Moody's respalda la operación de Botín y Blackstone sobre el ladrillo del Popular

La agencia considera que es bueno para la solvencia de la entidad cántabra al permitir adelantar significativamente los planes del banco para reducir su exposición al ladrillo. 

Moody's apunta que la transferencia del negocio inmobiliario del Popular a una nueva sociedad en la que Blackstone controlará un 51% no afectará al beneficio de Banco Santander.

Te interesa leer: Santander se libra del ladrillo del Popular pero hereda 7.000 millones en morosos

Blackrock aumenta su participación en Santander

El acuerdo anunciado el pasado martes por el que Santander vende a Blackstone el 51% de la cartera inmobiliaria del Popular resulta positivo para la solvencia de la entidad cántabra, según ha advertido este lunes la agencia de calificaición Moody's. A su entender, la operación permite adelantar significativamente los planes del banco para reducir la exposición a activos problemáticos de Banco Popular, mejorando de forma material los parámetros de calidad de sus activos.

En este sentido, la calificadora de riesgos considera que el acuerdo con Blackstone representa "un paso significativo" en el plan del Santander y podría permitir a la entidad cumplir sus objetivos antes de los plazos previstos, que incluían reducir a la mitad su exposición a préstamos problemáticos a finales de 2018.

Asimismo, Moody's apunta que la transferencia del negocio inmobiliario del Popular a una nueva sociedad en la que Blackstone controlará un 51% no afectará al beneficio de Banco Santander, mientras aumentará la ratio de capital básico Tier 1 en 12 puntos básicos.

"La desconsolidación de estos activos mejorará materialmente los parámetros de calidad de activos de Banco Santander, que se habían deteriorado con la adquisición del Popular y su exposición a activos problemáticos", añade Moody's.Operación aprobada y acertada

El pasado martes, Santander anunció la venta del 51% de la cartera de inmuebles adjudicados, créditos dudosos procedentes del sector inmobiliario y otros activos relacionados con esta actividad de Popular al fondo Blackstone.

En virtud de este acuerdo, la entidad creará una sociedad a la que Popular traspasará activos con un valor bruto contable agregado de 30.000 millones de euros y el 100% del capital de Aliseda, compañía que volvió a ser propiedad de Popular a finales de junio, tras su resolución y posterior venta a Santander.

El respaldo de Moody's a esta operación es un avance muy importante para los planes que los gestores del banco tienen para realizar la integración de los activos del Popular en su estructura, en un place de tres años. La salida del ladrillo 'toxico' del Popular se produce, además, justo cuando la Comisión Europea ha dado el visto bueno a la operación de salvamento del banco español mediante su venta por un euro al Santander. 

Otras fuentes del mercado han señalado además el acierto que supone esta venta de la mayor parte de los activos inmobiliarios de alto riesgo al fondo internacional, porque aclara la situación patrimonial del banco de cara a los posibles litigios que se ven a presentar por parte de los más de 300.000 inversores y accionistas que se han visto perjudicados por la operación.

 

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING