Ahorrar en calentar la casa

Calefacción de gas, luz, pellets, splits o gasoil: ¿qué sistema es el más barato?

La caldera de gas es la más utilizada por los españoles, pero el precio de este combustible se ha disparado y hay otros métodos más económicos y eficientes.

Cómo calentar la casa sin encender la calefacción
Cómo calentar la casa sin gastar más de la cuenta
©[Manuel-F-O] 

Para mantener la casa caliente en invierno, sin gastar más de más, hay dos reglas que siempre es necesario cumplir: evitar que el frío entre a través de las puertas, ventanas o el cajón de las persianas porque no ajustan bien y mantenernos abrigados con la ropa suficiente. De poco sirve mantener la calefacción o cualquier otro sistema con una gran potencia si dejamos entrar aire de la calle o estamos en manga corta. Lo único que supone es un mayor gasto económico.

También hay pequeños dispositivos que nos permiten ahorrar, como instalar un termostato para regular la temperatura en función de cada habitación y horas en las que estamos en casa o los enchufes inteligentes que podemos controlar desde el móvil. Y por supuesto, mantener siempre una temperatura adecuada o no calentar habitaciones vacías, entre otros pequeños gestos. De cualquier forma, hay varios sistemas para calentar el hogar y vamos a comparar cuál de ellos puede ser más económico.

Calefacción de gas: entre 600 y 2.000 euros al año

La mayoría de los hogares españoles (más del 30%) según los datos de INE, utilizan una caldera de gas y radiadores para calentar la casa. Y un estudio del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), indica que el consumo promedio de gas natural en una casa española con calefacción es de 7.921 kWh al año. De este consumo, casi el 60% es de la calefacción, mientras que el resto es de agua caliente sanitaria y una pequeña parte de la cocina, en los casos que no sea eléctrica.

¿Esto cómo se traduce en euros? Lo primero es conocer el precio al que pagamos el kWh y la mala noticia es que su precio se ha multiplicado desde el inicio de la guerra, ya que Unión Europea recibe el 41% del suministro total de gas natural de Rusia. Si aún no lo has notado en tu factura, te lo notificarán en el momento en el que tu contrato finalice y debas firmar uno nuevo. Si hace unos meses el kWh costaba sobre los 5 céntimos, ahora supera los 20, es decir unas cuatro veces más, siempre hablando de las tarifas de las comercializadoras.

Por este motivo, miles de usuarios ya se han pasado a la tarifa de último recurso (TUR) con precios fijados por el Gobierno y que varían cada tres meses. Existen cuatro tipos distintos de precios, según el nivel de consumo. La tarifa recomendada para los hogares con calefacción es la TUR 2, con consumos entre 5.000 y 15.000 kWh/año. Se paga un precio fijo de 9,52 €/mes más 6 céntimos de €/kWh. Además, el gobierno ha estrenado una TUR para comunidades de vecinos que supondrá, según sus datos, cerca de un 50% de ahorro respecto a las tarifas de las comercializadoras.

Así, teniendo en cuenta los 7.921 kWh al año que se consume en una casa, según el IDAE, con una tarifa de una comercializadora gastaríamos más de 1.500 euros al año. Y con la TUR 2, 475 euros al año. El ahorro es más que considerable. Además, a este coste hay que sumarle en la factura algo más de 100 euros al año en el precio fijo, el impuesto sobre el gas natural, el alquiler de los equipos de medidas y el IVA (que ha bajado del 21 al 5% al menos hasta final del año 2022), por lo que el precio final rondaría entre 600 y 2.000 euros, aproximadamente, siempre dependiendo del consumo y el coste de las tarifas.

Gasoil: más de 15 euros al día por 6 horas de calefacción

Más de un 11% de los hogares españoles (normalmente en chalets y casas unifamiliares) se calientan con gasóleo C, con un aditivo especial para calderas. El coste medio en España del litro de gasóleo para calefacción se ha disparado y supera 1,60 euros, aunque varía por comunidades y en alguna como Asturias, Madrid, Galicia y las Islas Baleares ronda 1,70 euros.

Aun así, "con una caldera de gasoil común de 20.000 Kcal/h y con un funcionamiento diario de 6 horas, se estima que el consumo medio sería de 9,52 litros" al día, según datos de preciogas.com.  Con el precio actual del gasóleo, supondría entre 15 y 17 euros diarios. Además, con un depósito de 500 litros (800-850€), podríamos calentar la casa durante algo menos de dos meses. Se prevé que estas calderas vayan desapareciendo para conseguir los objetivos de neutralidad climática en beneficios de otros sistemas más eficientes y menos contaminantes.

Radiadores eléctricos
El sistema de calefacción más caro

La instalación de radiadores eléctricos está recomendada para hogares, locales u oficinas con un bajo consumo de calefacción o segundas viviendas, especialmente en zonas no demasiado frías. La ventaja es que son más económicos en su instalación y suponen un coste menor que el de instalar gas natural y radiadores de agua. Pero el consumo es más caro y no son recomendables si vamos a tener encendidos a la vez 6 u 8 radiadores, ya que la factura de la luz se dispara.

Para calentar una habitación son necesarios entre 80 W y 100 W por metro cuadrado. Así podrás calcular qué potencia necesitas que tenga casa radiador. Cuanta más potencia tenga, más caro será el radiador: desde 60 hasta 1.000 euros. Según preciogas.com, el precio va desde los 856,75 €/año para una casa de 50 metros cuadrados hasta los 2.146,63 €/año para una casa de 150 metros cuadrados. A esto habría que sumarle el gasto del agua caliente y la cocina eléctrica.

Aire acondicionado (bombas de calor): unos 455 euros de media 

Según un reciente estudio de la OCU, es el sistema más barato para calentar la casa. Los típicos splits de aire acondicionado o de sistemas de aerotermia aire-agua "son muy eficientes, por cada kWh hora que consumen de electricidad aportan 4 kWh de calor. A pesar el precio elevado de la electricidad, esto les permite ser muy económicas, unos 455 € al año", apuntan. Además, tienen la ventaja de que en verano permiten refrigerar la casa. Por contra, la desventaja es que el precio de estos aparatos es elevado, de al menos 500 euros por cada split con la instalación incluida. Al precio de calentar la casa, habría que sumarle el gasto del agua caliente y la cocina a la factura de la electricidad.

Pellets: 545 euros al año de media para una casa de 90 m2

Este sistema distribuye aire caliente a través de un circuito que llega hasta las habitaciones de la casa. Es recomendable para casas grades y con espacio para acumular los sacos de pellets que hay que introducir en la caldera. La principal desventaja es el mantenimiento diario, ya que hay que retirar cenizas y limpiar cámara de combustión.

Los pellets, normalmente, se compran en sacos de 15kg a un precio aproximado de entre 6 y 8 euros. Se estima un gasto de 1 kilo a la hora, es decir unos 40-55 céntimos por hora.  Si la estufa está encendida unas 10 horas al día, el consumo diario sería de 4 a 5,50 euros. La OCU lo eleva a un gasto anual para una casa de 90m2 e indica que el gasto anual medio sería de 545 euros, aunque siempre dependerá del número de horas que se utilice.

Radiadores de aceite: unos 60 céntimos la hora en la factura

Funcionan con unas resistencias eléctricas que calientan el aceite que se encuentra en su interior y aportan calor. Esta opción puede encajar en segundas residencias o para calentar una pequeña oficina o habitación en la que no hay otro sistema. Las ventajas son varias: son baratos, funcionan con solo enchufarlos a la red eléctrica, son silenciosos y se pueden utilizar durante varias horas seguidas. La desventaja es que tardan bastante en calentar un pequeño espacio y que son algo pesados, por lo que son incómodos para mover de un sitio a otro. Su gasto se estima en unos 60 céntimos a la hora, siempre dependiendo de la tarifa de luz contratada.

Mostrar comentarios