Torrijos apoyó el concurso para evitar un "pelotazo urbanístico" con suelos de Mercasevilla

Torrijos apoyó el concurso para evitar un "pelotazo urbanístico" con suelos de Mercasevilla

Durante su declaración como investigado en la quinta sesión del juicio por las presuntas irregularidades en la adjudicación de este concurso público, y a preguntas de la Fiscalía, Torrijos ha dicho que "es falso de toda falsedad" que apoyara la adjudicación directa de los suelos de la lonja, tal y como consta en el "auto".

"Se produjo un debate entre adjudicación directa y concurso, mi opción era el concurso, pero en ese debate mantuve la posición de quedar a lo que dijeran los técnicos; yo exigía transparencia, concurrencia y legalidad", ha aseverado Torrijos, que ha explicado que, debido al debate generado entre ambas opciones, se solicitó un informe al secretario municipal "para que dijera qué fórmula era más idónea".

En este sentido, el secretario elaboró un informe en el que defendía la legalidad de la subasta y también del concurso. "Yo mantengo en ese debate, por razones política e ideológicas, que Mercasevilla es una empresa pública o semipública y que se debería tener como garantía básica que no se contribuyese a la especulación inmobiliaria" ni al "pelotazo urbanístico", ya que los suelos recogían un 40 por ciento de viviendas protegidas.

NIEGA "PACTO" O "CAMBALACHE"

Torrijos, que ha negado cualquier "pacto" o "cambalache" con el resto de acusados en cuanto a la elección del procedimiento a seguir, ha dicho que por todo lo anterior "optó políticamente" por la fórmula del concurso, negando que conociera las cláusulas que se incluyeron en el pliego de condiciones particulares del concurso.

"Cuando se acuerda el concurso, yo desaparezco", ha dicho el que fuera vicepresidente segundo de la lonja tras su nombramiento a finales del año 2003, quien ha manifestado que fueron los técnicos designados los encargados de redactar dicho pliego de condiciones y ha calificado como "otro de los fantasmas que recorre este procedimiento" que se diga que apoyó la inclusión de cláusulas sociales en dicho pliego.

Torrijos, que ha lamentado lo "proceloso" y "dilatado" del procedimiento seguido en esta causa, ha añadido que "nunca" planteó que se incluyen dichas cláusulas sociales, "lo que no quiere decir que no esté de acuerdo con ellas", y ha asegurado que las condiciones del pliego se explicaron "globalmente" en los órganos colegiados de Mercasevilla, que dieron el visto bueno al mismo, tras lo que "no fue impugnado por nadie".

NIEGA HABER PARTICIPADO EN EL PLIEGO DE CONDICIONES

En este punto, ha afirmado que "había una sensación de confianza" en los técnicos encargados de la elaboración del pliego, ya que eran personas "muy cualificadas" e "hicieron un buen trabajo", negando así que participara ni en el pliego ni tampoco en la mesa de contratación. "No tuve ningún contacto con la mesa de contratación, ni antes ni después" del concurso, ha apostillado.

Torrijos, que ha manifestado que no conocía a las empresas que se iban a presentar al concurso, ha calificado de "tiburón inmobiliario" a la empresa Noga y se ha preguntado por qué esta sociedad, "conscientemente, no cumple el pliego y hace una oferta de esa envergadura", refiriéndose así a la oferta de 158 millones que realizó frente a los 106 millones ofrecidos por Sanma, filial de Sando.

"Si quería quedarse con el suelo, ¿por qué hace un incumplimiento del pliego", el cual fue publicado en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), se ha cuestionado el acusado, quien ha aseverado que "nadie" le informó de forma previa de que Sanma fuera a ser la empresa adjudicataria de los suelos.

"LOS DESIGNIOS DE LAS EMPRESAS SON INESCRUTABLES"

Torrijos, que ha llegado a decir que, "por su formación ideológica, los designios de las empresas son inescrutables", ha afirmado que, cuando llegó a Mercasevilla, la sociedad tenía "problemas económicos" derivados fundamentalmente de "un problema de cobros", ya que con la anterior dirección de la lonja "se habían relajado la disciplina contable y los cobros".

Durante su declaración, el acusado ha recordado que la juez Mercedes Alaya le citó a declarar el día 11 de abril de 2011, "en plena campaña electoral" ya que se presentó como candidato a la alcaldía de Sevilla, y sobre la declaración que prestó ante dicha magistrada, la ha calificado de "convulsa", pues "estuvieron dos horas discutiendo" sobre el acta de la misma.

En la jornada de este jueves también ha declarado como acusado el ex asesor municipal del grupo socialista y ex director del área de Vía Pública del Ayuntamiento de Sevilla Domingo Enrique Castaño, quien ha negado que pusiera en contacto a Sando con Mercasevilla y que ha afirmado que no tuvo "ninguna" participación en el pliego de condiciones ni "encargó" su elaboración a ninguna persona en concreto.

CRESPO Y CASTAÑO

Tras coincidir con el resto de acusados que han prestado declaración en decir que el secretario municipal recomendó la fórmula del concurso público, Castaño ha negado que tuviera conocimiento de que Sanma se fuera a presentar al concurso y ha agregado que no tuvo tampoco contacto alguno con los miembros de la mesa de contratación.

En la jornada de hoy, además, ha concluido la declaración del ex concejal socialista y ex presidente de Mercasevilla Gonzalo Crespo, quien ha aseverado que "ni garantizó ni mandó garantizar" al grupo Sando que ganaría el concurso público, de manera que tampoco "informó ni dio instrucciones para que se le informase" de ello.

La Fiscalía, cabe recordarlo, atribuye a los diez acusados un delito de fraude y exacciones ilegales, por el que solicita una condena de dos años de prisión.

Ahora en portada

Comentarios