Las obras del Monasterio San Juan de los Reyes de Toledo, con un presupuesto de 480.000 euros, durarán 10 meses

Las obras del Monasterio San Juan de los Reyes de Toledo, con un presupuesto de 480.000 euros, durarán 10 meses

Así lo ha comunicado el delegado del Gobierno, José Julián Gregorio, acompañado por el arquitecto autor del proyecto y de las obras, Valentín Berriochoa, quienes han visitado este jueves las obras de restauración y consolidación del monasterio.

Gregorio ha señalado que ya han comenzado las obras de restauración por parte del Ministerio de Educación y Ciencia de este "edificio emblemático para toda Castilla-La Mancha y para toda España" por su importancia en la historia del país, ya que fue fundado por los Reyes Católicos, y supone una "honra" para todos.

Asimismo, ha explicado que se está haciendo una consolidación para quitar una serie de goteras de algunas de las salas que tiene el Monasterio, como por ejemplo en la Sacristía o en el Claustro para asegurar su estabilidad.

Igualmente, ha informado de que el IPCE lleva actuando en San Juan de los Reyes desde el año 1990, con una inversión total desde ese año de más de dos millones de euros.

Por su parte, Berriochoa ha especificado que en este momento están arreglando los restos de una gotera que había en la cubierta del cimborrio y también están arreglando la antigua Sacristía que tenía humedades que venían de filtraciones de la calle, teniendo que hacer una excavación arqueológica donde luego se hará una cámara de ventilación.

Además, ha señalado que más adelante seguirán arreglando cubiertas, como la de la Biblioteca, donde se va a hacer una nueva estructura de madera ortodoxa y "fantástica", en la que se pondrá incluso aislamiento térmico para que "los fondos que están allí acumulados no sufran más de lo que se debe", ha explicado.

En este sentido, ha señalado que la obra es "absolutamente compleja", pero ha asegurado que ellos están controlando todo el proyecto y en el caso de que se tenga que hacer alguna "pequeña corrección" se va viendo paso por paso, porque al ser "un bien de interés cultural hay que tenerlo muy de la mano", ha agregado.

Por último, el autor del proyecto y de la obra ha explicado que el peor enemigo de los edificios antiguos es el agua, ya que el agua lava morteros, destruye piedras, pudre maderas, entre otros efectos.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios