Jueves, 24.01.2019 - 14:42 h
Asturias y País Vasco, las que más destinan

Cataluña y Andalucía comparten penas: son las que menos gastan en su sanidad

Son las dos únicas comunidades que todavía no han recuperado el gasto por habitante que alcanzaron en el momento máximo antes de la crisis. 

Que el mapa de la sanidad en España deja disparidades de todo tipo es algo que denuncian a menudo las propias administraciones responsables de su gestión, las comunidades autónomas, como uno de los estandartes en su reclamación de una mejora de la financiación. Que la crisis que se desató a partir del año 2011 con toda su virulencia dejó muy tocado al sistema de salud es otra evidencia. Pero cómo han abordado cada uno de los gobiernos la recuperación ya es menos conocido.

Y en el balance de este año 2019, tras cinco años completos de crecimiento económico, es que hay que hay dos autonomías especialmente señaladas: Cataluña y Andalucía. Son las únicas que, a día de hoy, destinan menos dinero a su salud que en el arranque de la recesión... pero también son ahora mismo las dos que menos destinan (Andalucía era la cuarta peor hace ocho años y Cataluña, la sexta, pero muy cerca de la media nacional). Ahora, la región sureña es la peor y la del noreste, la segunda por la cola. El podio de las tres peores lo cierra Madrid, que en 2010 era la penúltima, solo superada en menos gasto por Baleares. Ahora, las islas están incluso por encima de la media nacional. 

Cataluña y Andalucía, por tanto, continúan presentando un presupuesto sanitario per cápita inferior al del año 2010, ejercicio que tuvo las cifras más elevadas antes de que la crisis económica obligara a acometer ajustes, según informa la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública y ha recogido Efe.

En un comunicado, la federación ha analizado los presupuestos sanitarios para 2019 y considera "preocupante" que siete comunidades hayan comenzado el año prorrogando los Presupuestos del año anterior, algo que, salvo el caso de Andalucía, que ha tenido elecciones, atribuye en parte al bloqueo de la modificación del techo de gasto. De las otras diez que los han presentado, excepto en Cantabria, que se mantiene prácticamente igual, en todas se registra un aumento sobre los de 2018, y en todas ellas se superan los de 2010, que fue el momento de mayores presupuestos per cápita destinados a la sanidad pública.

La oportunidad, sin embargo, queda en manos del Parlamento andaluz. No en vano, a poco que se hubiera incrementado el gasto previsto de haber existido unas cuentas regionales de 2019, es bastante probable que la cifra de gasto medio de 2019 hubiera superado la de 2010, ya que los 1166,39 euros presupuestados para este año son apenas 14 euros más que lo destinado en el año 2010. Y con un poco más de esfuerzo, con otros 12 euros por persona, dejaría a Cataluña de farolillo rojo.  

El resultado es un aumento global del 2,91% sobre 2018, apunta la federación, que indica que Asturias se ha convertido en la que tiene el mayor, quitándole ese honor al País Vasco (que baja al segundo puesto). La diferencia entre el máximo y el mínimo entre autonomías sigue siendo muy importante (551,1 euros por habitante y año) lo que hace casi imposible que se den las mismas prestaciones con igual nivel de calidad, denuncia la nota. En total, y sumando a todas las autonomías, el gasto sanitario por español ascenderá en 2019 a 1.444,42 euros (siempre según los Presupuestos que han llevado cada una de las autonomías) frente a los 1.343,95 del ejercicio de 2010.

También señala el organismo que el gasto farmacéutico no ha parado de incrementarse de 2014 a 2017 (14% en tres años), a lo que suma el 5,1% interanual en octubre de 2018, tanto el hospitalario -que lo ha hecho casi el 23%-, como el de recetas, con lo que el presupuesto disponible para asistencia sanitaria ha disminuido globalmente. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios