Si no se atiene a la ley

Los casos en los que un testamento es nulo y no sirve para repartir la herencia

Si el testador vive todavía en el momento en el que se anula el documento, tiene la oportunidad de redactar uno nuevo que se atenga a las condiciones legales para que se tome en cuenta en el momento del reparto.

Así son los intereses a pagar si se acepta la herencia tarde.
Así son los intereses a pagar si se acepta la herencia tarde.
©[pixelshot] a través de Canva.com.

El Código Civil impone en todos los casos unas condiciones específicas para que un testamento sea válido ante la ley y los herederos puedan proceder a recibir los bienes muebles e inmuebles, así como las deudas pendientes del causante. Pero si se descubre que el documento dejado por el testador no cumple con todo lo especificado por la ley, perderá toda su validez y el reparto estipulado en el mismo no se tomará en cuenta, por lo que heredarían las personas de acuerdo al orden de sucesión hereditaria, que favorece a los legitimarios o herederos forzosos.

Si el testador vive todavía en el momento en el que se anula un testamento, tiene la oportunidad de redactar uno nuevo que se atenga a las condiciones legales para que se tenga en cuenta en el momento del reparto del caudal hereditario. Pero si el documento se invalida si el causante no está vivo, no se puede usar otro, a menos que exista una versión más reciente que impugne la anulada. También es importante saber que la anulación puede ser parcial (se eliminan las disposiciones irregulares) o total (todo el documento se considera inválido).

Los motivos por los que se puede anular un testamento son los siguientes:

  • El testador no reúne las condiciones para otorgar testamento: esto incluye los menores de catorce años e incapacitados por minusvalía.
  • El testador no está en posesión de sus facultades: hace falta documentación para probar que el causante no se encontraba en plenas facultades mentales al momento de otorgar el testamento.
  • El testamento fue otorgado por una tercera persona o de manera conjunta por dos o más personas: únicamente el poseedor de los bienes puede otorgar el testamento. Así, la intervención de otra persona al otorgar el testamento lo invalidará, ya que es un derecho intransferible.
  • Indicios de engaño o intimidación: si se comprueba que durante la redacción del documento hubo violencia, fraude o dolo por parte de terceros, se anulará el testamento, ya que afecta directamente la voluntad del causante.
  • No se cumplen los requisitos formales: cualquier irregularidad en el proceso formal, como la falta de firmas o fechas o la validación de un notario, el testamento no se aceptará como válido.
  • Otorgamiento en favor de una persona no identificada: todos los herederos deben poder identificarse con claridad para que estos puedan beneficiarse del reparto del caudal hereditario. ​
Mostrar comentarios