Sábado, 23.03.2019 - 16:55 h

Los empleados del automóvil, en niveles precrisis gracias al auge de la postventa

Las marcas se desprendieron de cientos de puntos de venta y reparación oficial en los años de la crisis y acometieron una gran reestructuración de las plantillas.

Los concesionarios despidieron a 23.000 empleados, pero las previsiones apuntan que a finales de 2017 se rocen de nuevo los 160.000 trabajadores, como en 2008.

Le interesa leer: las empresas, un termómetro de la crisis: ya modernizan su flota.

Los empleados del automóvil, en niveles precrisis gracias al auge de la postventa

El sector del automóvil está respondiendo de forma positiva en los últimos años y las ventas no han dejado de crecer desde el año 2012, a pesar de que el primer semestre del 2017 ha sido el de menor crecimiento desde entonces. Esto ha significado un impulso directo al número de empleados que trabajan en la red de concesionarios y talleres oficiales españoles, que a finales de este año rozarán los datos del inicio de la crisis.

El año 2007 significó el 'boom' del automóvil y España matriculó 1,6 millones de coches, una cifra histórica. Pero 2008 se tradujo en destrucción del empleo en el país, también en el sector de la distribución y reparación autorizada de vehículos. Desde 2008 hasta 2012 se perdieron en España cerca de 30.000 empleos en los concesionarios y las ventas llegaron a caer un 77%.

En 2013, el mercado repuntó mínimamente y las contrataciones respondieron a la par. Desde entonces, el sector ha creado más de 23.000 empleos. En 2015 se crearon 9.561 y en 2016, un total de 7.342, por lo que desde Faconauto (patronal de los concesionarios) confían en que se mantenga esta tendencia alcista para rozar en 2017 el número de trabajadores de 2008.Potenciación del taller

A pesar de este crecimiento de empleo, el número de concesionarios ha ido menguando con el paso de los años. En 2016 había 4.036, una cifra muy alejada de los 6.765 de 2008. Y es que el sector acumuló cientos de cierres especialmente acentuados en 2013, año en el que dejaron de funcionar 1.200 centros.

La sangría se cortó en 2014 y en los últimos tres años no se han dado grandes cambios debido a que "la reestructuración a la que obligó la crisis ha finalizado", según explica Raúl Morales, responsable de comunicación de Faconauto. 

Porque gracias a esta reestructuración, cada concesionario cuenta cada vez con una media superior de empleados, como se observa en el gráfico superior. En 2008 había 23 empleados por concesionario, cifra que se ha disparado a 148. Esto se debe a que las marcas han potenciado el servicio postventa oficial de sus talleres.

Respecto a 2017 “la cifra de concesionarios no va a variar de forma significativa, ya que se han cerrado pocos concesionarios y se han abierto una cifra similar”. Por lo tanto, la media de trabajadores por punto de venta y taller aumentará aún más.

En 2016 cada concesionario vendió de media 287 coches, cifra que solo se superó en 2007, con 375. El año más crudo en este sentido fue 2012, en el que cada punto de venta solo colocó 135 coches, ya que había demasiados centros abiertos para la demanda del país.

[Le interesa leer: 'zarpazo' definitivo de la gasolina al diésel]Problemas para mantener la rentabilidad

Raúl Morales, responsable de comunicación de Faconauto, afirma que el crecimiento de empleo previsto se cumplirá “siempre que los concesionarios mantengan la rentabilidad” sobre la facturación, que en 2016 fue del 1,7%. La previsión para 2017 es que “se mantenga” en la misma cuota.

Una cifra que desde la patronal de los concesionarios valoran como “insuficiente” para un mercado que “maneja millones de euros y que asume un gran riesgo”. En la ‘Memoria Anual de 2016’ lo calificaban como “el tercer año consecutivo de números negros, pese a situarse en niveles parejos a los del inicio de la crisis”.

En este sentido, recordaban que seguían alejados de la cifra de 2004, cuando la media de las empresas del sector fue del 2,3% sobre facturación. Desde Faconauto confían en que “en los próximos años la rentabilidad se acerque a esta cifra”, aunque no hacen ninguna previsión.

Pese a la mejora de los datos, en el sector existe cierta “preocupación” porque los coches se venden a “una rentabilidad baja” debido a las ofertas que se ven obligados a realizar para aligerar las campas y al aumento del volumen de las matriculaciones para vehículos de ocasión.

Según Faconauto, los concesionarios están logrando mantener la rentabilidad en 2017 gracias a la reducción en los gastos de la producción de los vehículos y al aumento de las ventas. Hay que recordar que la rentabilidad media en los años 2008, 2011, 2012 y 2013 fue negativa, lo que significó que muchos concesionarios cerraron aquellos ejercicios en negativo.

Ahora en Portada 

Comentarios