Miércoles, 01.04.2020 - 11:51 h
Entiende que perjudica a la competencia

La CNMC pone en cuestión la política de descuentos a grandes clientes de Correos

Competencia valora las mejoras de gestión y la subida de las tarifas del operador postal, pero cuestiona que continúe realizando servicios a pérdidas.

Foto oficina de Correos / Correos
Competencia cuestiona la política de descuentos de Correos a grandes clientes / Correos

Enviar una carta a través de Correos no tiene el mismo coste para todo el mundo. Los particulares que quieren realizar un envío ya sea éste ordinario o certificado abonan el coste íntegro de la tarifa de franqueo establecida por el operador postal público, en tanto que los grandes clientes, administraciones públicas o empresas privadas, que programas envíos masivos a sus clientes, contribuyentes o socios disfrutan de descuentos que rondan entre el 50% y el 60% del coste del envío, según ha puesto de manifiesto la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia en su preceptivo informe sobre las tarifas de Correos para el ejercicio de 2020. Competencia entiende que esta situación es insostenible y que debe corregirse de inmediato, en buena medida porque el operador postal público -en tanto que responsable del cumplimiento del denominado Servicio Postal Universal- recibe una retribución del Estado que le compensa por el coste de prestación de esos servicios.

El asunto no es nuevo y ya ha sido en el pasado objeto de observaciones por parte de Competencia, denuncias por parte de los competidores de Correos en el mercado postal y de paquetería e incluso expedientes por parte de la Comisión Europea, que sin ir más lejos desembocaron en una sanción millonaria al Estado español en el ejercicio de 2018. Todos estos actores afean al operador postal público que esté desarrollando una agresiva política de descuentos a grandes clientes en el listado de servicios enmarcados dentro del SPU, y que por tanto están subvencionados por el Estado, y se malician que Correos está aprovechando esta práctica para mejorar su capacidad de competir en aquellos sectores abiertos a la libre competencia.

El último informe de la CNMC echa leña al fuego de estas acusaciones al constatar que Correos está prestando determinados servicios a grandes clientes por debajo de coste y sugerir que el operador utiliza esta práctica para "retener (o recuperar) grandes clientes" y para obtener una posición de ventaja en el mercado.

Correos: "Hacer descuentos es inevitable"

Competencia, que en el caso de las tarifas de Correos únicamente emite una opinión y no tiene potestad para forzar un cambio en las mismas, valora pero no atiende a los argumentos esgrimidos por el operador postal que sostiene que su política de descuentos atiende a la capacidad de generar economías de escala y otro tipo de ahorros con esos grandes clientes que son imposibles de generar con los envíos de particulares, por su escaso volumen. 

La compañía sostiene, además, que ha introducido subidas en las tarifas que aplica a los grandes clientes, una política que el actual presidente, Juan Manuel Serrano, avanzó que continuaría en 2020 en la presentación de los resultados de 2019 de la compañía y que Competencia valora en su informe, si bien subraya también que esa subida es insuficiente para compensar el coste que genera la prestación de esos servicios. De hecho, la propuesta de tarifas para 2020 que acaba de informa Competencia establece subidas de entre el 1% y el 9% en la gama de productos postales y de paquetería que ofrece el operador estatal en su catálogo.

En este sentido, Correos recuerda a Competencia en sus alegaciones al informe que el postal es un mercado en franco retroceso, por la cantidad de alternativas que ofrece la tecnología, y que sostenerlo exige alguna política de incentivo. "La percepción de valor de los servicios postales

está muy deteriorada por la capacidad de los grandes clientes de acceder a formas de comunicación electrónica más económicas que la postal tradicional. En este contexto, la existencia de descuentos es inevitable de cara a gestionar de manera más eficiente los recursos dispuestos para el cumplimiento de las condiciones de prestación del SPU"

Competencia deja una pulla en su informe en uno de los flancos más sensibles para Correos, la retribución del Servicio Postal Universal, actualmente en cuestión por parte de Bruselas. Anima a replantearse el modelo actual de retribución al operador postal estatal por esta política de descuentos que se aplica a los grandes clientes e insta a establecer una política de control tarifario para controlar que no el servicio en ese segmento no se presta por debajo de coste.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING