Indemnización por fallecimiento o incapacidad

¿Cuánto tengo que pagar en impuestos a Hacienda por cobrar un seguro de vida?

El porcentaje de dinero a pagar a la Agencia Tributaria varía en función de quien es el beneficiario del seguro. 

Cambios en el ingreso minimo vital
Si fallece el tomador, los beneficiarios que reciban la indemnización deberán tributar por el impuesto de sucesiones.
Canva

No todas las personas que están suscritas a un seguro de vida tributan el mismo dinero. En primer lugar, el propio contratante del seguro tributa como rendimientos del capital mobiliario cuando es el beneficiario principal. Esto puede ocurrir ante una situación de incapacidad o gran invalidez. En estos casos, debe pagar 19% del capital percibido a Hacienda si es menor a 6.000 euros, 21% si está entre 6.000 y 50.000 euros y 23% si supera los 50.000 euros

El cálculo se realiza sobre la diferencia entre las primas pagadas en el ejercicio en que se recibe la prestación y la cantidad recibida. Además, la compañía aseguradora suele retener 21% sobre el rendimiento, y no se le aplican reducciones al rendimiento generado por la prima

Si el contratante lo cobra como rentas, tributará 21% si la cantidad es menor a 6.000 euros, 25% si se encuentra entre 6.000 y 24.000 euros y 27% si supera los 24.000 euros. En el caso de las rentas temporales, se le aplicará un porcentaje cada año que dependerá de la duración de la renta: 15% si es igual o inferior a cinco años; 16% si está entre cinco y diez años; 20% si está entre diez y 15 años y 25% si supera los 15 años. 

Para las rentas vitalicias inmediatas, el porcentaje anual dependerá de la edad del beneficiario cuando constituye la renta: si se hizo antes de los 40 años, el porcentaje considerado como rendimiento del capital mobiliario será de 40%; será de 35% si tenía entre 40 y 50 años; 28% si tenía entre 50 y 59 años; 24% si tenía entre 60 y 65 años; 20% si tenía entre 66 y 69 años, y 8% si superaban los 70 años. Si se difieren las rentas, se calcula el rendimiento de capital mobiliario de acuerdo a si son temporales o vitalicias y se incrementa en la rentabilidad obtenida hasta el momento en el que se constituya la renta.

¿Quién paga impuestos cuando fallece el contratante?

Si fallece el contratante, los beneficiarios que reciban la indemnización deberán tributar por el impuesto de sucesiones. Esto se debe a que se suma a la herencia, por lo que las cantidades dependen de su relación con el tomador. El devengo del impuesto se produce apenas fallece el asegurado.

Si se trata de un hijo menor de 21 años, la base imponible tendrá una reducción máxima de 47.858,59 euros, y una reducción adicional en la base imponible del 100% de la cantidad recibida con un límite de 9.195,49 euros. Los hijos mayores de 21, cónyuges o ascendientes pueden reducir su base imponible hasta en 15.956,87 euros e, igual que con la categoría anterior, la reducción adicional puede llegar al 100% si se trata de menos de 9.195,49 euros.

Si el beneficiario sufre de una minusvalía de entre 33 y 65%, puede tener una reducción adicional de 47.858, 59 euros o de 150.253,03 euros si su minusvalía supera el 65%. En cuanto a los autónomos, pueden deducir un máximo de 500 euros de las primas pagadas en el seguro de vida que cubra fallecimiento, invalidez permanente e incapacidad total.

En todos estos casos, la reducción será única por sujeto pasivo, aunque haya más de un seguro, y esta forma de pagar el impuesto se aplica cuando se recibe la cantidad total de la indemnización en una sola entrega. Hay ciertas variaciones entre las comunidades autónomas que pueden aumentar las reducciones a la base imponible hasta 100.000 euros (o más si se trata de menores de 21 años) e incluso una bonificación de hasta 75% sobre el impuesto.

Mostrar comentarios