Depósitos o cuentas

Cómo empezar a ahorrar: los productos con menos riesgo y mayor rentabilidad

En la actualidad, podemos encontrar productos de ahorro de bajo riesgo, tales como los depósitos bancarios, las cuentas de ahorro o las cuentas remuneradas. 

ahorrar dinero
Foto de archivo: ahorrar dinero
Canva

Cuando se busca ahorrar, lo más habitual es fijarse en aquellos productos con elevada rentabilidad, pero, como nos recuerdan los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com, ese rasgo no debe ser el único que decante nuestra elección, ya que debemos tomar en cuenta factores como la liquidez del producto, el plazo, el pago de intereses, si exige importe mínimo, la vinculación, cuestiones de seguridad y solvencia del banco o cuál es la cantidad máxima por remunerar.

En la actualidad, podemos encontrar productos de ahorro de bajo riesgo, tales como los depósitos bancarios, las cuentas de ahorro o las cuentas remuneradas. Cada uno de estos productos posee sus propias particularidades, las cuales se pueden adaptar mejor o peor a nuestras circunstancias.

Depósitos bancarios: rentabilidad garantizada

Entre los productos más seguros, los depósitos bancarios a plazo fijo acostumbran a ser los que tienen mayor remuneración. Un depósito bancario resulta un producto idóneo si lo que buscamos es obtener una rentabilidad garantizada y, además, podemos prescindir del dinero invertido durante el período contractual. Si bien es cierto que algunos admiten la cancelación anticipada, si recuperamos el dinero antes del vencimiento podríamos perder parte o la totalidad de los intereses generados a modo de penalización.

Si estamos convencidos de que los depósitos bancarios son nuestra elección, podemos encontrar dentro del mercado financiero español y extranjero ofertas rentables como el Depósito a 36 meses de WiZink al 1,30% TAE, con el pago de intereses trimestral, protegido por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de España y que puede ser nuestro mediante una inversión inicial de 5.000 euros. Otra de las mejores ofertas la podemos hallar en el Depósito a 1 año al 1,31% TAE de Facto, que requiere de una inversión inicial de 5.000 euros. Aunque este depósito se encuentra protegido por el FGD de Italia, este cubre hasta 100.000 euros por titular al igual que el español. Por otra parte, su pago de intereses es trimestral.

En cuanto a la oferta de depósitos extranjeros, gracias a la plataforma de ahorro Raisin podemos contratar desde España depósitos rentables como el Depósito a 3 años a 1,20% de Banca Progetto, que cuenta con la protección del FGD de Italia o el Depósito a 5 años al 1,30% TAE de CKV Bank, protegido por el FGD belga.

Cuentas remuneradas: ahorra a tu ritmo

Si nuestro objetivo es empezar a ahorrar desde cero y no disponemos de una gran base de dinero acumulada o no sabemos cuándo vamos a necesitar ese dinero, es probable que los depósitos a plazo fijo no sean nuestro producto, puesto que suelen requerir de una inversión inicial determinada y están pensados para mantener la inversión un tiempo concreto. Además, si queremos ahorrar poco a poco (hacer aportaciones regulares), los depósitos tampoco nos servirán, ya que solo admiten una única inversión inicial. 

En este caso, los expertos del comparador HelpMyCash aconsejan optar por una cuenta de ahorro o una cuenta remunerada. La ventaja principal de una cuenta de ahorro es que, además de ofrecer rentabilidad, no suelen tener comisiones y nos permite ahorrar a nuestro ritmo, pues muchas de ellas no exigen un importe mínimo, lo que las convierte en el producto de ahorro idóneo para aquellos que no dispongan de una base de ahorros inicial muy extensa.

Por otra parte, las cuentas de ahorro, en contraposición con los depósitos, no cuentan con una rentabilidad garantizada durante un tiempo concreto, es decir, que esta puede variar tanto al alza como a la baja siempre y cuando el banco nos avise con antelación.

Una oferta interesante es la Cuenta de Ahorro WiZink al 0,50% TAE, una cuenta online sin comisiones que no exige ingresos mínimos ni obligatorios y cuyos beneficios obtendremos de forma mensual.

Por su parte, las cuentas remuneradas mezclan la operativa de una cuenta corriente con la remuneración de las cuentas de ahorro, por lo que podemos emplear este tipo de cuenta tanto paro nuestros gastos del día a día (pues permiten domiciliar ingresos o recibos y dispone de tarjetas) como para ahorrar. Si buscamos cuentas de este tipo, Banco Mediolanum nos ofrece su Cuenta Evolución, una cuenta sin comisiones con hasta un 2% TIN de rentabilidad que, además, nos ofrece la devolución del 1% de los recibos domiciliados siempre y cuando tengamos un mínimo de tres recibos domiciliados al mes

Mostrar comentarios