Mantiene viva la negociación

Díaz mantiene el pulso a Calviño y se da una semana para pactar el alza del SMI

CEOE se encastilla en su rechazo a la subida del SMI  tras afirmar la vicepresidenta que no habrá mejora si no hay acuerdo social. Los sindicatos acusan al Gobierno de dar 'derecho de veto' a los empresarios.

Yolanda Díaz y Nadia Calviño
La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz
EFE

"Si no hay acuerdo entre los agentes sociales, a lo mejor lo que nos está diciendo es que hay que dejar un poco más de tiempo para tomar esa decisión en un contexto en el que tengamos ya enfilada la recuperación económica". Escasas horas antes de que el Ministerio de Trabajo se volviera a sentar con empresarios y sindicatos para tratar de arrancar a CEOE su 'ok' a una subida, aunque sea mínima, del Salario Mínimo Interprofesional en 2021, la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, se encargó de dejar marcado el campo de actuación a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Habrá subida si hay acuerdo con sindicatos y empresarios y no la habrá si no se consigue ese pacto.

La maniobra de Calviño condicionó la reunión del lunes por la tarde que se cerró ya entrada la noche sin acuerdo y con los sindicatos lamentando que el Gobierno hubiera dado 'derecho de veto' a los empresarios sobre la subida del Salario Mínimo. Yolanda Díaz no se ha dado por vencida y ha emplazado a sindicatos y empresarios a una nueva reunión - todavía sin fecha establecida - para tratar de conseguir un acuerdo de última hora que le permita salirse con la suya y presentar a la opinión pública otro acuerdo social más, esta vez para la subida del Salario Mínimo Interprofesional.

No lo tendrá fácil. El margen que le da el hecho de que haya otras mesas de negociación abiertas, de las que puede extraer alguna concesión que haga que las empresas contemplen con otros ojos una potencial subida del SMI, se estrecha por la sensibilidad singular que el salario mínimo tiene para un sector no pequeño del mundo empresarial cuyos márgenes dependen en buena medida de la evolución de esa referencia. Hablamos del sector agrícola, del sector de los servicios básicos, la hostelería, etcétera

La ministra de Trabajo insistió este mismo lunes en la necesidad de aprobar "por coherencia" una subida del SMI, cuando ya se han incluido en los presupuestos subidas a los funcionarios y a los pensionistas, y cuando se espera una evolución positiva del empleo y la productividad para 2021. "Sería muy preocupante que el tejido empresarial español no estuviera preparado para soportar una subida que apenas supone nueve euros al mes por trabajador", señaló la ministra, poco antes de participar en un evento sobre el empleo juvenil organizado por el Consejo Económico y Social.

El empeño de la ministra de Trabajo por dar un paso más en el camino del SMI hacia los 1.000 euros, por mucho que sea en un contexto en el que un millón de personas han dejado de trabajar en España como consecuencia de la crisis económica generada por la pandemia (750.000 'hibernados' en los ERE y 250.000, directamente en el paro), tropieza con la prudencia del área socialista del Gobierno, encarnada en la posición de la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño

Calviño subraya el compromiso del Gobierno de Pedro Sánchez con la subida del Salario Mínimo, que, ha recordado, fue uno de sus compromisos en el discurso de investidura. Pero también recuerda esa cifra de un millón de personas que ha dejado de trabajar durante 2020 y el hecho de que a lo largo del año que viene el objetivo debe ser que los 750.000 trabajadores protegidos por el paraguas de los ERTE vuelvan a la actividad, así como tratar de encontrar un empleo a los 250.000 trabajadores que lo han perdido como consecuencia de la pandemia.

"La pregunta no es si hay que subir el Salario Mínimo o no", explicó la vicepresidenta en La Sexta, "sino si éste es o no el momento más oportuno para hacerlo". Calviño argumenta que en ausencia de un acuerdo entre empresarios y sindicatos - como parece ser el escenario que se va a concretar en la reunión de este lunes por la tarde - sería mejor esperar a un momento de menor incertidumbre para tomar esta decisión "y ponderar mejor el impacto que esta medida puede tener".

En este sentido, recuerda que las subidas del suelo retributivo legal en España impactan más sobre los colectivos más vulnerables, los situados en los rangos salariales más bajos, como jóvenes y mujeres. "Nuestro objetivo ahora debe ser proteger el empleo de los colectivos más vulnerables" en tanto dure la incertidumbre generada por la crisis de la Covid-19, "y tal vez tomar esta decisión ya en 2021 cuando esa incertidumbre haya desaparecido".

Mostrar comentarios