Lunes, 06.04.2020 - 21:30 h
Factor de riesgo para la economía

Moncloa ya baraja una posible revisión a la baja del crecimiento por el coronavirus

La convulsión en los mercados y los problemas en la cadena de suministro desde China hacen que el Gobierno ya lo vea como un riesgo económico.

Fotografía Nadia Calviño, sombra / EFE
El Gobierno ya trabaja en un escenario de posible rebaja del crecimiento por el 'coronavirus' / EFE

El Gobierno monitoriza desde hace días casi al minuto y de una manera extraordinariamente exhaustiva cualquier eventual impacto sobre la economía española, sus sectores y sus empresas de la crisis sanitaria desencadenada por el 'coronavirus', convertida ya en un "riesgo económico" no sólo para China sino también para España y el resto de las economías avanzadas. Así lo ha entendido también el Gobierno que ya baraja entre sus escenarios de contingencia la posibilidad de que el fenómeno se agrave en las próximas semanas y se traduzca en una revisión a la baja de las expectativas de crecimiento de la economía española en la primera mitad del año, según aseguran fuentes gubernamentales.

La información que ha llegado en los últimos días desde las empresas a los centros de decisión gubernamentales -tanto directamente a Moncloa como a través de la Vicepresidencia de Asuntos Económicos- ha elevado el nivel de preocupación sobre el asunto dentro del Gobierno. Más allá de la extensión del virus por el mismo corazón de Europa, algunas empresas de sectores críticos para la economía española han empezado a reportar los primeros problemas serios derivados de las distorsiones introducidas por el 'coronavirus' en el normal funcionamiento de las cadenas de suministro e incluso se han reportado alertas sobre posibles desabastecimientos en plantas españolas.

Las fuentes consultadas advierten de que todavía es pronto para determinar si esas distorsiones que empiezan a asomar en los sectores económicos pueden terminar restando alguna décima al PIB, cuyo avance anual se estima ahora en el 1,6% tras la rebaja de dos décimas introducida en el nuevo cuadro macro que acompaña al techo de gasto para 2020, pero el Ejecutivo ha decidido guiarse por la cautela e incorporar al abanico de escenarios que siempre maneja sobre el futuro desempeño de la economía el factor de riesgo del 'coronavirus', si bien todavía con el rango de escenario poco probable.

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha asegurado en público que considera "prematuro" hacer estimaciones del posible impacto del virus originado en China y que, en cualquier caso, "sería bastante indirecto en nuestro país". La máxima responsable del área económica del Ejecutivo ha pedido calma ante la epidemia por considerar que su impacto económico podría ser reducido si la expansión de la enfermedad se limita al primer trimestre del año.

En su rutina de trabajo, no obstante, la vicepresidenta recibe informes a diario desde el pasado mes de enero en los que las distintas áreas dependientes de su departamento analizan la evolución del Covid-19 y sus posibles efectos sobre los principales indicadores macro. De hecho, los técnicos de la Dirección General de Análisis Macroeconómico incluyen el virus como factor de riesgo para la economía española en sus boletines semanales de coyuntura desde el día 24 de enero.

Los técnicos empezaron a hablar de "temores" en los mercados financieros ante la aparición del coronavirus en China y sus posibles consecuencias en los países asiáticos desde principios de año. A partir de ese momento se constató que las bolsas sufrían la presión a la baja de los índices por la incertidumbre y la volatilidad y en los mercados secundarios de deuda pública aumentaba la aversión al riesgo. Mientras, las noticias poco halagüeñas procedentes del gigante asiático hundían el precio del barril de Brent.

Ya entrado el mes de febrero los técnicos constataron los esfuerzos de las autoridades sanitarias chinas por la resolución de la crisis del coronavirus y, en consecuencia, el descenso de la volatilidad y el aumento del optimismo de los inversores. Eso sí, a día de hoy insisten en que el impacto económico, tanto en China como en el resto del mundo, constituye un foco de preocupación. Tanto es así que en los informes llegan a advertir de que "cuanto mayor sea su duración, mayor será la probabilidad de que aumenten los efectos adversos sobre el sentimiento económico". Con todo, esperan que el brote alcance su punto máximo en el primer trimestre de 2020 y remita a partir de abril. 

Contacto permanente con las empresas

El dispositivo de supervisión diseñado por la Vicepresidencia de Asuntos Económicos opera para no dejar ni un cabo suelto en la monitorización del impacto del 'coronavirus' sobre la economía. Fuentes empresariales confirman que la vicepresidenta económica en primera persona mantiene un contacto permanente con las principales empresas afectadas por la crisis y su departamento también mantiene un canal permanente de comunicación con las principales organizaciones empresariales del país para estar informada sobre cómo la crisis se va filtrando sobre los distintos sectores de actividad económica.

Fuentes gubernamentales aseguran que el Ejecutivo tampoco descarta que le toque adoptar algún tipo de iniciativa regulatoria o de otro tipo para amortiguar el impacto de la crisis en el caso de que ésta se prolongue más allá del primer trimestre, que es el escenario base con el que trabaja no sólo el Gobierno sino los principales analistas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING