Viernes, 19.10.2018 - 05:29 h
El Gobierno aprobará las cuentas el día 23

Ciudadanos desvela que Montoro llamó a Villegas para empezar a negociar los PGE

El partido naranja pone dos condiciones: que el PP aparte a la senadora Pilar Barreiro y la equiparación a policías y guardias civiles.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro

Arranca la negociación para intentar aprobar los Presupuestos Generales del Estado de 2018. O, mejor dicho, se retoma. Fuentes de Ciudadanos desvelan que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, descolgó el teléfono y marcó el móvil del secretario general de la formación naranja, José Manuel Villegas, para emplazar a sus socios de investidura a volver a sentarse a hablar de lo que el Gobierno ha calificado como "las cuentas de la recuperación". La llamada se produjo hace ya dos semanas. Los contactos llevan parados desde antes del 1-O pero el Ejecutivo ha cambiado de actitud en los últimos días y ha anunciado que llevará el proyecto de ley al Consejo de Ministros del próximo 23 de marzo.

Las mismas fuentes aseguran que la respuesta que el número dos de Cs ofreció al titular de Hacienda fue que ya conocía las condiciones de su partido para dar el 'sí' a unos PGE que también necesitan el apoyo del PNV. El partido naranja pone dos premisas: que el PP aparte a la senadora Pilar Barreiro, imputada en el caso Púnica por cinco presuntos delitos, y que se apruebe la equiparación salarial de Policía y Guardia Civil con los cuerpos autonómicos. Añaden que la conversación telefónica no duró muchos minutos y que el ministro no quiso comprometerse a cumplir ambos acuerdos. Dan por seguro que los populares cederán finalmente con Barreiro como ya hicieron en 2017 con el presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez.

Con esta llamada de Montoro se reanuda una negociación presupuestaria que ya está avanzada. PP y Cs cerraron el pasado mes de septiembre un principio de acuerdo para aprobar la cuentas de 2018, un proyecto de ley que estaba incluso redactado y que el Gobierno iba a presentar en Consejo de Ministros a finales de ese mes de septiembre. Sin embargo, el referéndum del 1-O en Cataluña paralizó cualquier negociación: hace falta al PNV y el partido vasco anunció que no iba a apoyar al Ejecutivo con el desafío independentista en marcha.

En ese acuerdo, Cs arrancó al PP hasta 8.300 millones de euros en partidas concretas. Por ejemplo, la rebaja del Impuesto para la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para mileuristas, familias numerosas y quienes tienen a cargo ancianos o personas con discapacidad. También se incluía la rebaja del IVA al cine, el aumento del permiso de paternidad a cinco semanas, la citada equiparación de sueldos de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la subida salarial a funcionarios, ayudas de guardería para familias con hijos de cero a tres años y un impulso al Corredor Mediterráneo con inversiones concretas. En esos Presupuestos también se contemplaba el complemento salarial de 430 euros para jóvenes. 

En el equipo de Rivera aseguran que si en estos PGE se refleja lo que pactaron en su día los apoyarán. Esperan, por tanto, que esa rebaja del IRPF a las personas con rentas más bajas esté incluida en el proyecto de ley de Presupuestos. Lo dijo el propio Rivera hace unos días: "Hay una bajada de IRPF, que hablan muy poquito de ella, pero que tiene que estar incorporada en los presupuestos, si no hay bajada de IRPF para los mileuristas, para los que peor lo pasan, tampoco los apoyaremos". Y añadió: si el PP "cumple lo pactado, Cs dará luz verde a los presupuestos y la legislatura podrá continuar; si no, el PP se quedará solo y a la deriva, y creo que el señor Rajoy tiene que tomar una decisión, más allá de las encuestas, de los nervios, de la corrupción, por eso le pido a Rajoy que piense más en España y menos en los problemas del PP".

Un cambio de actitud del Gobierno en una semana

El Gobierno ha cambiado radicalmente de actitud en apenas una semana en lo que a los Presupuestos de 2018 se refiere. Hace diez días Moncloa transmitía su intención de no presentar las cuentas y filtraba que "se puede gobernar 150 años con los presupuestos prorrogados", a base de real decreto aprobado en Consejo de Ministros. Recordaban que en la Constitución no se estipula un tiempo límite para aplicar el presupuesto anterior si no se aprueba el del año en curso. Y Cs respondió que bloquearía esta estrategia de gobernar a base de decretos.

Sin embargo, a finales de la semana pasada hubo un giro de 180 grados y el propio Rajoy confirmó en una entrevista en 'El Programa de Ana Rosa' que el Consejo de Ministros aprobaría el proyecto de ley el próximo 23 de marzo, unos días antes del parón de Semana Santa. Con ese calendario, y si se resuelve la investidura, habría tiempo suficiente para sacar adelante las cuentas del curso presente, siempre que se resuelva la gobernabilidad en Cataluña y el PNV opte finalmente por dar el sí. Con esos apoyos Rajoy se garantizaría la gobernabilidad hasta 2020, ya que podría prorrogar en 2019 los Presupuestos 2018 y convocar elecciones un año más tarde.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios