La generosidad del sistema público de pensiones

El 'chollo' de las pensiones públicas: devuelven hasta cuatro veces lo cotizado

Un estudio del Banco de España estima que la rentabilidad media anual que ofrece el sistema es del 3,5% y que los pensionistas reciben 1,74 euros por cada euro cotizado.

Si se cotizó en dos regímenes como el de autónomos y asalariados el cálculo de la pensión es diferente.
Banco de España estima que los pensionistas reciben 1,74 euros por cada euro cotizado.
Canva.

Entregar a la Seguridad Social una parte de la nómina mensual para generar derechos que luego se disfrutarán cuando llegue el momento de la jubilación es una de las decisiones de inversión más rentables que puede realizar un trabajador en España. Así lo apunta un artículo publicado este martes por el Banco de España, que concluye que la rentabilidad media anual que ofrece el sistema público de pensiones es del 3,5% y que de media los españoles reciben 1,74 euros por cada euro que cotizan para su jubilación, a partir de un modelo dinámico que mide esos rendimientos en función del valor en que exceden la evolución acumulada del PIB real en los años durante los que se ha cotizado. No parece un mal negocio, especialmente si se tiene en cuenta que el informe señala que hay cohortes de pensionistas que llegan a percibir hasta 3,86 euros por cada euro aportado, es decir, que casi llegan a multiplicar por cuatro la aportación realizada en su día para su jubilación.

El informe subraya que los umbrales de rentabilidad son no obstante bien diferentes según una serie de situaciones. De hecho, pese a que la media de lo que el sistema devuelve a sus cotizantes es de 1,74 euros, la situación más habitual es que el pensionista perciba 1,54 euros por cada euro aportado. La situación que mejor retribuye el sistema según esta perspectiva es la jubilación ordinaria, es decir, la que se produce en el momento en que se alcanza la edad legal de jubilación: 65 años, si tienes más de 37 años cotizados; y 65 años y 10 meses, si tienes menos de 37 años cotizados, según los valores vigentes en este año 2020. En esos casos, la aportación realizada por los trabajadores a lo largo de su vida laboral se duplica y perciben de media dos euros (2,03) por cada euro aportado.

Anticipar la jubilación unos meses antes de la edad legal está penalizado por la ley y reduce de media a 1,39 euros por euro aportado el rendimiento de las cotizaciones realizadas. Prolongar la vida laboral, ya sea con una jornada parcial o a jornada completa no tiene efectos positivos significativos sobre este indicador, ya que los que compatibilizan la pensión con el mantenimiento de un actividad reducida perciben de media 1,89 euros por euro aportado y los que continúan trabajando a jornada completa obtienen 1,74 euros por cada euro entregado a la Seguridad Social.

Los investigadores del Banco de España resaltan que a la luz de los datos obtenidos en su investigación el sistema público de pensiones ni penaliza de manera suficiente la jubilación anticipada ni estimula la prolongación de la actividad laboral más allá de la edad legal de jubilación...al menos desde el punto de vista de las ventajas o desventajas en términos de rentabilidad económico que se derivan de cualquiera de esas dos decisiones. En este sentido, el informe destaca que "la rentabilidad máxima la obtendría al jubilarse a la edad legal de 65 años. Si el trabajador pospusiese uno o dos años su edad de jubilación, si bien obtendría una pensión de mayor cuantía - por la bonificación asociada a posponer la jubilación-, la recibiría durante un período de tiempo esperado más corto, por lo que la rentabilidad no aumentaría con respecto a la jubilación a la edad legal".

Puesto en cifras, las personas que se jubilan al cumplir la edad legal de jubilación obtienen una tasa de rentabilidad anual media del 4,11% sobre las aportaciones realizadas a la Seguridad Social, que se sitúa holgadamente por encima de la que consiguen las personas que deciden prolongar unos meses o unos años más su vida laboral bien por una decisión personal o bien porque quieren beneficiarse de los incentivos legales para retrasar el momento de la jubilación. En ese caso, la rentabilidad obtenida por cada euro aportado se queda en el 3,9% en el caso de los que han decidido programar una jubilación progresiva y en el 3,69%, en el de los que han decidido continuar trabajando unos años más. Es decir, éstos obtienen una pensión mayor de la que habrían obtenido en un primer momento, pero una rentabilidad menor sobre las aportaciones realizadas porque percibirán un volumen de prestaciones inferior a los que se han jubilado antes. 

Aquí, la casuística es también muy variada, hasta el punto que según los investigadores del Banco de España hay perfiles de pensionistas - especialmente los que se han movido en una base de cotización más elevada- para los que la decisión más rentable sería anticipar su jubilación si de lo que se trata es de obtener la mayor rentabilidad financiera a las aportaciones realizadas. En el segmento de pensionistas con rentas más altas, la rentabilidad que ofrece el sistema es mayor si se anticipa la jubilación que si se decide prolongar la vida laboral durante dos o tres años más...Según el informe elaborado por los investigadores del Departamento de Economía y Estadística del Banco de España, sólo en los tramos de trabajadores de rentas más bajas la decisión de prolongar la vida laboral unos años más rinde ventajas significativas.

El informe ilustra la progresividad del sistema público de pensiones. La rentabilidad media de las aportaciones realizadas para el segmento de rentas más bajas ronda el 6,5% en tanto que cae al 1,7% para las rentas más altas, cuyas prestaciones están topadas por ley. El fenómeno también se ve de forma clara si se mira a lo que el sistema devuelve por cada euro aportado, mientras que el segmento de rentas más modestas pueden llegar a percibir cerca de cuatro euros por cada euro aportado (3,86 euros), en el caso de las rentas más altas se produce una aportación neta al sistema (0,95 euros por cada euro cotizado).

Mostrar comentarios