Impuestos

¿Cómo debo tributar si vivo o trabajo fuera de España?

¿Tienes claro  dónde debes pagar tus impuestos? Es mejor que despejes tus dudas antes de equivocarte al saldar tus deudas. 

¿Debo tributar en España si resido en el extranjero?
¿Debo tributar en España si resido en el extranjero?

Muchos españoles que viven en el extranjero se  preguntan dónde deben pagar sus impuestos. La realidad es que no existe una única respuesta acertada para responder en todos los casos. La tributación  depende de  factores como si el trabajador es considerado o no residente, o si cuenta con  una exención de pago en la renta. También existen diversas formas de realizar la declaración de la renta que dependen de que el contribuyente se encuentra en una  u otra situación.

Lo primero que debe tener claro cualquier persona que dude sobre  si tributar o no en España, es si entra dentro de las consideraciones de residente español. En caso de que la respuesta sea afirmativa, el resultado está claro: debe pagar sus fiscalidades en España.  

Por ejemplo, una forma de salir de dudas para aquellos que están desplazados en el extranjero es comprobar si la casa en la que viven fuera de España se trata de su residencia habitual. Para Hacienda, si una persona física ha permanecido más de 183 días en territorio español es residente español. Y, por lo tanto, paga en España.

También son considerados residentes españoles aquellos que tienen en España su actividad económica principal. Si el cónyuge o lo hijos residen en territorio español y dependen de esta persona, también son considerados como sujetos que deben tributar el IRPF en España, este último supuesto se replica en todos los casos anteriores.

Supuestos especiales

Hay un caso un tanto especial que es el de las personas físicas que tengan una nueva vivienda en un país que entre dentro de los considerados paraísos fiscales. En este supuesto la persona deberá tributar como si estuviera en España viviendo durante los cinco primeros años.

También existen supuestos en los que hay exención de pago de la renta. Estos son los trabajos que se realicen en empresas no residentes en España o con un gran apego al extranjero. Si en el país en el que se trabaja existe un impuesto parecido al IRPF, tampoco se deberá tributar en España debido a los convenios internacionales existentes. Todas estas exenciones tienen un límite de 60.100 euros al año.

Por último, también es importante conocer el Convenio de Doble Imposición por el cual se regula el pago del IRPF en ambos países: en el de residencia y en el de procedencia. 

Este supuesto se da en muy pocas ocasiones por lo que se recomienda consultar las leyes del país en el que se resida y las regulaciones que contempla la Agencia Tributaria.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios