Jueves, 17.10.2019 - 18:24 h
Revisión en los próximos meses

Calviño admite que no habrá mejoras del rating de España hasta no tener Gobierno

La directora general del Tesoro desliza que la incertidumbre política en el país dificultará una mejora de calificación por parte de las agencias.

Fotografía Pedro Sánchez con Nadia Calviño en segundo plano / EFE
Economía cree que la falta de Gobierno en España impedirá la mejora del rating. / EFE

El 20 de septiembre lo hará Standard & Poor's, el 15 de noviembre será el turno de Fitch y, por último, el 13 de diciembre será Moody's la que se pronuncie sobre la calificación crediticia de la deuda del Reino de España. La situación a día de hoy es positiva, con el rating de los títulos del país consolidado en lo que las agencias denominan grado de inversión u operaciones de riesgo moderado y con la expectativa razonable de ascender a corto plazo al selecto grupo de países considerados como valor refugio ante situaciones de incertidumbre, al estilo de Alemania. Sin embargo todo apunta a que no será en la ronda de revisiones que se sustanciará en este último tramo del año.

Así se ha empezado ya a asumir en el Ministerio de Economía, dónde se considera que la mejora del rating del Reino de España no será posible en tanto el país no salga de la situación de incertidumbre política en la que se halla sumido en los últimos meses y más en concreto en tanto no pueda acreditar ante los inversores la existencia de un Gobierno estable.

La directora general del Tesoro, Elena Aparici, admitió este jueves en un encuentro con periodistas que las agencias de calificación son conscientes de la fortaleza de los fundamentales de la economía española y de su buen desempeño respecto a otras economías, pero aseguró también que la sensación del Gobierno es que optarán por la cautela ante la situación de incertidumbre política en España y también en el exterior, con el Brexit en puertas y la escalada de la guerra comercial. "Nos gustaría que mejorasen la calificación de la deuda en otoño, pero con la actual situación de incertidumbre es posible que opten por la prudencia".

En el área económica del Gobierno consideran que tanto la robustez actual de la economía española como el apetito que demuestran los inversores por las emisiones de títulos de deuda de España avalan una mejora de la consideración de la deuda española en las escalas de las agencias de rating y recuerdan que hace apenas unas semanas la agencia japonesa Rating and Investment Information (R&I) mejoró la calificación de los títulos españoles desde A- a A, es decir, la ascendió a esa especie de olimpo de los títulos de deuda que se consigna como 'inversión segura'.

"Tenemos más demanda de inversores y de más calidad", aseguran desde el Tesoro, apoyándose en la cada vez mayor demanda de títulos españoles de deuda por parte de inversores asiáticos, un mercado que consideran crítico para apuntalar 'el mercado' de la deuda española. Hace solo un año apenas un 1% de las nuevas emisiones de deuda a 10 años eran adquiridas por inversores asiáticos, este año el peso de éstos se ha elevado hasta el entorno del 11% en las emisiones de enero y junio.

Ahorro de 2.300 millones de euros

A todo ello hay que sumar la cuestión de contexto de la inesperada prolongación de las medidas no convencionales de liquidez del BCE decretada por Mario Draghi el pasado marzo como última gran decisión de su mandato, que ha servido, por ejemplo, para que el coste de las nuevas emisiones del Tesoro español caiga a mínimos históricos, cuando el Gobierno esperaba un ligero repunte a principios de año.

Ese favorable entorno de los tipos de interés, la reducción sostenida de la prima de riesgo española desde inicios de año y el paquete de medidas activado por el Gobierno para permitir al Tesoro una gestión más activa de la deuda han permitido a Economía recortar en un 43% las emisiones netas de deuda previstas para 2019, lo que se traducirá en un ahorro de 2.344 millones de euros, como adelantó la ministra de Economía, Nadia Calviño, este jueves. Este ajuste permitirá al Reino de España reducir por debajo de los 200.000 millones de euros por primera desde el año 2011 sus solicitudes brutas de financiación a los mercados de inversión.

Ahora en Portada 

Comentarios