradesco, Luiz Carlos Trabuco.

"Vemos de forma positiva las iniciativas porque crean condiciones de aumentar el crédito hacia algunos segmentos del mercado financiero donde la liquidez estaba más restringida", dijo Roberto Setubal, presidente del Itaú-Unibanco, mayor banco privado del país.

Sin embargo, los economistas difieren sobre el efecto del aumento de liquidez en el crecimiento económico.

"El momento actual no es de falta de liquidez. El problema es de falta de confianza. Quien preste no va a conseguir todo su dinero de vuelta porque la economía se está desacelerando", dijo el economista jefe de la Confederación Nacional del Comercio (CNC), Carlos Thadeu de Freitas.

"El problema no es la oferta de crédito. En un clima de baja confianza expandiéndose, la consecuencia es la menor demanda por crédito. Las medidas del Banco Central no mudan ese ambiente. Su impacto sobre el crecimiento será marginal", dijo el economista Carlos Langoni, director del Centro de Economía Mundial de la Fundación Getulio Vargas.

Mostrar comentarios