Jueves, 18.10.2018 - 05:32 h
Publica 'Crash', un relato de cómo ha cambiado el mundo

El cronista de la crisis financiera: "Subir  impuestos en España no es inteligente"

Adam Tooze, historiador económico de la Universidad de Columbia, alerta de que en España existe un décifit en la migración laboral desde los estudios.

Adam Tooze, historiador económico de la Universidad de Columbia
Adam Tooze, historiador económico de la Universidad de Columbia / Columbia.edu

Adam Tooze (1967) es considerado el cronista de la crisis financiera. Este historiador económico relata en su último libro 'Crash' (Editorial Crítica) cómo ha cambiado el mundo en los últimos diez años a raíz de la caída de Lehman Brothers. Ha radiografiado todos los países y lo que sucedió en estos años malditos para la economía. Recibe a La Información en Madrid para hablar de España y del papel de nuestro país en este nuevo mundo. De sus ventajas y de lo que no está haciendo bien. Una idea sobrevuela la conversación: el problema del paro.

¿Cómo valora la situación actual de la economía española? Tooze explica que nuestro país es "una parte relativamente dinámica de la zona euro". Para el teórico británico que trabaja en la Universidad de Columbia nuestra situación es más parecida a la de Irlanda que a las peligrosas finanzas de Italia o Grecia. "Vuestro país se está recuperando tras someterse a un cambio estructural y realizar ajustes bastante importantes". Un punto a favor de las políticas que puso en marcha Rajoy en sus seis años y medio de gobierno, pero que no le valieron para salvar la moción de censura.

El punto débil de España es, para Adam Tooze, el empleo. O, mejor dicho, el desempleo. Nuestro país, afirma, "tiene un problema de desempleo desestructural" que no va a ser fácil solucionar. Para más inri, Tooze ahonda en el drama del paro juvenil: "No existe una adecuada transición en eso que se llama la migración laboral, es decir, entre los estudios y el empleo". Esto, bajo el punto de vista del historiador económico, marca la diferencia entre las sociedades contemporáneas en Europa.

El británico aporta su granito de arena a encontrar una solución. Que el Ministerio de Trabajo tome nota: es necesario "invertir en estudios no universitarios", algo que llevan años haciendo en países con sistemas educativos considerados completos. Tooze cita empleos que en el presente y, por supuesto, en el futuro van a requerir "trabajadores muy capacitados en niveles intermedios", como los "bancos, hoteles o, incluso, las fábricas". "Sería necesario abordar medidas en este sentido", añade, para evitar un efecto deslocalización.

Preguntado por los planes presupuestarios del Gobierno de Pedro Sánchez, el cronista de la crisis considera que "no es inteligente a nivel táctico elevar los impuestos". Explica que los problemas en Italia deberían ser aprovechados por nuestro país como una oportunidad, como ha hecho Portugal, un país que ha rebajado IRPF, sucesiones o donaciones, entre otras tasas. "España debería acoplar sus exigencias fiscales", concluye.

En qué hemos hecho los deberes

España es para Adam Tooze un país modélico y un ejemplo a seguir en determinados aspectos. Por ejemplo, el profesor de Columbia está completamente de acuerdo en la afirmación de que somos "la locomotora de la zona euro" a la hora de crear puestos de trabajo en los últimos años. Sobre la burbuja inmobiliaria, un asunto tratado en profundidad en su manual, asegura que España no está repitiendo los errores del pasado, algo, por otra parte, difícil de hacer puesto que en el año 2008 hubo demasiados excesos, considera.

El sistema financiero también se encuentra fuerte y vigoroso, opina Tooze. "Las peores taras ya se han eliminado y hay pocos motivos para creer que los bancos corren peligro", afirma. Recuerda que las grandes entidades que han sobrevivido a la crisis se encuentran más o menos intactas, aunque llama la atención sobre los problemas que ya está teniendo BBVA por su "exposición peligrosa" en Turquía

En su obra, Adam Tooze hila la crisis de 2008 con el peligro de los populismos para la economía y, en particular, la amenaza que supone Donald Trump, de quien se declara enemigo. Este es un fragmento de 'Crash': "Trump no se arredró. Si lo habían elegido para algo, era para actuar. Esto suponía conflicto; cuanto más conflicto y más ruidoso, mejor. Estaba decidido a llevar adelante su programa de nacionalismo económico. Ni siquiera era una decisión: tampoco sabía hacer otra cosa".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios