China planea construir hasta 40 centrales más pese a la sombra de Fukushima

  • La desconfianza mundial en la energía nuclear causada por la crisis sufrida en Fukushima no frena el avance del sector en China, un país que cuenta con 14 centrales en funcionamiento y otras 26 en construcción, y que se encuentra a la espera de aprobar la creación de hasta 40 plantas más.

Tamara Gil

Pekín, 3 abr.- La desconfianza mundial en la energía nuclear causada por la crisis sufrida en Fukushima no frena el avance del sector en China, un país que cuenta con 14 centrales en funcionamiento y otras 26 en construcción, y que se encuentra a la espera de aprobar la creación de hasta 40 plantas más.

El auge de la energía nuclear en el país es evidente en la actual Feria Nuclear de China 2012 (NIC, en sus siglas en inglés), inaugurada hoy en el nuevo Centro de Congresos de Pekín y que reúne a 200 empresas del sector procedentes de más de cuarenta países hasta el próximo viernes 6 de abril.

"Después de Fukushima, seguimos apostando por la energía nuclear, aunque tomando el doble de prudencias y de controles", señaló el presidente de la Cooperación Nacional Nuclear de China (CNNC), Sun Qin, durante su intervención en la apertura de la Feria, que se ha consolidado como el evento más grande del sector en el mundo.

El objetivo del país asiático es conseguir tener ya construidas, al menos, 60 centrales en 2020, entre las que se encuentran las 14 plantas ya en pie y las 26 en construcción, aunque el número total podría alcanzar las 80, según manifestaron a Efe fuentes del sector.

Para ello, China deberá aprobar la construcción de cuarenta plantas más de aquí a 2020, si bien ahora se está a la espera de que se apruebe una nueva ley de seguridad nuclear, así como el plan de seguridad del sector.

Tras el terremoto de Japón, China paralizó momentáneamente su programa nuclear, considerado el de mayor crecimiento del mundo, para comprobar, regular y revisar sus previsiones e incrementar la seguridad de sus centrales.

En unos casos apoyado por la tecnología de otros países y, en otros, en solitario, China tarda en construir aproximadamente cinco años en construir una planta, un ritmo de construcción más rápido que el de otros países.

Ello se debe a que la mayoría de plantas chinas siguen el diseño de otras ya construidas por otras naciones, y por la mayor cantidad de mano de obra.

Para tener en operación de 60 a 80 plantas nucleares en 2020, y dado que ahora hay activas 14 y 26 están en construcción, China tendría que aprobar durante los años 2012 a 2015 -ambos inclusive- de 5 a 10 plantas por año.

La ambición de las autoridades chinas y de la industria es poder llegar al máximo de diez nucleares por ejercicio.

Tras extremar las prudencias en este sector, el gigante asiático sigue apostando fuerte por la energía atómica y por promover el desarrollo sostenible de la misma, según pusieron de manifiesto fuentes oficiales chinas durante la Cumbre de Seguridad Nuclear celebrada la semana pasada en Seúl.

El evento que comienza hoy en Pekín reúne a gigantes internacionales del sector como la empresa norteamericana Westinghouse o la francesa Areva, además de contar con una fuerte presencia española que, bajo el paraguas del Foro Nuclear español, ha acudido con el objetivo de aumentar más su presencia en el país.

En un espacio de 3.000 metros cuadrados, cada firma presente en la feria descubre sus últimas tecnologías y busca cerrar acuerdos en el "país en el que hay que estar", según responsables de la delegación española.

China hoy es el foco de las miradas para muchos sectores, y "en el nuclear, no es menos", coincidieron varios representantes empresariales presentes en la feria.

Mostrar comentarios