Canadá abre el primer cajero automático de bitcoin

    • Los usuarios pueden retirar el equivalente a la moneda local sobre la base de un tipo de cambio que actualmente es de 1 bitcoin por 200 dólares.
    • Alemania se convirtió en el primer país del mundo este año en declarar los bitcoins una "moneda privada", un estatus que permite gravar las transacciones que se realicen con ellas.
Bitcoin se ha consolidado como la moneda digital de referencia, con más de 11,5 millones de unidades en circulación y 43.000 transacciones diarias.
Bitcoin se ha consolidado como la moneda digital de referencia, con más de 11,5 millones de unidades en circulación y 43.000 transacciones diarias.

Adosado a un muro de un conocido café en Vancouver, una ciudad popular entre los emprendedores de Internet, se ha colocado el primer cajero automático de la moneda virtual bitcoin.

La máquina, fabricada por la empresa estadounidense Robocoin, inaugurada el martes, tiene el aspecto de un cajero automático corriente.

No obstante, en vez de poderse realizar en él transacciones tradicionales, sirve para cambiar dólares canadienses por bitcoins, la moneda virtual de Internet.

Este cajero automático de bitcoins es el primero en el mundo, según uno de sus dueños, Mitchel Demeter, un emprendedor local que comenzó a intercambiar bitcoins hace varios años, y este año abrió con dos socios Bitcoiniacs, una casa de cambios para esta moneda en Vancouver.

Él y sus amigos, que estudiaron juntos, dicen que vieron en la posibilidad de desarrollar estos cajeros automáticos una oportunidad de negocios. "Nadie tenía acceso a un cajero automático, todo el mundo compraba y vendía en páginas online", señala Demeter.

Los usuarios tienen un código, similar a la clave bancaria regular, para acceder a su cuenta en Internet de bitcoins en el cajero automático.

Pueden retirar el equivalente a la moneda local sobre la base de un tipo de cambio que actualmente se ubica en 1 bitcoin por 200 dólares, o depositar dinero en efectivo. La transferencia de dinero se realiza a través de VirtEx, el sistema de transacciones monetarias en Internet.

Las personas pueden luego usar sus bitcoins con un teléfono inteligente, de una manera similar a la que utilizarían una tarjeta de crédito, o para comprar en línea. "Es la moneda de Internet, tan real como cualquier otra", dice Demeter.

La volátil moneda no ha sido regulada aún por ningún gobierno en el mundo, y ha cobrado cierta notoriedad por haber sido usada en el tráfico de drogas.

Alemania se convirtió en el primer país del mundo este año en declarar los bitcoins una "moneda privada", un estatus que permite gravar las transacciones que se realicen con ellas.

En Vancouver los bitcoins son aceptados por una quincena de negocios, desde cafés hasta empresas de paisajismo. Esta moneda es cada vez más común en ciudades como Berlín y San Francisco, e incluso en Argentina, y son aceptadas por compañías de Internet como Wordpress.

Mostrar comentarios