Sábado, 30.05.2020 - 08:15 h
El impacto del coronavirus

Caos en las oficinas de empleo: se avecina un marzo 'negro' para el mercado laboral

El personal del Sepe se prepara para una oleada de ERTE. Cancelan cursos de formación y avisan a los parados: será difícil encontrar trabajo este mes.

El SEPE gasta 14.000 euros en colocar a un demandante de empleo, según Asempleo
Caos en las oficinas de empleo: se avecina un marzo 'negro' para el mercado laboral

Empiezan los despidos por la pandemia mundial del coronavirus. Hace tres días, sin previo aviso, Guadalupe firmaba el suyo. Apenas llevaba una semana y media ejerciendo como terapeuta ocupacional en un centro de día de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón cuando le pusieron sobre la mesa una carta de extinción del contrato. Negro sobre blanco se argumentaba que no había pasado el periodo de prueba de tres meses, pero detrás se escondía otro culpable: el Covid-19, según le justificaron sus responsables de manera extraoficial. "Me dijeron que en los próximos días la empresa me ingresaría la parte del salario correspondiente al tiempo trabajado y listo... me quedé de piedra. Ahora estoy en el tren de camino a mi pueblo, en Extremadura", lamenta al otro lado del teléfono.

Altea Asensi trabajaba hasta esta misma semana en una escuela infantil de Madrid, pero tras la suspensión el miércoles de toda la actividad educativa en la región y la consecuente paralización de todos los contratos con las empresas de prestaciones de servicios, la suya le ha comunicado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causa de fuerza mayor, por un plazo de al menos dos semanas. "Lo que han hecho es ilegal, porque no se ha negociado con los sindicatos ni se ha dado el plazo de quince días que obliga la ley", denuncia. Asegura encontrarse en una situación de absoluta incertidumbre, en la que no tiene ninguna certeza de poder cobrar el paro: "Las oficinas del SEPE están colapsadas y no están tramitando los ERTE", advierte.

Son momentos críticos para los servicios públicos de empleo. Lo confirma la secretaria general de la sección sindical de UGT Empleo, Elena Lastras, quien revela que "se están llenando las oficinas de parados, sobre todo procedentes de los colegios, los centros de formación y los servicios auxiliares como los comedores o la limpieza". Las bajas también se extienden a otros sectores como el turismo, uno de los más afectados: ayer mismo CCOO y UGT denunciaban más de 200 despidos en la cadena hotelera Meliá alegando baja ocupación por la crisis que ha provocado el coronavirus. A ellos hay que sumarles la no renovación a cientos de eventuales y no llamamientos a los fijos discontinuos.

Esta avalancha de parados llega en un momento en el que lo menos recomendable son las aglomeraciones. Y es importante destacar esto porque, tal y como explica Lastras, "hay que minimizar riesgos y en las oficinas estamos escasos de recursos". Según relata, hay escasez de geles desinfectantes y, aunque se están tomando medidas de distanciamiento con el ciudadano o dosificando en algunos casos las entradas a la oficina de 5 en 5, se siguen formando colas en la calle. Lo razonable, a su juicio, sería cerrar todas las oficinas, al menos de Madrid, el principal foco de contagio del país en estos momentos. "Deberíamos sumarnos al cierre de colegios, universidades, cines, teatros...", indica, tal y como ya han solicitado a la Comunidad de manera oficial.

Desde la Consejería de Economía, Empleo y Competitividad de la Comunidad de Madrid descartan por el momento el escenario de cierre de oficinas, aunque dejan todas las decisiones en manos de Salud Pública. Las fuentes consultadas justifican que permanezcan abiertas porque "desempeñan un servicio muy necesario en estos momentos" y clausurarlas, aunque sea temporalmente, "sería una medida de alcance tremendo". Recuerdan, no obstante, que para prevenir la propagación del virus todos los trámites relativos a la renovación de las prestaciones de paro se pueden realizar por internet e incluso existe la opción de darse de alta como demandante de empleo desde la oficina electrónica.

El Sepe recomienda no acudir a las oficinas

Consultados al respecto de esta cuestión, desde el Ministerio de Trabajo indican que "para cumplir con las recomendaciones de las autoridades sanitarias, el Servicio Público de Empleo Estatal recomienda evitar acudir a la oficina de prestaciones". Con todo, aseguran que "los derechos de las personas beneficiarias y solicitantes de las prestaciones por desempleo se garantizarán igualmente". Además, según adelantan fuentes oficiales, "no se tendrán en cuenta los plazos establecidos para solicitar las prestaciones, de forma que no se perjudique ningún derecho, adoptando las medidas de flexibilización oportunas".

Desde el departamento que dirige Yolanda Díaz afirman que las oficinas "continuarán trabajando y dando cobertura de forma telemática para la realización de cualquier tipo de trámite", también por vía telefónica, "servicio que será reforzado", pero hay que recordar que el Sistema Nacional de Empleo incluye el Sepe (el antiguo Inem) y los Servicios Públicos de Empleo de las Comunidades Autónomas, que son los que gestionan las transferidas políticas activas de empleo, es decir, la formación y orientación laboral y el apoyo a la contratación para devolver a los desempleados al mercado de trabajo. De manera toda esa parte se suspenderá en función de lo que decidan las distintas autonomías.

Así ha ocurrido ya en la Comunidad de Madrid, donde se han suspendido todos los cursos de formación y tutorías de orientación para evitar el contacto y la propagación de la enfermedad, en línea con las medidas de contención que se están adoptando en todos los ámbitos. "A mí me han suspendido las tutorías de asesoría laboral durante dos semanas", cuenta Patricia del Águila, desempleada desde hace escasos meses. "Pero no solo eso, los profesionales que llevan a los candidatos en paro a visitar las empresas han tenido que paralizar su actividad y las propias compañías están cancelando los procesos selectivos". Patricia es poco optimista porque así se lo han transmitido desde la propia oficina de empleo: van a pasar meses hasta que las empresas vuelvan a contratar.

Viernes "fatídico" para el empleo

Fuentes sindicales auguran que este viernes será "fatídico" para el empleo. "Se vienen muchos despidos, más después de una semana especialmente complicada como esta, y el mes en general pinta negro", comentan. Estos temores son compartidos por el propio Gobierno. Incluso, una fuente gubernamental comenta que con los datos registrados hasta ahora, podría firmarse el peor marzo de la historia. El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones está monitorizando las altas y bajas de afiliación diarias y siguiendo muy de cerca el impacto del virus en el mercado laboral. Lo que ya se da por descontado es que tras un mes de febrero sorprendentemente bueno para el empleo, en marzo el 'pinchazo' va a ser doloroso. 

Mientras tanto, el Gobierno ha anunciado medidas de choque en el ámbito laboral para hacer frente a esta crisis y evitar salidas masivas del mercado de trabajo, pero todavía no se han puesto en marcha, y el tiempo corre. Las empresas están empezando a planificar sus ERTE, los trabajadores están negociando contrarreloj reducciones de jornada o flexibilización en los turnos para poder cuidar de sus hijos, en casa sin colegio. Otros tienen la 'suerte' de poder teletrabajar -con todo lo que ello implica- mientras los autónomos hacen malabares para no tener que cerrar sus negocios. "Un día en esta crisis es como un mes", comentaba recientemente una fuente gubernamental. También lo es para los trabajadores, que están reclamando soluciones urgentes.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING