Domingo, 22.09.2019 - 15:17 h
Las quinielas del nuevo Gobierno

Calviño se queda: impulsa las leyes pendientes y se postula para continuar

El Ministerio de Economía tiene todo listo para sacar en el mes de julio la nueva ley de distribución de seguros y el 'Sandbox' para las 'fintech'.

Nadia Calviño
Calviño se queda: impulsa las leyes pendientes y se postula para continuar. / EFE

La ministra de Economía, Nadia Calviño, confía en seguir al frente de su departamento en la próxima legislatura y tiene listas para ser aprobadas cuanto antes varias de las normas que se quedaron colgadas, como la  nueva ley de distribución de seguros o la regulación del 'Sandbox', el banco de pruebas regulatorio para las 'fintech'. Tanto en el sector financiero y legal con el que se han consultado algunas de esas medidas, como dentro del cuadro de mandos del propio Ministerio, se cuenta con que esas dos normas, ya pactadas desde la legislatura anterior, verán la luz cuanto antes, dado que cuentan con que no habrá que renovar todos los segundos y terceros niveles en el Ministerio, porque la ministra Calviño seguirá al frente de la cartera de Economía.

Desde el ámbito privado relacionado con el sector seguros y las 'fintech' se había mostrado una gran preocupación por los cambios que puedan darse en las carteras más económicas del nuevo Ejecutivo, sobre todo porque un cambio de ministros, secretarios de Estado o directores generales supone un retraso medio de dos meses hasta que se retoman todos los asuntos pendientes. En el caso de la ley de distribución de seguros, se había alcanzado un acuerdo con todos los partidos políticos para zanjar un nuevo modelo que supone mayores garantías para los consumidores, dado que obliga a las empresas aseguradoras a 'certificar' que han explicado bien los productos que venden y que el cliente así lo ha entendido, para evitar litigios sobre cláusulas abusivas o falta de transparencia.

Eso sí, la norma deja pendiente para final de año, como muy pronto, el tema de crear o no un supervisor independiente que sustituya a la Dirección General de Seguros (como quieren las grandes empresas del sector), o repartir ese cometido entre el Banco de España y la CNMV (modelo 'twin peaks'), sobre lo que hay menos acuerdo. Para el desarrollo de la legislatura quedaría también la creación de un impuesto sobre las transacciones financieras, coordinado con el que se postula a nivel europeo, sin descartar en ningún momento que en España pueda haber una tasa especial sobre la banca para pagar las pensiones, tal y como piden los supuestos socios del gobierno socialista desde Podemos. 

En el caso de la conocida como ‘sandbox financiera’, el objetivo es tener un espacio de pruebas para los nuevos modelos de negocio en el sector que han surgido en el ámbito de las ‘Fintech’ y sobre las que no hay un modelo regulatorio claro todavía, frente a la maraña normativa que sufren las entidades financieras, a las que hacen competencia directa. España va rezagada en este tipo de desarrollos y desde Economía se quiere tener listo cuanto antes el aval legal para avanzar con unas reglas básicas sin perjudicar al conjunto del sector, que han sido coordinadas con la Asociación Española de Fintech, el Tesoro Público y la CNMV.

Dentro de las quinielas

La permanencia de Nadia Calviño al frente de Economía es una de las claves del futuro Gobierno de Sánchez, toda vez que la ministra no ha entrado en las listas electorales para salir de diputada, algo que no se vio con buenos ojos en algunos sectores de Moncloa, que intuían en esa maniobra su intención de optar por un puesto en la nueva Comisión Europea, antes que mantenerse en el cargo. Fuentes cercanas al entorno de la ministra aseguran que el compromiso de Calviño con su ministerio es total, algo que no obsta para que se interesen por su valía desde Bruselas a la hora de conformar la nueva Comisión Europea, que debe renovarse en septiembre. 

Esos plazos suponen que los nombramientos para la Comisión y la formación del nuevo Gobierno en España se van a fraguar de forma paralela, en los próximos meses de junio y julio, si bien por el momento “todo el mundo en el Ministerio de Economía confía en que la ministra seguirá si el presidente así lo considera”, advierten fuentes empresariales conocedoras de todo este proceso.

Calviño forma ahora parte de todas las quinielas que se están haciendo sobre la formación del gabinete de Sánchez en el ámbito económico. Se ha especulado con la posibilidad de que María Jesús Montero, ministra de Hacienda en funciones ahora, ascienda al nivel de una vicepresidencia, cosa que tampoco se ve mal desde el Ministerio de Economía, pues eso podría suponer que ambas carteras se fusionaran de nuevo y las podría controlar la propia Calviño.

En toda ese ‘juego de tronos’ económico tiene especial relevancia la elección final que se haga para ocupar la Presidencia del Congreso de los Diputados, un cargo para el que se había manejado el nombre de Carmen Calvo, la actual vicepresidenta. Pero a medida que esa opción pierde fuerza en los mentideros políticos, la va ganando la posibilidad de poner a la titular de Defensa, Margarita Robles, al frente del Hemiciclo. Otras fuentes colocan a Robles en su ‘ansiado’ Ministerio de Justicia, toda vez que es muy difícil que vuelva a caer en manos de Dolores Delgado, una jugada que también está sobre la mesa pero sobre la que surgen grandes dudas todavía, según fuentes cercanas a ese Ministerio.

Ahora en Portada 

Comentarios