Rebaja en la tarifa

Quién gana con la nueva factura de la luz: clientes que ahorrarán hasta 21 €

Hasta 16 millones de hogares podrán pagar menos cada año con el nuevo sistema eléctrico, mientras que aquellos que tengan contratada la discriminación horaria verán un incremento en el recibo de 34,47 euros.

Bombilla con luz.
Bombilla con luz.
©[Natali Mis] a través de Canva.com

La factura de la luz cambiará a partir del 1 de junio. Los hogares pasarán a pagar en función de tres tamos horarios establecidos, conocidos como punta, llano y valle. Por tanto, con este nuevo sistema los consumidores verán variaciones en su recibo mensual dependiendo del uso que hagan de la electricidad.

De hecho, el tramo más caro coincidirá con momentos clave del día como la preparación de las comidas y cenas. Por este motivo los usuarios tendrán que cambiar algunas de sus costumbres y adaptarse a los periodos más baratos si quieren pagar menos.

Esta normativa se une a los objetivos de la nueva Ley de Cambio Climático que pretenden que España alcance la neutralización de emisiones de carbono en 2050.

Diferencias entre las tarifas

Según un informe realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) este nuevo sistema podría suponer una rebaja para más de 16 millones de hogares que no tengan contratada la discriminación horaria. Es decir, quienes estén acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor tendrán una mayor capacidad de decisión. Por tanto, los consumidores medios con tarifas 2.0A podrán ver un ahorro de hasta 21,16 euros de media al año.

Sin embargo, aquellos que tuviesen un contrato con el mercado libre con discriminación horaria activada, podrán sufrir un incremento de 34,47 euros. Un cliente medio con una tarifa de 2.0A DH pagará aproximadamente 3 euros más al mes, perdiendo las ventajas que tenía hasta el momento.

Cambio de hábitos

Los más beneficiados con esta factura serán las empresas y los hogares que tengan contratada una potencia de entre 10 y 15 kW. Desde la OCU recomiendan a los clientes que adapten sus hábitos a los nuevos horarios y deriven las tareas más demandantes de energía al fin de semana.

Además, también invitan a revisar la tarifa contratada para adaptarla al tipo de consumo diario, reduciéndola en las horas punta y aumentándola en los periodos llanos y valle. El nuevo recibo busca simplificar el funcionamiento del mismo y ser más transparente para los consumidores.

Mostrar comentarios