Lunes, 25.03.2019 - 11:32 h
Emprendedora en África

La agricultora millonaria de Kenia que no posee tierras por culpa del machismo

El tradicionalismo y machismo de su país impiden a Martha Otieno ser propietaria de terrenos por el hecho de ser mujer. Aún así, ha triunfado.

Fotografía de Martha Otieno, emprendedora africana.
Martha Otieno, emprendedora africana. / Youtube.

Tener éxito como emprendedor ya es complicado en cualquier país desarrollado, pero si aún encima eres mujer y de Kenia, las dificultades se multiplican. Martha Otieno se formó como periodista en Tanzania y a la vuelta a su país natal buscó trabajo en periódicos y agencias de comunicación... sin ningún resultado. Por ello, decidió emprender y enfrentarse al tradicionalismo y machismo vigente.

En el oeste de Kenia, las mujeres siguen sufriendo la discriminación legal. Las medidas llegan a tal punto que las casadas están obligadas a disponer de una autorización de su marido si quieren obtener un carnet de identidad. 

En el ámbito de la propiedad, la constitución les permite poseer tierras o inmuebles, pero lo que dice la constitución no va a misa, ni mucho menos. En la región de Martha está mal visto que las mujeres posean tierras, por lo que cuando intentó comprar terrenos para iniciar un negocio de cultivos, no pudo hacerlo.

“Es muy complicado para las mujeres conseguir una tierra por cuestiones culturales, a pesar de que la constitución sí que establece el derecho de poseerlas”, explica en un reportaje de 'News Deeply'.

Sin embargo, consiguió crear un negocio exitoso igualmente alquilando los terrenos. Se centró en el cultivo de alimentos de rápida producción como son el tomate y la sandía, y pronto vio ganancias hasta el punto de ser millonaria en su país y dar empleo a 100 personas, algunos de ellos hombres.

“Muchos hombres no quieren que las mujeres posean muchas cosas. Se ponen muy celosos, pero en mi zona ahora apoyan la situación porque la comprenden y son pagados por sus trabajos”, añade.

Con su emprendimiento, Martha no solo ha superado las actitudes que fuerzan a muchas mujeres en Kenia a estar en casa y cuidar de sus familias, sino que también convenció a muchos hombres de la región de que las mujeres tienen derecho a generar ganancias. 

Ahora tiene el suficiente dinero ahorrado como para comprar su propia parcela de terreno, donde tiene pensado construir un colegio para enseñar a otras mujeres cómo seguir sus pasos.

“Seré la primera mujer propietaria de una tierra en esta zona. Conozco muchos casos de personas que dejan sus empleos y se pasan al negocio de los cultivos porque es mucho más beneficioso”, relata.  

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios