Lunes, 16.09.2019 - 17:40 h
Informe dirigido a inversores internacionales

Cataluña tiene que devolver al Estado casi 40.000 millones durante esta legislatura

La Generalitat acumula 79.218 millones de deuda hasta el año 2041. El clima de inestabilidad se complicará tras la sentencia del 'procés' en otoño.

Cataluña tiene que devolver al Estado casi 40.000 millones durante esta legislatura

La Generalitat de Cataluña tiene que devolver al Estado en torno a 40.000 millones de euros correspondientes a vencimientos de deuda a lo largo de los próximos cuatro años. Según se recoge en el último informe del Govern remitido a inversores internacionales, hasta 2023, año en el que debería finalizar la presente legislatura -siempre y cuando no se terminen celebrando las segundas elecciones el 10 de noviembre-, el Govern que ahora preside Quim Torra deberá amortizar pagos a Hacienda a un ritmo de casi 10.000 millones anuales. Todo ello como consecuencia de la financiación especial que recibió a través de los mecanismos de liquidez.

58.986 millones de euros. Es la cifra correspondiente a vencimientos de deuda con el Estado que la Generalitat deberá afrontar hasta el año 2041, según se puede leer en el mismo documento que ha elaborado el Departamento de Vicepresidencia y de Economía y Hacienda catalán. Esta situación indica que Cataluña mantiene todavía una fuerte dependencia de las finanzas españolas y que, además, se prolongará durante los próximos años y décadas. O dicho con otras palabras: Cataluña ha recibido una ayuda vital de España a través de dichos mecanismos de liquidez (Fondo de Liquidez Autonómica, Mecanismo de financiación para el pago a proveedores y Fondo Social, principalmente).

En conclusión, sin esta ayuda del Estado, como repitió por activa y por pasiva el anterior Gobierno de Mariano Rajoy, la comunidad catalana estaría quebrada. Esos 58.986 millones de deuda con Hacienda se corresponden, por cierto, con el 74,5% de la deuda total de Cataluña, que asciende a 79.218 millones hasta el año 2041, incluida la de la administración autonómica (72.364 millones) y la de sus entidades dependientes (6.854 millones). Hay que recordar que el año pasado la deuda pendiente total ascendía a 78.506 millones de euros (57.513 millones, el 73,3% se correspondían con aportaciones realizadas por los mecanismos de liquidez estatales).

Estas abultadas cantidades económicas que Cataluña tendrá que devolver al Estado coinciden con un periodo político de gran inestabilidad y en el que los partidos catalanes se antojan decisivos a la hora de garantizar la gobernabilidad del futuro Ejecutivo. Además, a partir del próximo otoño tanto en La Moncloa como en el Palau de la Generalitat prevén que las relaciones se compliquen aún más como consecuencia de la sentencia del 'procés'. El Gobierno de Quim Torra aún no ha concretado cómo será su respuesta, si bien no ha descartado volver a recurrir a la vía unilateral. Además, la posibilidad de unas nuevas elecciones se encuentra sobre la mesa. 

Cataluña necesita financieramente a España

Cataluña intenta reducir año tras año su deuda financiera, pero aún tiene que afrontar importantes pagos. Solo en lo que queda de este año la Generalitat tendrá que devolver 2.499 millones (2.232 millones al Estado), siempre según el mismo documente elaborado por el equipo que dirige Pere Aragonès. Este mismo mes de julio, que está a punto de finalizar, deberá efectuar la mayor amortización -1.015 millones- y en octubre, 864 millones. En total, a lo largo de este 2019, Cataluña va a tener que desembolsar 8.047 millones de euros en concepto de deuda, frente a los 9.373 millones que retornó en 2018. 

La mayoría de esos 8.047 millones se corresponden con la deuda pendiente de la Generalitat con el Estado español. En total son 7.225 millones que se reparten de la siguiente forma: la mayor devolución -6.713 millones- se debe a la inyección que recibió la Cataluña del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), el Fondo de Pagos a Proveedores y el Fondo Social. A ellos hay que añadir 296 millones en préstamos internacionales y 216 de créditos de entidades financieras españolas.

Sánchez y Torra
Sánchez y Torra durante su reunión del año pasado en Pedralbes / Europa Press

Aún hay más. A esos 7.225 millones hay que sumar otros 455 millones de deuda acumulada por las entidades dependientes de la Generalitat, otro gasto de 367 millones para asumir necesidades no financieras y 242 millones que se corresponden con los ajustes que debe hacer el Govern para cumplir el objetivo de déficit del 0,1% para el año. Y, por último, 125 millones tienen que ver con la devolución de las liquidaciones negativas de 2008 y 2009. 

La 'sangría' de millones se acumula. Y es que a lo largo de 2018 la Generalitat tuvo que devolver 7.884 millones de euros. De ellos, 5.454 fueron a parar al Estado, 310 a bancos extranjeros y 397 a entidades financieras nacionales. Si se suman a las necesidades no financieras y la deuda de las entidades dependientes, el desembolsó total durante el pasado año ascendió a 9.373 millones.

Estas cifras podrían ser más abultadas aún. Sin embargo, en septiembre de 2018 el Ejecutivo de Pedro Sánchez tuvo un gesto con Torra y llegó a un acuerdo con la Generalitat para refinanciar una parte de la deuda catalana a corto plazo y convertirla en deuda a largo por importe de 2.763 millones de euros (también se saldó una deuda de 1.459 millones). Fue un intento de distensión con un Govern y nos partidos independentistas que, sin embargo, no cesaron en sus reivindicaciones rupturistas. Incluso tumbaron los Presupuestos Generales del Estado 2019 y provocaron el adelanto electoral.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios