Constructora china destruye una muralla del siglo XVI que prometió respetar

  • Una constructora china, la Compañía de Viviendas Shanghai Luxiangyuan, ha destruido más de la mitad de uno de los escasísimos tramos que se conservaban de la muralla histórica de Shanghái, la actual capital financiera de China, a pesar de que había prometido respetarla.

Shanghái (China), 8 dic.- Una constructora china, la Compañía de Viviendas Shanghai Luxiangyuan, ha destruido más de la mitad de uno de los escasísimos tramos que se conservaban de la muralla histórica de Shanghái, la actual capital financiera de China, a pesar de que había prometido respetarla.

Según recoge hoy el diario oficial "Shanghai Daily", las autoridades locales han tenido que intervenir para proteger lo que queda todavía y restaurar en lo posible las ruinas de la muralla, una sección de 50 metros de largo y 458 años de antigüedad, ubicada cerca de los jardines de Yuyuan, un gran atractivo turístico local.

La sección afectada fue construida durante tres meses de 1553 para proteger la zona, entonces el centro de Shanghái, una aldea de pescadores cercana al río Huangpu (cerca de la desembocadura del inmenso río Yangtsé, del que es afluente), de las incursiones por parte de piratas japoneses ambos ríos arriba.

Con el tiempo la sección se convirtió en parte de la muralla de la dinastía Ming (1368-1644) que rodeó la ciudad china, que llegó a medir 4,5 kilómetros y ocho metros de alto, hasta que fue destruida en su mayoría en 1912, bajo autoridad militar, porque dificultaba el comercio, cuando ya la ciudad era un importante puerto colonial.

El tramo destruido parcialmente ahora estaba entre lo poco que se salvó en 1912 de la muralla histórica: unos 70 metros en total, que fueron descubiertos en el mismo barrio en 2008, cuando se demolieron los viejos barrios residenciales de la zona y los vecinos fueron reubicados.

La constructora shanghainesa prometió respetar las ruinas, pero parte de ellas fueron destruidas en 2009, en cuanto empezó a levantar en la zona un nuevo complejo de viviendas, nada más comenzar las obras.

"Las autoridades han detenido la construcción sobre el terreno (en pleno centro histórico) e intentarán restaurar la estructura y completar con los ladrillos originales la seccción desmantelada", anunció ahora, casi tres años después, el director de la Comisión de Gestión de Reliquias Culturales de Shanghái, Tan Yufeng.

Lo que queda de la antigua muralla está ahora tras los andamios de un edificio residencial en obras, protegido temporalmente por placas de hierro, aunque muestra grietas que, según los vecinos, fueron causadas por la constructora, que se negó a hacer declaraciones sobre el caso.

El céntrico distrito shanghainés de Huangpu, donde se encuentra el muro, ha exigido a Luxiangyuan que presente un plan para restaurarlo, aunque el área que ocupa la muralla está incluida en su proyecto actual como zona para construir, y la firma ya ha logrado demolerla durante años con impunidad.

Mostrar comentarios