Observatorio regional de BBVA Research

Cataluña pierde atractivo turístico pese a rebajar los precios hoteleros desde el 1-O

La entidad señala como riesgos para la economía española la incertidumbre en torno a la aprobación de los Presupuestos y el ciclo electoral. 

Fotografía Hotel W de Barcelona
Fotografía Hotel W de Barcelona / Hotel W

Cataluña es el destino español favorito de los turistas internacionales, pues concentra nada menos que una cuarta parte de las visitas de extranjeros a nuestro país, según reflejan los datos del INE. El sector representa en torno a un 12% de su PIB, por lo que no es de extrañar que el frenazo que ha sufrido a nivel nacional afecte en especial a esta comunidad autónoma. La región no levanta cabeza y sigue perdiendo atractivo, a pesar de ser la que más ha rebajado los precios hoteleros en el último año, tras la tensión generada por la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre y la sensación de inseguridad que generaron en el extranjero por los fatídicos atentados en Barcelona y Cambrils.

Así se desprende del último observatorio regional de BBVA Research, donde Cataluña 'se cae' de las comunidades autónomas que más tiran del PIB nacional, como ya adelantaba la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) hace unos días. La región pasa de crecer muy por encima de la media nacional en 2015, 2016 y 2017 a hacerlo una décima por debajo en 2018 (un 2,5%, frente al 2,6% de España) y otra el año que viene (el 2,3%, mientras el país avanza un 2,4%).

La entidad, no obstante, apenas rebaja su previsión para Cataluña en una décima para este año, debido a un "repunte del consumo privado, posiblemente ligado al impulso fiscal", como es el caso de la Comunidad de Madrid, "menos afectada por el recorte turístico y del gasto doméstico, que seguirá despuntando como región líder en 2018", gracias a un crecimiento del PIB del 3,2%, muy superior a la media de todas las comunidades autónomas.

Con todo, los servicios de análisis de BBVA observan que el sector turístico catalán "se ha visto adicionalmente afectado por el freno del principal mercado de origen (el francés) y su reorientación hacia otros destinos más competitivos, además de por la tensión política". Así, concluye que Cataluña es la comunidad que muestra una mayor corrección de los precios hoteleros en el último año, y pese a ello, las pernoctaciones continuaron cayendo en el tercer trimestre". También a pesar de que el propio Gobierno ha lanzado un plan especial para reforzar la promoción en el exterior de Cataluña como destino turístico, según avanzó la ministra Reyes Maroto. 

No es la única comunidad autónoma afectada por el estallido de la burbuja turísticque llevó a nuestro país a batir todos los récords en llegadas en los últimos años. En general, el informe del banco es más pesimista respecto a las zonas de playa, especialmente en el Mediterráneo y las comunidades insulares. Pero, más allá, rebaja sus previsiones para este año en todas las comunidades autónomas. 

Entre las autonomías que mostrarán un mejor comportamiento, además de Madrid, un grupo formado por Murcia, Aragón, Galicia y Cantabria, todas ellas con un alza del PIB del 2,8%, liderarán el crecimiento de la economía española en 2018. También la Comunidad Valenciana, con un aumento del 2,7%, se situará por encima del promedio nacional.

Además del turismo, el observatorio afirma que el menor dinamismo de las exportaciones de bienes y el consumo durante el primer semestre están lastrando el avance del conjunto del país. Así, el crecimiento continúa desplazándose hacia comunidades del norte y el noroeste.

Según el economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso, en las regiones que crecerán por encima de la media las exportaciones de bienes y el turismo nacional muestran un comportamiento algo mejor que en el conjunto del país. De cara a 2019, el Servicio de Estudios de BBVA espera que España crezca un 2,4% y contempla que el crecimiento seguirá desplazándose hacia el oeste, lo que facilitará la convergencia del PIB per cápita.

Con la mirada puesta en el año que viene, BBVA apunta que la continuidad de la recuperación a nivel mundial, así como el sesgo expansivo de la política monetaria, seguirán apoyando el crecimiento de las exportaciones de bienes, lo que beneficiará en mayor medida a comunidades como Asturias, Galicia, Navarra o País Vasco, según indica Miguel Cardoso.

Sin embargo, este escenario no está exento de "riesgos". En su opinión, la recuperación de los mercados competidores añade presión sobre el turismo, mientras que el precio del petróleo podría contribuir a la desaceleración de las economías regionales.

Además, las tensiones generadas en el exterior podrían impactar sobre aquellas comunidades con mayor potencial exportador, como es el caso de la política arancelaria de Estados Unidos, la tensión entre la Comisión Europea e Italia, o el Brexit, que añaden incertidumbre a tener en cuenta para el crecimiento de España.

A nivel doméstico, los expertos de la entidad afirman que la incertidumbre sobre la política económica se mantiene elevada en algunas comunidades, en particular en Cataluña, así como en el conjunto del país. "La falta de consenso sobre las medidas que son necesarias para reducir los desequilibrios que todavía enfrente la economía podría ralentizar el avance del consumo y de la inversión", advierte.

En concreto, el documento expone que "las dificultades para la aprobación de los Presupuestos del Estado para 2019 ponen en duda la aplicación de las reformas necesarias para incrementar la productividad o la continuidad del tono expansivo de la política fiscal". Además, "la convocatoria electoral en el próximo año podría estar implicando un cierto adelantamiento de gasto público a 2018".

En el ámbito de Cataluña, el documento concreta que "los efectos de eventos como los atentados terroristas o la tensión relacionada con el entorno político, comienzan a trasladarse a una desaceleración de la economía, que progresivamente va perdiendo su posición de liderazgo en el crecimiento regional".

Ahora en Portada 

Comentarios