Tendencias post-pandemia

Build to Rent: el modelo inmobiliario para 'salvar' el año de la pandemia

El paso del virus ha generado bajadas en el número de compraventas del sector y una contracción de los precios de alquiler. En cambio, el Build to Rent todavía atrae a los inversores.

Edificios vivienda
Build to rent: el modelo inmobiliario para 'salvar' el año de la pandemia.
Canva

No hay buenas noticias para el sector inmobiliaro. La pandemia de Covid-19 ha llevado el número de transacciones nuevas en vivienda al -30% con respecto al año anterior, y las rentas del alquiler, que habían experimentado una revalorización cercana al 50% entre 2014 y principios de 2020, han sufrido un retroceso en torno al 4% respecto a los máximos que precedieron al virus. Los inversores de la industria han tomado nota de la turbulencia que afrontan los modelos tradicionales, y han fijado sus apuestas para capear la crisis en el Build to Rent (BTR), un sistema por el que inversores o empresas construyen un conjunto de viviendas para dedicarlas únicamente al alquiler.

visados obra
visados obra
Nerea de Bilbao

Borja Varela, director del departamento de Activos Alternativos en Colliers International, explica a 'La Información' que este modelo ha triunfado porque "la pandemia ha derivado en un escenario de recesión económica con gran impacto en el mercado residencial en venta, dada la alta tasa de desempleo y restricciones hipotecarias de los bancos al público general ante el miedo de morosidad derivada de la situación económica tan preocupante que se nos avecina. Todo ello en un escenario de gran liquidez y con tipos bajos a corto/medio plazo conjuntamente con un mercado residencial en alquiler poco profesionalizado y un gran desfase entre la oferta y la demanda. Esto ha acentuado el interés de inversores por un mercado que más que una oportunidad se puede definir como una necesidad". Así, la crisis en las transacciones de compraventa, el auge de la demanda del alquiler y la necesidad de profesionalizar el sector han permitido el aguante y expnasión del Build to Rent. 

En ese sentido, el eje principal de esta alternativa habitacional es la profesionalización y se desarrolla en "exclusivos edificios de vivienda donde los usuarios pagan un precio por vivienda, zonas comunes y servicio premium. Además, se proporciona un servicio de consejería que ayuda al inquilino en cualquier necesidad", según el análisis de Colliers. El perfil del 'cliente' para estas transacciones tiene entre 28 y 45 años, y está más presente cerca de las grandes urbes como Madrid y Barcelona.

Por otra parte, el informe de Colliers sobre el sector residencial en España pone de manifiesto que el volumen de inversión en BTR ha sido de 472 millones de euros este año, una cifra que supera el 45% del total en 2019, pese a la crisis sanitaria, y pondrá otras 2.000 viviendas en el mercado. El experto de la firma de inversión asegura que la práctica brinda a los interesados en alquilar, un "producto 'affordable' con rentas por debajo de los 15 euros al mes por metro, dependiendo de cada localización"; y a los inversores, una opción segura para fortalecer y diversificar su cartera. El éxito de la fórmula se recuperará con mayor facilidad, de acuerdo con los especialistas, por los cambios de hábitos socioculturales en España, como el aumento de hogares monoparentales, la limitación de acceso a los créditos para comprar y la constante movilidad geográfica por motivos laborales de los españoles.

Build to rent
Build to rent
Nerea de Bilbao (Infografía)

El 'Build to Rent' no es la única opción para escapar del lastre que enfrenta el mercado. El alquiler, pese a las dificultades que afronta por la pandemia, es una opción en continuo crecimiento por su capacidad de adaptación a las necesidades de los inquilinos. Los inversores también han entrado en el negocio del Co-living, que ofrece espacios privados pequeños a cambio de áreas comunes atractivas como espacios de trabajo y gimnasios; y el alquiler corporativo, una modalidad diseñada para ejecutivos que pasan mucho tiempo fuera de sus casas por trabajo y buscan vivir en complejos con los  servicios completos y una buena ubicación.

El sector ha tenido que echar mano de estas prácticas para blindarse ante los estragos de la Covid-19... y "la obsesión del gobierno por la intervención del mercado de vivienda". El equipo de Colliers destaca que las ambiciones del Ejecutivo de colación para controlar los precios y 'tocar' la fiscalidad de las socimi "no se materializará en medidas efectivas que pudieran dañar las expectativas en los ayuntamientos y autonomías no controladas por la coalición o los partidos que le apoyan circunstancialmente. No obstante, supone una pésima señal respecto a la seguridad jurídica necesaria para cualquier  inversor, y va en la tendencia contraria de las necesidades de desarrollo de un parque de viviendas en alquiler moderno y eficiente en España".

El sector todavía tiene un largo camino por recorrer para consolidarse. El alquiler en España está más vinculado al turismo que a la vida cotidiana de los ciudadanos, y su cuota de mercado es del 17,5% . Las autonomías que han desarrollado más los arrendamientos son Baleares, con una cuota del 28%; Cataluña, con una del 26%; y Madrid, con el 24%. Los porcentajes han aumentado desde 2013, pero todavía se sitúan por debajo de la media europea (33%). Países como Suiza y Alemania llevan la delantera al acaparar un 57 y 44,6% de sus ofertas residenciales. Los especialistas confían en que la llegada del Build to Rent podría aumentar esta cuota y brindar una buena oferta de vivienda a los ciudadanos. 

Mostrar comentarios