Domingo, 18.08.2019 - 05:40 h
Miedo a la ralentización global

China enciende otra alarma: cae la venta de coches por primera vez en 29 años

El año cierra con un recorte de casi un 6% de los automóviles comprados, lo que supone la primera bajada desde el año 1990.

Cameron impulsa en Pekín una mayor presencia de coches británicos en China
China emite otra señal de alarma: cae la venta de coches después de tres décadas. / L.I.

La sombra de un frenazo en la economía mundial se extiende al lejano oriente. Y no, esta vez no se trata de la eternizada guerra comercial entre Estados Unidos y China y sus consecuencias para el resto del planeta. Los problemas se le acumulan a la potencia asiática en su propia casa. Para muestra, un dato más que histórico en un indicador clave en el consumo de todo país: las ventas de coches en China cayeron un 5,8% en el 2018 hasta los 22,35 millones de vehículos vendidos, lo que constituye la primera caída interanual en ventas desde el año 1990, según informa el diario oficial China Daily.

En diciembre del pasado año se vendieron 2,22 millones de coches en el país asiático, una bajada del 19,3% respecto al mismo período del año anterior, convirtiéndose así en el séptimo mes consecutivo de descenso en el 2018, según el rotativo. "La situación ha resultado ser más grave de lo que habíamos imaginado", afirmó el secretario general de la Asociación China de Automóviles para Pasajeros, Cui Dongshu.

Según el ejecutivo, entre las principales causas de este descenso se encuentran la desaceleración económica de China, el alza en los precios de la vivienda y las fluctuaciones en el mercado de valores, unos factores que han terminado por "debilitar la confianza de los clientes". Entre las marcas más perjudicadas se encuentran General Motors, con una caída del 9,9% con respecto al 2017; o SAIC Motor -el mayor fabricante de vehículos de China-, cuyas ventas crecieron apenas un 1,75% en comparación al incremento del 6,8% que experimentó en el 2017.

Con todo, la firma china Geely sí ha mejorado sus números y se ha convertido en la marca que más ha crecido en el país asiático con un aumento del 20% con respecto al 2017, aunque no ha alcanzado su objetivo inicial por un 5%, informa Efe. En este sentido, Cui señaló que la competencia hará que las marcas, tanto nacionales como extranjeras, ofrezcan unos productos más adecuados para el consumidor chino, y añadió que la venta conjunta de vehículos comerciales y de pasajeros "superará los 40 millones" a largo plazo.

Asimismo, el empresario considera que el mercado "ha tocado fondo" en el 2018 y que empezará a crecer a lo largo de este año gracias a los aranceles reducidos para los vehículos importados desde Estados Unidos y a los esfuerzos de los fabricantes chinos por reducir su inventario desde el segundo semestre del año pasado. "Será (un crecimiento) positivo, al menos del 1% en el 2019. China ya ha dicho que está planeando ofrecer algunos estímulos para promover las compras de vehículos, lo que constituirá un nuevo impulso", sentenció Cui. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios