Las grandes ciudades y los extranjeros mantienen el ritmo

La vivienda se calienta: el aumento de los precios no consigue frenar la demanda

La sincronización mundial de los precios de la vivienda y la consolidación de la economía está detrás del aumento de su coste.

¿Qué es mejor: hipoteca con interés fijo o variable?
 Los precios de la vivienda llevan 16 meses seguidos al alza. / Freepik

El mercado inmobiliario continúa aumentando sus precios a niveles de antes del 'boom' inmobiliario. De ello dan buena cuenta los informes que en los últimos días han presentado los diferentes indicadores del sector. Tinsa valoraba el aumento de los precios de venta de viviendas en las grandes ciudades, tanto nuevas como usadas, en un 6,8% con respecto al año pasado. El propio Instituto Nacional de Estadística (INE) marcaba una subida similar, del 6,2%, en el precio del primer trimestre del año comparado con los doce meses anteriores y marcaba un ritmo equivalente al que se estaba produciendo en los años anteriores a la burbuja de 2007. 

De una forma o de otra, la vivienda lleva 16 meses seguidos con los precios al alza y sin que la demanda ceda a pesar de la mayor carestía que se produce, sobre todo en las grandes ciudades y las zonas costeras, que siguen siendo el motor del sector por el momento. Los expertos no quieren oír hablar de burbuja todavía, pero admiten que los compradores no ceden ante los mayores precios, y eso que Madrid y Barcelona ya han colocado el metro cuadrado por encima de los 3.000 euros en mayo, lo que supone un aumento del 8,2% con respecto al mismo indicador en el mismo mes del año pasado.

Analistas de Caixabank y entidades como Fotocasa  afirman que la sincronización mundial de los precios de la vivienda puede estar detrás del aumento de su coste."Nos encontramos en un contexto económico favorable y ya registramos subidas que corresponden a niveles del boom", reconoce Beatriz Toribio, responsable de estudios de Fotocasa. 

Diferentes velocidades

Una de las claves de todo el proceso es la mejora de la inversión extranjera, que se centra, de nuevo, en las las grandes ciudades, islas y ciertas zonas de costa de Andalucía. La inversión de este colectivo en España aumentó un 33% en 2017 con respecto al año anterior, llegando a los 1.932 millones de euros, según los datos manejados en el sector. La calidad de vida de España y el desarrollo empresarial de los últimos años ha favorecido el retorno de inversiones de este tipo tras la crisis, atraídos por una rentabilidad que no es fácil encontrar en otro tipo de operaciones. 

En el caso de la inversión extranjera hay que tener en cuenta además en nuestro país el efecto de las Golden Visa, los permisos de residencia para ciudadanos de fuera de la UE que invierten en España, que se han visto multiplicados por dos en el último año, avalados sobre todo por ciudadanos de nacionalidad china y rusa. 

A pesar del aumento del precio de la compra de vivienda en estas zonas, la demanda de inmuebles continúa en niveles similares a los de 2017, lo que supone una "muy buena noticia", en palabras de Toribio, para el mercado. " Y de cara al año que viene aumentará la demanda", pronostica la experta de Fotocasa. 

Lo que está claro es que en España existen diferentes velocidades en el mercado inmobiliario: Madrid, Cataluña y las islas, junto con algunos lugares concretos de costa como Málaga o Marbella, han aumentado sus precios de manera considerable en los últimos tiempos, mientras otras zonas de la península aún registran tímidas caídas.

En cuanto a la evolución futura de la obra nueva, los visados de obra emitidos por el Colegio de Aparejadores también han aumentado. En febrero de este año, este grupo profesional concedió 8.305 permisos para la edificación de viviendas. Desde el mes de enero, los visados de este tipo han aumentado a un ritmo del 17,4% con respecto al mismo periodo del año pasado, lo que supone una mejora sustancial de la situación del sector y apunta a un nuevo impulso a la construcción. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING