Según Helpmycash

La clave para saber cuándo subrogar la hipoteca y ahorrar miles de euros

Cada vez hay más entidades que están dispuestas a asumir préstamos hipotecarios de otras financieras a cambio de rebajarles el interés. 

Ahorrar en la hipoteca
 
 

Aunque no todo el mundo lo sepa, existe una operación que permite cambiar una hipoteca vigente a otro banco para mejorar sus condiciones: la llamada subrogación de acreedor. De hecho, cada vez hay más entidades que están dispuestas a asumir préstamos hipotecarios de otras financieras a cambio de rebajarles el interés. Ahora bien, ¿sale realmente a cuenta este traslado? Tras realizar un estudio, desde el comparador bancario HelpMyCash.com han concluido que llevar la hipoteca a otra entidad sí es conveniente si esta tiene un interés del 2% o superior.

Ahorro de miles de euros

El motivo es muy simple: actualmente, la inmensa mayoría de los bancos que aprueban subrogaciones de acreedor se ofrecen a rebajar el interés para situarlo sensiblemente por debajo de ese 2%. En consecuencia, si se tiene una hipoteca con un tipo superior, es relativamente sencillo abaratarla mediante un traslado a otra entidad financiera.

El ahorro que puede obtenerse con el cambio de banco, eso sí, puede ser distinto en función de las condiciones de la hipoteca trasladada y del interés ofrecido por la nueva entidad. Para calcular cuánto se podría ahorrar un cliente de media, desde HelpMyCash.com han elaborado un simulador gratuito de subrogación que muestra cuánto se dejaría de pagar, aproximadamente, en caso de llevar el préstamo a otra financiera.

Pongamos, por ejemplo, que un cliente tiene una hipoteca al 2% contratada en 2017, con un importe y un plazo pendientes de 150.000 euros y de 22 años, respectivamente. Según los cálculos de este simulador gratuito, con una subrogación sería posible pagar unos 70 euros menos al mes, lo que se traduciría a la larga en un ahorro total de más de 18.000 euros.

¿A qué bancos me puedo subrogar?

Los que tengan un préstamo hipotecario con un interés del 2%, por lo tanto, pueden plantearse cambiarlo de banco para ahorrarse una buena suma de dinero cada mes. Actualmente, la mayoría de las entidades pueden ofrecerse a asumir esa hipoteca, así que lo recomendable es contactar con varias financieras, comparar sus condiciones, elegir la propuesta más barata y negociar para conseguir un interés aún más bajo si es posible.

Si se quiere conseguir un interés variable bajo, por ejemplo, la oferta de subrogación de Bankia puede ser una buena opción, pues con este banco se puede rebajar el tipo hasta el euríbor más 0,99% (solo hay que domiciliar la nómina a cambio). Y si se prefiere tener un interés fijo, con Kutxabank se puede obtener un tipo del 1,35% a 25 años, bonificado por domiciliar la nómina y contratar un seguro de hogar y un plan de pensiones.

En cuanto al precio de la operación, desde HelpMyCash.com afirman que el cliente solo debe pagar la tasación de la vivienda y la posible comisión que cobre el banco que se abandona, cuyo precio aparece en la escritura original. Por ley, el resto de los gastos asociados a la subrogación (los honorarios de la gestoría y los aranceles notariales y registrales) los debe abonar la entidad a la que se traslada la hipoteca.

Mostrar comentarios