Casos de éxito

El milagro de Bob Williamson: de casi suicidarse como mendigo a millonario

Se convirtió en un criminal adicto a la heroína, pero un accidente en el que casi muere le cambió la vida. Ahora tiene 11 empresas.

Fotografía de Bob Williamson, CEO de The Williamson Group USA.
Bob Williamson, CEO de The Williamson Group USA. / Blog Thejesusalliance.

Ser un empresario de éxito no está relacionado con una vida plácida y sencilla. Sino que se le digan a Khalil Rafati, CEO de Sunlife Organics, que pasó de ser adicto a la heroína y vivir en la calle a dirigir un imperio de zumos y comida saludable. Sin duda alguna, un caso de éxito muy parecido al de Bob Williamson, otro americano que tocó fondo antes de convertirse en una referencia empresarial en todo el mundo. 

Bob vivió una infancia dura hasta el punto de que con 15 años ya era alcohólico. Fue a 19 colegios diferentes, se convirtió en un adicto a la heroína y a la metanfetamina y terminó viviendo en la calle. Sin hogar y sin amigos, optó por la vía criminal para subsistir, llegando a cometer robos con violencia y pasando varias temporadas en la cárcel de Nueva Orleans, Parrish Prison. 

Esta situación le obligó a huir de Nueva Orleans cuando se enteró de que una nueva redada contra su persona estaba en marcha. Consiguió llegar a Atlanta, donde con 22 años pensó que la única opción viable en su vida era el suicidio y estaba preparado para apretar el gatillo. Sin embargo, un horrible accidente en el que casi pierde la vida tras un golpe en la cabeza, cambió para siempre el curso de su historia.

"Mi primer trabajo en Atlanta fue el de limpiar la argamasa de los ladrillos con un hacha de mano por 15 dólares al día. Un poco más tarde de empezar, sufrí un accidente que casi me mata. Mientras estaba en el hospital leí la Biblia y me convertí en cristiano. A continuación conocí a mi mujer. Ya llevamos casados 37 años", explica en una entrevista en Inc.

Comenzó a trabajar para una compañía de pintura llamada Glidden. Al mismo tiempo que dejó las drogas y el alcohol, consiguió progresar en la empresa ascendiendo ocho veces en dos años. Estudió todo lo relacionado con los productos de pintura que necesitan los artistas y creó la empresa Wildlife Artist Supply en 1977, especializada en suministrar material a artistas.

Le había dado la vuelta a la situación. Todo iba perfecto. La empresa creció sin parar durante 11 años, pero el dinero ocupó el lugar de las drogas como nueva adicción de Bob. En 1988 decidió sacar la empresa a bolsa... y se hundió. La mayor parte del personal dimitió y las deudas ahogaron a la firma.

Reinventarse para triunfar

Tocaba aprovechar lo bueno de Wildlife Artist Supply para empezar una nueva aventura. El sistema de distribución había funcionado, y Bob aprovechó que sus dos hijos eran buenos programadores web para desarrollar un software que le salvaría. 

Junto a otro compañero experto en esas lides descubrieron que en los colegios de Estados Unidos no existía ningún software para gestionar los comedores o cafeterías. Se trataba de un mercado demasiado específico para las grandes compañías, así que no dudaron y lo crearon. 

En 1993 nace Today Horizon Software International, que en la actualidad se utiliza en más de 15.000 colegios y universidades y factura anualmente 26 millones de dólares. Con este software, los pagos de la comidas se pueden hacer online y los padres pueden monitorizar lo que sus hijos comen en los colegios. 

"En 2005, firmamos un acuerdo de 10 millones de dólares con el Ejército de Estados Unidos. Trabajé cinco años en ello. Desde entonces, nuestro sistema está en todas las instalaciones de comida del Ejercito, la Marina y las Fuerzas aéreas", afirma. 

Por ello, en 2006 fue nombrado 'Gwinnett Business Person of the Year' por la Cámara de Comercio de Gwinnet, la tercera más importante del país. A sus 71 años, Bob Williamson preside el Williamson Group USA, con 11 empresas fundadas por él mismo y de diversa índole: la última, un resort y spa de lujo en Florida. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios