Miércoles, 16.10.2019 - 17:30 h
El más importante del oeste de Libia

Cerrado por un sabotaje el yacimiento de Al Sharara, explotado por Repsol y Total

Este campo y el vecino de Al Fil, que tienen una capacidad de producción de unos 300.000 barriles diarios a pleno rendimiento, es objeto de ataques.

Imagen de instalación de Repsol en Libia
Imagen de una instalación de Repsol en Libia. / Repsol

La Compañía nacional libia de Petróleo (NOC) cerró este sábado la producción en el yacimiento de Al Sharara, el más importante del oeste de Libia y que explotan entre otras la francesa Total y la española Repsol. En un comunicado, la empresa libia explicó que el cierre se debe a un posible sabotaje de válvula cerrada en el área de Hamada y que se ha abierto una investigación para conocer y solucionar el problema.

El yacimiento de Sharara y el vecino de Al Fil, que tienen una capacidad total de producción de unos 300.000 barriles de petróleo diarios a pleno rendimiento, es objeto de forma regular de ataques por parte de milicias afincadas a lo largo de su recorrido que buscan forzar negociaciones con el Gobierno.

Gran parte de la tubería, esencial para el suministro energético de este del país y de la capital, está controlada desde el pasado febrero por las tropas del mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del país.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los heterogéneos grupos rebeldes sobre la larga dictadura de Al Gadafi. En la actualidad tiene dos gobiernos, uno en el este tutelado por el controvertido mariscal Jalifa Hafter, que domina cerca del 70 por ciento del territorio nacional, y otro llamado de Acuerdo Nacional (GNA), cuya autoridad se reduce a Trípoli y está sostenido por la ONU.

De la división sacan beneficios numerosas milicias y grupos mafiosos dedicados al contrabando de armas, alimentos, combustible y personas, verdadero motor de la destruida economía nacional.

Ahora en Portada 

Comentarios