La educación es clave

Las 10 reglas a seguir para convertirte en millonario antes de cumplir 30 años

Fotografía de dos millonarios en una limusina.
Fotografía de dos millonarios en una limusina.
Canva.

Sam Dogen es un experto inversor que se convirtió en millonario a sus 28 años. A esa edad consiguió tener un millón de dólares, la cantidad que acredita a su poseedor como millonario. Tras 13 años como experto inversor en banca dejó su empleo para fundar la web de finanzas personales 'FinancialSamurai', a menudo citada por 'Forbes' y 'CNBC' sobre sus consejos para generar riqueza.

Dogen señala que no hay una "fórmula secreta" para conseguir ser rico, pero sí desvela las diez reglas económicas y personales que le permitieron a él amasar una fortuna antes de cumplir 30 años:

1. Concéntrate en los estudios
Escuela, estudiante

Insistir en que las notas no importan no cambia la existente competencia en el mercado laboral. Algunas grandes empresas te dirán que las calificaciones no son "lo más importante", pero lo cierto es que te pedirán un extracto de tus evaluaciones. Una alta nota permitió a Dogen conseguir un trabajo en Goldman Sachs, eso sí, tras aplicar repetidamente a puestos de trabajo durante seis meses y realizar 55 entrevistas.

2. Ahorra todo lo que puedas
Fotografía de dinero ahorrado por la estrategia del botijo.

"Yo era un humilde estudiante de universidad, así que cuando conseguí un trabajo con un sueldo estable, me sentí rico. Sin embargo, seguí viviendo como un estudiante durante años hasta conseguir un trabajo mejor y a tiempo completo", indica. La recomendación es intentar ahorrar al menos el 20% de tu sueldo cada año.

3. Trabaja duro y sé consciente de tu posición
Hombre en oficina

El trabajo duro no requiere de ninguna habilidad especial. Si eres el primero en la oficina y el último en irte, seguirás adelante en el puesto y te ganarás el respeto de sus compañeros y jefes.

4. Considera tanto estrategias agresivas como conservadoras
Fotografía de billetes de euro.

A la hora de invertir, no te vuelvas loco y eches a perder todo tu dinero. Analiza el mercado, los fondos y arriesga en algunos de ellos. "Cuando tenía 22 años disponía de 4.000 dólares ahorrados. Invertí el 80% en una acción y recibí un 5.000% más. Tuve suerte, pero también había llevado a cado una investigación", cuenta.

5. Convierte a la propiedad en tu mejor amigo
Foto de archivo: vivienda

La inflación no para de crecer. Por ello es clave comprar lo antes posible una vivienda, en la que puedas vivir durante los próximos cinco o 10 años. El precio será mayor en el futuro y si te mudas se puede alquilar para que se pague la hipoteca. Cuando esté pagada supondrá una renta mensual de ingresos.

6. Vive como si tuvieras menos ingresos de los que tienes
La reserva de un coche de alquiler es estas vacaciones un 4% más barato que un año antes

Cuanto más rico seas, más frugal debería ser tu estilo de vida. Mucha gente malgasta el dinero en cosas que no necesitan, únicamente para alardear ante sus amigos en las redes sociales.

7. Empieza un negocio propio
Fotografía de una autónoma.

Puedes ganar dinero como trabajador por cuenta ajena o con un negocio propio, o puedes generar ingresos por las dos vías a la vez. Con el paso del tiempo, el negocio propio, que a veces comienza como un pasatiempo, se puede convertir en un gran empleo que genere más ingresos que el trabajo principal.

8. Construye una red de apoyo fuerte
Fotografía de un equipo e trabajo.

Para prosperar tienes que tener el máximo número de aliados posible. "Siempre organizaba mi tiempo para tomar un café con un compañero al menos una vez por semana. Construir relaciones fuertes me ayudó a ser vicepresidente con solo 27 años", explica.

9. Invierte en tu educación
El NCC y la UP de Plasencia desarrolla un curso de formación online

Tu cerebro es tu activo más valioso. Una potente educación es clave, así que sigue expandiendo tu conocimiento después de la universidad.

10. Mantén un seguimiento de tu progreso
Trucos para ahorrar

La cantidad de dinero que ahorras es más importante que el que ganas. Si no haces un seguimiento de donde los guardas e inviertes, puedes terminar en bancarrota. Para ello existen herramientas financieras grauitas y apps de ahorro.

Mostrar comentarios