Contagio a la italiana: las primas de riesgo de España, Francia y Bélgica marcan máximos históricos

La fuerte presión a la que se está viendo sometida la deuda italiana se está propagando por toda Europa. Ya no sólo azotan la periferia, sino que hasta la segunda potencia continental, Francia, está sucumbiendo al castigo de los inversores. De hecho, su prima de riesgo está marcando récords, igual que las de España y Bélgica.

La prima de riesgo española prosigue su escalada y ya supera los 420 puntos

Los efectos de la crisis de la periferia europea han ampliado horizontes. Hasta ahora, el contagio de los problemas de Grecia, Irlanda y Portugal sólo alcanzaba a España e Italia. Pero ahora todo es distinto.

La economía transalpina es la tercera mayor de la eurozona y su superviviencia es clave para Europa. Por eso, las tensiones que está viviendo el país aun capitaneado por Silvio Berlusconi se han propagando y han puesto en alerta a todo el continente.

Prueba de ello es que la prima de riesgo de Francia (es decir, la distancia que separa a sus bonos a diez años de sus homólogos alemanes, el referente europeo más seguro) ha batido récord. Esto significa que, desde la entrada del euro, los inversores nunca habían pedido a Francia pagar tantos intereses de más por su deuda.

Según los datos de Bloomberg, el diferencial entre el bono galo y el germano se sitúa alrededor de los 160 puntos básicos. Esta cifra más que triplica el nivel habitual del riesgo país francés (que suele estar entre 35 y 50 puntos básicos) y se sitúa en la cota que, según los expertos debería estar España.

Pero aquí no acaba el contagio: la prima de riesgo española también está en máximos. Ha llegado a romper los 424 puntos básicos, lo que significa que ha superado en 3 puntos el record del pasado 5 de agosto. No obstante, después de superar esa cota se ha moderado al entorno de 415 puntos básicos.

Bélgica tampoco ha podido escapar de la presión y también está pulverizando su plusmarca tras alcanzar los 277 puntos básicos.

En el caso italiano, en cambio, el diferencial se ha relajado respecto a los niveles de ayer, cuando llegó a tocar 575 puntos básicos. Pero, fue entonces cuando el Banco Central Europeo decidió intervenir y comprar deuda pública en el mercado secundario y frenó el ataque bajista. Un efecto positivo que aún se mantiene: la prima de riesgo transalpina se mueve en una horquilla de entre 555 y 565 puntos básicos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios