Domingo, 24.05.2020 - 15:50 h
Impacto en el mercado laboral

La crisis del Covid-19 arrebata el empleo a 833.979 personas en el mes más negro

El coronavirus deja 302.365 parados más en el peor mes de la historia. 

paro marzo

La crisis sanitaria del coronavirus ha arrasado el mercado laboral español y los peores augurios se han cumplido: marzo de 2020 ha sido el mes más negro para el empleo de toda la historia. El hundimiento repentino de la actividad económica por las medidas de restricción de la movilidad ha dejado en el paro a 302.365 personas, el máximo en un solo mes desde que hay registros. Y eso que esa cifra todavía no recoge el impacto de todos los ajustes de plantilla realizados por las empresas en las últimas semanas, ya que la avalancha de ERTES tiene en cola en las oficinas de empleo decenas de miles de expedientes que se resolverán en los próximos días y cuyos efectos se dejarán sentir en abril y mayo.

Pero más representativo que el dato de paro es el de afiliación a la Seguridad Social, que a 31 de marzo mostraba un desplome de 833.979 cotizantes, al pasar de 19.279.415 el 29 de febrero a 18.445.436 el 31 de marzo. El Ministerio que dirige José Luis Escrivá explica que esta cifra "expresa con más fiabilidad, en esta ocasión, la evolución del empleo y la repercusión de la crisis provocada por el COVID-19". "Hay que señalar que el impacto de la pandemia del coronavirus se empieza apreciar de forma notoria a partir del día 12 de marzo, por lo que el dato de afiliación media no refleja con rigor lo ocurrido en el conjunto del mes", matiza en una nota este departamento que en los últimos días ha estado estudiando cómo acoplar el golpe de esta crisis sanitaria en los datos de empleo.

De hecho, desde el 11 de marzo, el pico más alto de afiliación alcanzado en el periodo (había 19.344.258 cotizantes ese miércoles previo al fin de semana en el que se decretó el estado de alarma), el hundimiento es aún mayor, de 898.822 personas. Con todo, el número medio de afiliados, que es el que se facilita habitualmente pero que en esta ocasión no es representativo por no recoger el impacto de este mes tan atípico, se situó el pasado marzo en 19.006.760 tras una caída de 243.469 ocupados con respecto a febrero.

En cuanto al paro, la crisis del coronavirus también ha cambiado la tendencia en la evolución del mes, dado que entre los primeros 12 días de marzo el número de desempleados registrados se había incrementado en 2.857 personas., mientras al término del mes, la lista de personas inscritas en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) sumó 302.265 nuevos demandantes en marzo respecto a febrero, lo que supone un repunte mensual de más del 9%. 

En total, tras esta escalada hay en estos momentos 3.548.312 parados, pero esta cifra aumenta sensiblemente cuando se le añaden los denominados 'demandantes de empleo ocupados', que son los que recogen los afectados por los ERTE y que en marzo alcanzaban los  939.484 tras un incremento de 150.043 personas respecto a febrero. Por lo tanto, si a los más de 300.000 nuevos parados se suman estos más de 150.000 afectados por expedientes de regulación temporal de empleo el resultado es más de 450.000 personas añadidas en la cola del paro.

Cerca de 900.000 despidos definitivos

Pero esa cantidad sigue sin reflejar la debacle que se ha producido en el mercado laboral a consecuencia del parón total de la actividad para frenar la curva de contagios, pues el Sepe todavía no ha sido capaz de autorizar ni un tercio de las solicitudes de ERTE presentadas por centenares de miles de empresas, según explican fuentes sindicales que estiman el total de afectados por ERTE en el entorno de los dos millones de personas. Además estos siguen contando como afiliados a la Seguridad Social, porque el Estado está cotizando por ellos, por lo que la caída de cerca de 900.000 cotizantes lo que está reflejando realmente son despidos definitivos, que los sindicatos calculan en un millón, incluyendo las finalizaciones de contratos temporales no renovados.

En la nota de prensa difundida a los medios de comunicación, la Seguridad Social explica que "los datos de afiliación incluyen a los afectados por los ERTE y los sitúan en 258.645 trabajadores. De nuevo, una cifra muy baja si se compara con las estimaciones que se están haciendo en base a los registros de los servicios de empleo autonómicos.

El golpe del Covid-19 a la economía española también se percibe en el mercado laboral por sectores, siendo los servicios los más afectados por los cierres forzados de negocios. En concreto, el paro subió en el sector servicios en 206.016 personas en marzo, mientras se incrementó en 6.520 desempleados en la agricultura y en 25.194 personas en la industria. En la construcción, que mantuvo la actividad hasta que se decretó la paralización a finales de mes, el desempleo aumentó en 59.551.

Por el lado de la afiliación, el análisis por ramas de actividad solo refleja incrementos en marzo en Agricultura, Ganadería, Caza, Selvicultura y Pesca, con 840 cotizantes más que en febrero, y por supuesto en Actividades Sanitarias y Servicios Sociales, que suma 11.767 personas para hacer frente a la crisis del Covid-19. Las mayores caídas se registran en Actividades Artísticas, Recreativas y de Entretenimiento, con 14.141 afiliados menos, pero sobre todo en Hostelería, donde se pierden 60.229 empleos y en Construcción, que se deja 39.818 ocupados.

Solo desde el 12 de marzo la Seguridad Social ha perdido 836.603 trabajadores en el Régimen General y 40.877 autónomos. Por tipos de contrato, los empleos destruidos eran temporales en 550.651 casos e indefinidos en 162.582, según los datos facilitados por el departamento de Escrivá. Desde esa misma fecha, por sectores, los servicios destruyeron 644.920 empleos, la construcción 156.989, la industria 80.857 y la agricultura 16.056.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING