Freshly arriesga y factura 1,5 millones de euros

El último producto vegano de cosmética ha sido creado gracias a sus fans en la red

Ahora preparan el lanzamiento de un bálsamo labial, el primer producto elaborado por sus 170.000 seguidores en las redes.

Freshly Cosmetics
Freshly Cosmetics.

Aloe vera, algas marinas de las que se extrae un antioxidante como la astaxantina (curiosamente es lo que da su típico color rosáceo a los flamencos al tenerlo en su dieta), pero también extractos de pomelo, aguacate, manzana, almendras, macadamia, plantas exóticas, cortezas de árbol… Un poco de alquimia y “obtenemos productos para el cuidado de la piel naturales y libres de toxinas”, que por lo visto hacen furor a través del e-commerce, y suponen un buen negocio. Champús, contornos de ojos, cremas hidratantes, bálsamos labiales… Libres de “parabenos, siliconas o sulfatos, que pueden ser nocivos para la salud”.

El equipo creador
El equipo creador de Freshly.

En 2015, Mireia Trepat, Miquel Antolín y Joan Miralles eran tres jóvenes ingenieros químicos de 25 años, que habían sido compañeros en las aulas de la Universidad Rovira i Virgill, y trabajaban en multinacionales de la boyante industria petroquímica ubicada en Tarragona. Pero no estaban contentos con lo que hacían. Animados por su afán emprendedor e inspirados en la madre de uno de ellos, de Miquel, “que fabricaba de manera artesanal en su casa cosméticos naturales como jabones, cremas, ungüentos…”, se animaron a fundar su propia firma, Freshly, cuyo objetivo era “crear una nueva experiencia a la hora usar cosméticos en la que nuestros clientes, además de sentir que cuidan su piel, también se sintiesen respetuosos con el medio ambiente y consigo mismos promoviendo un estilo de vida saludable”.

Además, los cosméticos de Freshly, lanzados al mercado on line en febrero de 2016, “son aptos para veganos porque no los testamos con animales ni utilizamos ningún productos proveniente de animales”, concluye una de las fundadoras de la marca, Mireia Trepat.

Ahora, en unas semanas, lanzarán al mercado un bálsamo labial que será el primer producto elaborado a partir de las indicaciones y preferencias de sus clientes y seguidores en las redes sociales, que son 170.000. “Ya hemos pasado la fase de elegir las propiedades, ahora nuestros seguidores están en el momento de elegir los componentes y tras su mezcla y elaboración a mediados de año estará en el mercado”, anuncia Mireia Trepat.

También para niños

En menos de dos años Freshly ha conseguido comercializar más de 100.000 productos, y alcanzado en 2017 un crecimiento del 400% en comparación con 2016. De los 273.000 euros de facturación a los 1,5 millones con los que cerraron el pasado ejercicio y con el objetivo de alcanzar “los 3 millones en 2018”.

La marca, donde trabajan en la actualidad 24 personas, recibe en la actualidad más de 3.000 pedidos y vende unos 9.000 productos al mes. Y todo a través de internet porque apenas han tenido, el pasado mes de diciembre, abierta 10 días una tienda física ‘pop up’ (itinerante) en el barcelonés barrio del Born. “Una especie de test a pie de calle que nos gustó mucho”. Así, ahora la marca, que está presente, además de en España, en Italia y Portugal, prepara su salida inminente al mercado británico y estudia inaugurar una tienda física permanente, “que todavía no hemos decidido donde ubicaremos”, pero el itinerario parece claro: “Barcelona, Madrid”, donde centralizan el 40% de sus ventas online , “y luego dar el salto físico a otras capitales europeas”.

Y no es lo único. Dentro de la apuesta  de los cosméticos 100% naturales los creadores han encontrado un nuevo nicho: los niños, lanzando los productos de la división Freshly Kids, que salió al mercado en octubre del 2017 y ya ha vendido 5.000 unidades y facturado 50.000 euros.

100% libres de tóxicos

Las claves de sus productos veganos

Mireia Trepat nos explica también en qué consiste la cosmética para veganos (vegetarianos estrictos). “Cuando iniciamos nuestra andadura nos dimos cuenta de que no solamente había componentes en los productos cosméticos que pueden ser perjudiciales para la salud sino que muchos de ellos tenían una procedencia animal y dudosa. ¿Por qué hay en algunos productos componentes no necesarios procedentes de piel de animales?”, se pregunta Mireia, “y ahí encajaba precisamente la filosofía vegana y abarcábamos con nuestros productos a personas de esta filosofía de vida”.

Una filosofía, la de Freshly, que se resume “en nuestros productos”, 35 distintos tienen en catálogo, que son “100% libres de tóxicos; naturales” (formulados con ingredientes naturales siguiendo los estándares de BioInspecta y BioVidaSana); “DETOX” (contienen ingredientes detoxificantes, antioxidantes y protectores, que ayudan a la piel a defenderse de los agentes externos y a eliminar toxinas); “cruelty free” (ninguno de los productos de la marca ha sido testado en animales) “y sostenibles porque el packaging es de aluminio, reutilizable y reciclable”.

El último producto vegano de cosmética ha sido creado gracias a sus fans en la red

Ahora en portada

Comentarios