Sábado, 23.03.2019 - 10:39 h
Después del 26-M

Casado lanza el 'casting' en busca de gurú económico y monta un club de expertos

Génova echa mano de Lacalle, Fernández de Mesa, Rotellar y otros especialistas para armar su discurso económico con Alberto Nadal de salida.

Pablo Casado durante su discurso en la Convención Nacional del PP
Casado busca a 'su Rato' para el PP y se rodea de un club economistas liberales. / EFE

Pablo Casado está buscando al cerebro económico del renovado Partido Popular. El presidente sabe que tan importante como organizar manifestaciones como la de este domingo es incidir en el discurso económico. Por eso quiere situar a su lado a un mentor encargado de pilotar el 'departamento financiero' de Génova 13 y de marcar la agenda en asuntos claves como el mercado laboral, las pensiones o el gasto público, entre otras cuestiones. El jefe del principal partido de la oposición ha iniciado un 'casting' para encontrar a esa figura capaz de ejercer de contrapeso a los ministros económicos del Gobierno de Sánchez, según explican a La Información fuentes del partido. 

El rostro económico que está intentando reclutar Casado busca repetir la misma configuración de equipos que tuvieron los dos expresidentes del PP. José María Aznar quiso tener a su lado a un economista de prestigio y ya en su etapa en la oposición nombró a Rodrigo Rato como su mano derecha. Así, el banquero fue portavoz parlamentario antes que vicepresidente económico. Lo mismo hizo Mariano Rajoy, que optó por Cristóbal Montoro como su sombra en materia económica desde 2004 hasta 2011 para, más tarde, otorgarle el poder del Ministerio de Hacienda. Ese esquema es el que está buscando Casado: impulsar a un lugarteniente económico que le acompañe en su trayectoria política.

Fuentes del PP reconocen que ese rostro económico será una figura de peso en el ámbito económico, un referente para el sector financiero y empresarial, que aporte empaque al proyecto de Casado y ofrezca a la cúpula del partido una nueva visión. El objetivo es que el fichaje se concrete después de las elecciones municipales, autonómicas y europeas del próximo 26 de mayo, ya que hasta entonces el presidente del PP se va a volcar en una gira por todo el territorio nacional. El 'casadismo' se la juega en esos comicios y por eso está diseñando una ambiciosa campaña.

El PP tendrá vacante en los próximos meses el cargo de secretario de Economía por la marcha de Alberto Nadal, hasta ahora la voz económica del PP. El que fuera secretario de Estado de Presupuestos con Montoro ha solicitado una plaza en la oficina comercial de la embajada española en Washington DC, por lo que Génova prevé que salga del Comité Ejecutivo a medio plazo. El futuro cerebro económico de Casado tendrá, por tanto, mando en plaza en una cúpula popular que se va a quedar huérfana de prohombres económicos.

El 'club' de economistas de Génova

Mientras Casado encuentra a su mano derecha económica, diferentes expertos se han ido incorporando al nuevo PP en calidad de asesores externos, en su mayoría. Son economistas de marcado corte liberal que colaboran con los dirigentes populares cuando así lo necesitan, aportando ideas, líneas de actuación o 'papers'. Entre estas figuras destacan los nombres de Daniel Lacalle, una persona de la máxima confianza del presidente y que participó en la Convención del mes pasado; Íñigo Fernández de Mesa, que fue secretario de Estado de Economía con Luis de Guindos y ahora es presidente para España del banco de inversión Rothschild y vicepresidente de la CEOE; o José María Rotellar, que fue viceconsejero de Hacienda y Política Económica de la Comunidad de Madrid, que se ha incorporado al gabinete 'pablista'.

A ellos hay que sumar un compacto equipo económico que se ha conformado en el grupo parlamentario del Congreso y que está liderado por los diputados Carlos Floriano, el lucense Jaime de Olano y el encargado de Energía, Guillermo Mariscal. Los exministros económicos del PP, por su parte, han sido relegados a un segundo plano tras apostar por Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias. Es el caso de Cristóbal Montoro, Fátima Báñez y Álvaro Nadal; este último, por cierto, también tiene previsto poner rumbo a Londres en los próximos meses.

A este grupo de asesores VIP hay que sumar los trabajos en materia económica que ya está realizando la Fundación Concordia y Libertad que preside Adolfo Suárez. Casado pretende que esta organización sea un 'think tank' que aporte ideas y organice debates financieros y sociales al margen del PP y de cuestiones partidistas. No descarta, por ejemplo, que la Fundación invite a algún 'cara a cara' a determinados exministros del PSOE dispuestos a debatir sobre las reformas que necesita España.

El PP de Casado también está impulsando la creación de mesas de debate en materia económica. Se trata de actos en los que los populares invitarán a diferentes especialistas para intercambiar opiniones sobre los problemas y las oportunidades que se presentan. La primera que se está organizando en este terreno es una sobre la reforma tributaria. Los populares calculan que a finales de este mes de febrero anunciarán esta especie de comisión a la que acudirán todos los consejeros económicos de las autonomías donde gobierna el PP. El área encargada de montarlo es la vicesecretaría de Sectorial que dirige Isabel García Tejerina.

La economía, en definitiva, es una materia especialmente sensible para Casado y la renovada cúpula del PP. El presidente tiene formación y disposición en la materia, como demuestra el hecho de haber escrito un libro sobre la cuarta revolución industrial y sus experiencias de cinco años en el Foro de Davos que no va a publicar para evitar las críticas que sí ha recibido Sánchez por su obra. En Génova, en definitiva, son conscientes de que la economía da y quita votos y consideran que, en este momento que atraviesa España y con unos Presupuestos en el alero, deben reforzar especialmente su discurso y equipos para erosionar al Gobierno socialista.

Ahora en Portada 

Comentarios