Reconoce la desaceleración económica

Calviño amenaza con subir aún más los impuestos si no sale su senda de déficit

Advierte que no se puede hacer un presupuesto expansivo sin antes comprobar que hay ingresos para pagar el gasto público comprometido.

La ministra de Economía, Nadia Calviño, tras el Ecofin de hoy.
El Gobierno podría subir más los impuestos si no prospera su senda de déficit / EFE

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, ha advertido este martes que el Gobierno se verá obligado a hacer una subida de impuestos mayor aún de la ha anunciado, si finalmente no se aprueba en el Congreso la senda flexible del déficit que desde su departamento se ha marcado.

Calviño ha sido muy clara al señalar que el aumento de los tributos, en genreal, dependerá del objetivo de déficit con el que finalmente se cuente, lo que dependerá de que la flexibilización propuesta por el Ejecutivo salga adelante en las Cortes, ya que su rechazo implicaría un aumento impositivo "muchísimo más importante" porque no es posible una financiación basada en la deuda.

La titular de Economía ha reconocido que hay indicios para pensar en una desaceleración "ligera" de la economía, pero como receta para evitarlo defiende una subida de impuestos que ayude a "encontrar el equilibrio" entre la consolidación presupuestaria y el nivel adecuado de gasto público, que no asfixie los servicios ni aumente la carga de la deuda, ha explicado en el desarrollo de un desayuno informativo en Madrid. 

La ministra ha subrayado que en estos momentos "no hay lugar para políticas fiscales irresponsables", y ha asegurado que aplicar bajadas de impuestos sería contrario a la disciplina fiscal. Durante su intervención en un desayuno organizado por Forum Europa, Calviño ha considerado que en estos momentos no es posible una política "expansiva en su conjunto" porque España debe empezar a reducir el déficit estructural.

En concreto, la ministra ha apuntado que la negociación de la subida del IRPF para rentas altas no afectará a las clases trabajadoras, mientras que la nueva tasa a las transacciones financieras se estudia sobre la base del modelo francés, aunque "habrá que adecuarlo a la realidad española".

Calviño ha defendido la propuesta del Gobierno de flexibilizar los objetivos de déficit público para los próximos años porque los actuales son "poco realistas" y porque responden a la aplicación del Presupuesto que está en vigor.

La ministra ha mostrado la determinación del Gobierno para elaborar el proyecto presupuestario para el próximo año, que permitirá impulsar una senda de estabilidad "realista y responsable". Además, ha insistido en que la estabilidad es necesaria para desarrollar las reformas y que España se encuentra "en una fase positiva del crecimiento económico", pese a que se está desacelerando "ligeramente".

Ha recordado que esta moderación, que se mantendrá en los próximos meses, ya estaba prevista, por lo que ha considerado que no resulta apropiado "lanzar mensajes alarmistas sobre un cambio de tendencia", algo que "no resulta preocupante", aunque "hay que seguirla de cerca". Calviño ha defendido que los indicadores económicos que se van conociendo confirman la previsión de crecimiento del Gobierno para este año, aunque si hubiera que revisarlo "tampoco es un drama".

Entre los factores que afectan a esta desaceleración ha citado el fin de los vientos de cola, como el crecimiento económico mundial o la política monetaria expansiva, a lo que ha unido el reto de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, entre otros. También se ha referido a desequilibrios como la "cronificación" del paro en determinados segmentos de la población, ya que una tasa del 15% es "inaceptable", el "desorbitado" crecimiento de la deuda pública, el alto déficit público estructural o los altos niveles de desigualdad y pobreza. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios